"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

domingo, 9 de noviembre de 2008

El triunfo de los idiotas (SEGUNDA PARTE)

Como he estado todo el fin de semana fuera no me ha sido posible postear, seguir vuestros blogs o comentar vuestras entradas. Mis disculpas. Lo que si me ha sorprendido muy gratamente es la atención que ha despertado mi anterior post (El triunfo de los idiotas), a juzgar por el volumen de comentarios, muy inteligentes, que me habéis hecho, y que ya he contestado. Gracias a todos, de corazón. Todos vuestros comentarios, todos, son excelentes. Algunos se detienen en un aspecto de la cuestión, y otros en otra; pero, en general, todos lleváis razón.

Esto me anima a publicar una segunda parte de esta entrada. Pero el tema es inmenso, con lo cual solo daré unas pequeñas pinceladas, estando abierto a vuestra colaboración, como indicaré al final.

Cuando en mi entrada empecé diciendo que “Se supone que la falta de educación afecta solo a los más jóvenes, por aquello de que el sistema educativo se ha quedado en los huesos en las últimas dos décadas. Nada más lejos de la realidad”, e incidía en que la persona que insultaba era persona de “…más de 70 años, y se crió en la época en que la educación era dorada”, me estaba refiriendo a lo que bien han señalado en sus comentarios Gizela, Isabel Romana, Ginebra y otros más: que si bien el sistema educativo falla, ese no es el principal causante de esto: son los padres con sus “carencias educacionales tan evidentes y tan graves” (como dice Isabel Romana) los que dejando que sus hijos hagan lo que quieran, y están propiciando esta epidemia de mala educación. El problema empieza en la familia, porque la escuela puede ser un complemento de la educación familiar, pero nunca la puede sustituir.

LOS PADRES. Parece que los padres antiguos no querían a sus hijos. A los hijos se les quiere y se les ama ahora, y para demostrarlo hay que dejar que el niño haga lo que le dé la realísima gana, y ojito con darle un azotito con la mano en el culete si se dedica a tirar los espaguetis a la pared, o a morderle a su hermanita hasta hacerle daño, no, de eso nada; hay que dejarlo, no sea que crezca con un trauma incurable.

Un tonto, exacerbado y mal entendido cariño hacia los hijos ocasiona que un padre se preocupe más por la comodidad de su hijo (y que no le falte de nada) que por educarlo: le obsesiona más que el hijo sea feliz (aunque sea consintiéndoselo todo), que su educación. Se nos ha olvidado el famoso dicho que decía que “el que te quiere bien te hará llorar”, y también han olvidado que la simple comodidad material no hace la felicidad. Pues mire usted: si su niño ha hecho una trastada y hay que regañarle, regáñele usted, que para eso es usted el padre, y para eso el Código Civil, en su articulo 154 le autoriza a educar y corregir razonable y moderadamente a lo hijos. Pero tiene usted que empezar cuando el niño es pequeño, no cuando ya tenga 15 años. Siempre se dijo que el arbolito tierno era fácil de enderezar; no ya cuando es un árbol. Y recuerde usted que el mismo art. 154 del Código Civil le recuerda, si a usted, que tiene el deber, respecto de su hijo, de “educarlo y procurarle una formación integral”.

LA ESCUELA. Los padres desacreditan a los profesores y defienden a su niño o niña, al cual le otorgan, iuris et de iure, la presunción de santidad: mi niño es perfecto, es la escuela la que lo maltrata.

Parece que la sociedad ha olvidado que la escuela, como se decía de antiguo, era nuestra segunda madre. Yo así lo creo y lo afirmo. Hace unos años saltó en la prensa el primer caso de un juez que condenó a un maestro por amonestar a un niño que no paraba de molestar en la escuela, desatándose, a partir de entonces, una loca epidemia de denuncias de padres contra maestros. No me extraña la actitud de cautela de estos últimos: no desean complicaciones. Incluso no quieren ni acompañar a un niño pequeño de 3 años que está en primer curso de educación infantil a hacer pipí, no sea que los padres lo denuncien por acoso. Ha habido casos de denuncias de lo más extravagante. Comprendo el miedo o cautela de los maestros, a lo cuales les envío mi comprensión y mi afecto.

Recuerdo perfectamente aquella mañana. Hacia frio, y yo tenia 12 años, cursaba 6º de EGB. Yo estaba callado y atendiendo. A mi lado había un niño que no paraba de hablar y de molestar. Llega el maestro y, pensando erróneamente que era yo el hablador, me propinó una bofetada. Llegué a mi casa llorando, y le conté a mi añorado padre que el maestro me había dado una bofetada sin motivo, porque el niño de al lado no paraba de molestar y me habian echado la culpa a mí injustamente.

La reacción de mi padre, bendita reacción, fue esta: apoyó al maestro (“algo habrás hecho tu también”, no se me olvidarán estas palabras). ¿Por qué lo hacia? Porque comprendía la bondad de la escuela, la absoluta e imperiosa necesidad de la educación, era consciente de su obligación de conseguir que yo respetara a los maestros. Y a fe mia que lo consiguió. La escuela era la escuela. El maestro era el maestro, y punto. Y mi padre confiaba en los maestros.

Ahora el padre denunciaría al maestro ante los Tribunales.

Otra cosa: los padres iban antiguamente casi todos los meses, o incluso con mas frecuencia, a hablar con los maestros e interesarse por como iban sus hijos. Eso ahora es una entelequia.

TELEVISION. Otro aspecto de la cuestión es la televisión y el ritmo de vida que tenemos, como bien dicen Buenos Ayres blog, y otros. He presenciado casos en los cuales se permite a niños con 8 o 10 años ver durante horas el canal de Telenovelas, o películas que no son adecuadas para su edad. No comprendo como un niño de tan corta edad puede ver diariamente 5 o 6 horas de televisión. ¡Y si encima la televisión cumpliera su función de educar a la sociedad…! Pero no. Y no voy a hacer aquí un alegato contra la televisión: todos sabemos perfectamente como está.

“Read more”, lea usted más, y así es. En vez de 5 horas de tele, ponga usted a leer a su hijo un ratito. La lectura es maravillosa, incrementa nuestro vocabulario, hace que las redes neuronales de un niño de tan corta edad se desarrollen mas rápidamente, estimula e incentiva su imaginación…en fin, se cuentan por miles las bondades de la lectura, no las voy a descubrir yo aquí.

Tampoco se trata de imponer la censura. “La TV destruye a la familia”, dicen muchos, y hasta pintadas hay de ello. ¡Joder, pues no la vea usted!, pero no impida que la vea el que quiera hacerlo. Libertad de expresión, de pensamiento, y de opinión siempre: pero es algo incuestionable que es más provechoso para un niño una hora de lectura que una hora de programas chabacanos en la televisión. La TV habrá que verla cuando haya que verla: una película bonita, unos dibujos animados para niños; etc. (por qué no en vez de ver tanta Salsa de Tomate se ve con mas frecuencia los reportajes de la 2, sobre la naturaleza, o concursos como “Cifras y Letras”?

La TV tiene un increíble poder mediático, y es manifiestamente mejorable. Los programas basura que existen, que en mi humilde opinión y salvo honrosas excepciones son la mayoría (y corregidme si me equivoco) puede provocar muchísimo daño a una persona, haciéndole ver las cosas e inculcándole una visión distorsionante de la vida. La TV puede hacer mucho daño a un niño pequeño.

PRINCIPIOS ETICOS. Inculcar valores eticos. Por ejemplo, el respeto. Si yo no te respeto a ti, ¿con qué cara te voy a pedir que tú me respetes a mi? Otro ejemplo, la comprensión. Yo soy un ser humano, y he de recordar que a mi lado tambien hay seres humanos que, a lo mejor son mejores que yo, y he de admitir la posibilidad de aprender algo de ellos. Otro más: desacralizar el “tanto vales cuanto tienes”, ese capitalismo salvaje. No es mas feliz el que más tiene. A mi me gusta mucho usar esa frase que dice: “murió tan pobre, tan pobre, tan pobre, que al final de su vida lo único que le quedó era dinero”. Y como estos, miles.
.
Llegamos a casa cansados y fatigados por el trabajo. Los niños molestando: ¡anda, déjalos, que hagan lo que quieran!. Pues no, mire usted; yo estaré cansado, pero si tengo que estar media hora hablando con mi hija porque tiene un problema o ayudandola con los deberes...¡tengo que hacerlo!.

Deberíamos de empezar por nosotros mismos, como muy bien decis en vuestros comentarios. ¿Qué tipo de niños estamos formando? Si no se ataja el problema a tiempo, nuestros hijos se creerán que tienen derecho a cualquier cosa, confundirán libertad con libertinaje, e incluso si no reflexionamos adecuadamente a nosotros se nos olvidará la educación que recibimos, como bien dice Manuel de la Rosa. Me estoy acordando del «decálogo para formar un delincuente» que incluye en su libro «Reflexiones de un Juez de Menores» el extraordinario titular del Juzgado de Menores de Granada, Emilio Calatayud, y que publiqué en mi entrada “Decálogo”, del pasado dia 12 de Abril. Me permitiréis que lo reproduzca.

Dice el Juez:

1.Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que pida; así crecerá convencido de que todo el mundo le pertenece.
2.No se preocupe por su educación ética o espiritual; espere que llegue a la mayoría de edad para decidir libremente.
3.Déle todo el dinero que quiera gastar, no vaya a sospechar que para disponer del mismo es necesario trabajar.
4.No le regañe; podría crearle complejos de culpabilidad.
5.Cuando diga palabrotas, ríaselas; eso le animará a hacer cosas más graciosas.
6.Recoja todo lo que deja tirado; así se acostumbrará a cargar la responsabilidad sobre los demás.
7.Déjele leer todo lo que caiga en sus manos.
8.Cuide de que sus platos y vasos estén esterilizados, pero no de que su mente se llena de basura. Satisfaga todos sus deseos y apetitos; el sacrificio y la austeridad podrían crearle frustraciones.
9.Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga con sus profesores y vecinos.Piense que todos ellos tienen prejuicios contra su hijo y que de verdad quieren fastidiarlo.
10.Riña con su cónyuge en presencia del niño; así no le dolerá demasiado el día en que la familia quede destrozada para siempre.

EPILOGO. Quien observa un problema y no se enfrenta a él, se está convirtiendo en cómplice del mismo. Los idiotas están “pecando” por acción, pero quizás también nosotros lo hagamos por “omisión”, es decir, por nuestro silencio, por no combatir toda esa zafiedad. Me ha encantado el comentario de Ludwig: “sospecho de se trata de una culpa a compartir por los idiotas y por aquellos que se lo consienten”. Totalmente de acuerdo.

Señalar el problema es fácil; lo difícil es buscar soluciones. Como esto solo es un humilde blog, y no un ensayo o un libro, y además el tema es inmenso y daria para mucho, en esta entrada he dejado reseñadas estos aspectos del problema, y he “aventurado” estas posibles soluciones. Es solo un botón de muestra.

Pero hay más. Me gustaría que esta entrada fuera lo más participativa posible, y para ello cuento con vuestra ayuda y con vuestras sabias opiniones, pues entre todos podemos aportar nuestro granito de arena para aventurar posibles soluciones al tema de la mala educación. Como dice Inés en su comentario: “mover y promover la conciencia social y la solidaridad, pero desde la familia, los colegios, las universidades, hay que dar ejemplo”. ¿Y por qué no a través de un blog, como tambien dice Lycans? Me parece un medio tan licito como cualquier otro.

Por ello, dejo esta entrada abierta a vuestras amables colaboraciones. Y no me refiero al hecho de hacer comentarios, que agradezco. Voy más allá: podeis, incluso, aportar vuestra visión del problema y las soluciones posibles que a cada uno se les ocurran, o hacer hincapié en cuestiones que considereis importantes y que yo haya omitido aquí, y seguir escribiendo, aquí donde yo lo he dejado, mediante entradas en vuestros blogs o del modo que creais conveniente. Seguro que todos teneis mucho y muy bueno que decir. Eso si, si alguno desea hacerlo, le agradeceria que me lo avisara, pues es un tema que creo que es muy importante para todos.

Veo que este problema preocupa y es bueno que todos tomemos conciencia del mismo. Si escribiendo aquí podemos, todos, contribuir a extender la concienciación sobre el problema y sus posibles soluciones, y que se vayan tomando medidas, a modo de "freno social", como muy bien decia tambien Pedro Ojeda, creo que no habremos perdido el tiempo.

¿Quién se anima?

Saludos.

23 comentarios:

amor dijo...

cornelius, esto te lo digo muy de corazón porque creo que es algo que es repite constantemente y algo de lo que todos en ocasiones podemos ser tanto culpables como víctimas, y es algo que he visto que rozas en tu post: me refiero al ejemplo del maestro que no acompaña al niño al baño porque teme que le acusen de abusos, y voy a extrapolar:

es frecuentísimo (sucedía ya antes cuando la moral imperante era la católica y sigue sucediendo en países en que la religión tiene más importancia que en el nuestro, la religión que sea), es frecuentísimo que en nombre de una idea noble de por sí, correcta e irreprochable de por sí, se condene al inocente por la conciencia social surgida en torno al tema, sea el tema la pederastia, el acoso laboral, la persecucíón de las minorías o el que sea, y este sí creo que es un tema grave del que hay que tomar conciencia: en nombre de grandes ideas a veces nos cegamos y hacemos daño sin pararnos a mirar el caso concreto, sin preguntar, ya la gran idea ha decidido por nosotros, pero obras son amores, y el más justo no es el que habla más alto ni más bonito, el más justo es el que obra en justicia

mi abrazo de siempre con el cariño de siempre

santiago

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

En La Acequia he hablado en varias ocasiones de esto. La anulación de todo tipo de valores y la exaltación, en el Primer Mundo occidental, del yo egoísta y su bienestar material por encima de todo, ha hecho que tengamos una cultura que he llamado, "de trampantojo". A partir de ahí, vivimos en una apariencia de sociedad que, en cuanto aparece una crisis financiera o cualquier tipo de conflicto -individual, familiar o colectivo-, se viene abajo.
Lo malo es que esta vez, la solución sólo puede venir por una crisis auténtica, profunda y duradera, como en todos los cambios de era.
Mientras tanto, seguirán triunfando los idiotas.
Es un excelente motivo de reflexión el que nos propones. Saludos.

Chencho dijo...

Es muy curioso observar como el problema de la educación se ponga en la mesa a través de los jueces y abogados.
Como bien señalas el docente anda con pies de plomo, se siente solo ante el peligro, cada curso le es más difícil crear un clima adecuado de trabajo en clase, su autoridad se ha ido debilitando y el único comentario que percibimos de la sociedad es que tenemos muchas vacaciones y que ganamos mucho dinero.
Siento un gran alivio cuando personas de otras esferas profesionales comprenden la dimensión del problema educativo.
Por mi parte, asumo como propia la idea de intentar, entre todos, contribuir a extender la concienciación sobre el problema y sus posibles soluciones.
Saludos.

Amig@mi@ dijo...

Pides una solución, pides que hagamos algo... ¡pides imposibles!. Pero quizás como reza el dicho: en la unión está la fuerza, y un poco de allí, y otro de acá...
Yo empezaría por LA TELE, porque no sirve de nada el esfuerzo de padres y profesores, para inculcar a sus hijos, valores de convivencia, mientras que en la "caja tonta", sigan machacando lo que intentamos enseñarles.
Hay guionistas que muestran como divertidísimo hacer daño a los demás, insultal o humillar a la gente; chicos violentos e insensibles, sin sentido de la generosidad, o de la responsabilidad... etc, etc.
Pido una censura más fuerte en este sentido.
Algo aporté ;)
Besos

moderato_Dos_josef dijo...

Pides soluciones y por desgracia nada más lejos de ami alcance, cuando ni siquiera soy padre de familia. Pero de solucionar algo yo optaría por EL TEMA SOCIAL; y con esto me refiero al PROBLEMA, porque se está convirtiendo en eso, de la TELE; como bien dice y estoy de acuerdo con ella: amig@mi@.
La CAJA TONTA no enseña y si de verdad lo hiciera, las cosas serían muy diferentes. Para empezar voy a poner un ejemplo que tal vez no venga a cuento ¿o si?. Si de verdad inculcara esperanza (en cada país) tú crees que toda esa marabunta de africanos, asiáticos, sudamericanos, se nos echarían encima? Por dónde crees tú que empieza el problema de los cayucos y las pateras? Sencillo. Por las TELEVISIONES y los medios de comunicación, que fomentan una vida TOP TEN una vida chik e idealista. Todo esto se ve en estos lugares y claro, se abalanzan hacia Europa con la convicción de que esto es JAUJA cuando lo que debería de hacerse es CULTURIZAR Y AYUDAR AL DESARROLLO de estos países. Nada de esto está sucediendo - por desgracia- luego sería mejor, aunque me duela decirlo, acabar de momento con la tele. Por lo menos hasta mejorarla. De hecho yo ya casi ni la veo y cuando lo hago me apeno... Y No seguiré porque, me doy cuenta, este es un tema social realmente problemático, que da para mucha y mucha tralla amigo cornelivs. UN saludo! Sigo pensando.

amelche dijo...

Yo también empezaría por la tele y los medios de comunicación en general. Y, ya más en particular, si tuviera hijos, me preocuparía de que no tuvieran tele en la habitación. La tele debe verse en familia, nada de que el adolescente se ponga canales porno, películas violentas o lo que pille en antena en ese momento.

Hace un par de años una alumna de 13 me contó que en su casa, los padres, su hermana y ella tenían cada uno una tele en su respectiva habitación. Se acostaban con las teles puestas, se quedaban dormidos y las teles en marcha toda la noche. ¿Tú te crees que eso es normal? Pues para mucha gente lo es.

Hace un par de semanas tuve la reunión de padres y al final vino una madre a hablar conmigo. El hijo estaba también allí y, tirándole de la lengua (yo) al final descubrí que el chaval de 13 años tenía sueño por las mañanas en el instituto y por eso no se enteraba de lo que damos en clase. Tirando más del hilo, al preguntarle a qué hora se acostaba (o se dormía si ya estaba acostado) resultó que nunca antes de las 12.30 ó 1 am. La madre, escandalizada. Pero claro, no se enteró hasta que yo me di cuenta de por dónde iban los tiros y le hice confesar que el chaval se quedaba viendo la tele hasta las tantas en su habitación, porque la madre se va a dormir y no se entera de cuándo se acuesta el hijo ni, por supuesto, de lo que ve en la tele. Lo peor es que sí, mucho escandalizarse, pero seguro que no le ha quitado la tele y el chaval seguirá así todo el curso y, si nos descuidamos, toda la adolescencia.

amelche dijo...

Ah, y ese juez es mi ídolo. Debería haber más como él. Otro gallo nos cantaría.

RAMPY dijo...

HOla Cornelivs, nuevamente, has puesto el dedo en la llaga.
En primer lugar, muchos padres cometen el error de "delegar" la educación de sus hijos en la escuela, cuando ésta sólo se encarga de una parcela de la misma, puesto que el "trabajo gordo"le toca a los mismos padres que son los que han "traído" la criatura al mundo.
En segundo lugar, los profesores y los maestros han pasado a ser "invitados de piedra", con las manos y los pies atadas, sin poder hacer nada para fomentar ciertos valores sin riesgo de ser apedreados o apalizados por padres sin escrúpulos, que no conocen a sus propios hijos, puesto que el problema es que muchos padres no conocen ni siquiera a sus hijos, sino que simplemente nos convertimos en extraños conviviendo en una misma casa, donde no existe ni comunicación ni nada que se le parezca.
Y ya encima, se dan casos tan sangrantes, como el de una amiga mía que es profesora de un colegio con niños marginales y en donde había uno que no estudiaba, ni tampoco dejaba estudiar a los demás niños, y encima la familia la tenía amenazada de muerte, pero mi amiga, que no se achanta, con un par de narices se tenía que enfrentar a dicho problema.
El problema es bien complejo,
Ya expuse en un post en mi blog el problema de la educación cuando en el video de la toma de posesión de la Actual Ministra de Educación, alguien, ( espero que de broma) le entregó la cartera, bordada con el nombre "heducación".
Creo que en esta página www.heducacion.com también se anima a la gente a participar, porque este es un problema grave en el que todos debemos de participar para evitar la hecatombe hacia la que camina nuestro país.
En fin, creo que se me quedan cosas en el tintero, pero a estas horas de la noche, lo que estoy loco es por acostarme. En caso de que se me ocurran más cosas, con gusto lo pondré en un nuevo post
Te mando un abrazo enorme.
Saludos
Rampy

Esther dijo...

Has acertado y de pleno que es un tema que nos preocupa a todos y haces bien en extenderlo..Si lo lee algún padre y se ve reflejado en estas conductas y reflexiona ya habrás hecho una gran labor..

Pues la excusa de no tengo tiempo a mi no me vale porque para muchas cosas si sacan tiempo y si sus hijos los necesitan tienen que estar ahi..yo si fuera madre lo estaría...

Otra cosa que pasa es que como hoy en día se tiene un hijo solo normalmente se le malcría aun más y no tiene un hermano para saber compartir las cosas como toca.. No hay que moldear hijos únicos mimados o el mundo irá como irá..

Yo por ejemplo soy hija unica y nunca he estado mimada ni he sido pidona,pero claro habrá de todo..

besitos

genialsiempre dijo...

Bueno, vamos a ver si consigo trasladar mis pensamientos sin que por ello se me tache de fascista, cosa que alguna vez me ha pasado.
Yo creo en los valores tradicionales, lo que pasa es que se ha politizado todo, llegando a unos extremos intolerables. Si uno dice que no ve bien el matrimonio homosexual, no está diciendo que sea homófobo, ni mucho menos, pero se dice que es un reaccionario y un antiguo por lo menos.
Pues bien podría poner muchísimos ejemplos, pero uno de ellos y de los más importantes, quizás el primero, es el modelo educativo que esta sociedad está formando. ¿Porqué se confunde la disciplina con el castigo físico? ¿hasta donde llegan los derechos del niño y donde empiezan sus responsabilidades?, nadie parece preocuparse por esto.
No quiero extenderme, pero me parece que deberíamos incidir mucho en este tema.

José María

Oteaba Auer dijo...

Dificil dar soluciones que sean válidas a toda la sociedad en su conjunto, ya que la ética, como la comprendemos fundada en una escala de inquebrantables valores básicos, parece estar fuera de moda. Imposible que así se le transmita a los niños y nuevas generaciones algo tan importante, como por ejemplo es el honor...¿Como si lo que prima actualmete es el tener al ser?...y con ello pisar lo que sea y a quien sea...El concepto de "La palabra" ha quedado en desuso...y asi un sin fin de conceptos.
Estupenda entrada
Besos:)

Ludwig dijo...

Después de todo lo leído aquí, poco me queda por decir.
Quizás que hoy en día los padres no valoran el papel de los profesores...

O que probablemente los padres no saben ó no quieren inculcar a sus hijos algo tan importante como el respeto ó la curiosidad por aprender.

Tal vez se debe a que los padres son la primera generación cuya mente ha sido "modificada" por el egoísmo del consumismo, por la televisión basura y por un puñado de profesores carentes de motivación ó quizás de confianza en el sistema educativo.

Siempre he pensado que hay una gran diferencia entre un profesor y un maestro.
Desgraciadamente hay pocos maestros, que son esas personas que no se olvidan nunca debido a la huella que te han dejado.

Yo sigo pensando que las profesiones de padre y maestro, son las más importantes de nuestra sociedad.

Pedro dijo...

Como bien dices, el problema es demasiado complejo. Para empezar, nadie que necesite en verdad aprender a educar se parará a leer cosas como estas, seguro que tendrá cosas más importantes que hacer.
Este es un tema que a mí me sensibiliza demasiado, como ya saben los que me leen con asiduidad. También publiqué en su día el decálogo de E. Calatayud.
Y para no extenderme demasiado, dejaré un enlace a otro post dedicado en exclusiva a este tema:
http://estudillo.blogspot.com/2008/01/importancia-de-la-sabidura-para-la.html

Ni que decir tiene, que suscribo cada palabra que dices, al igual que la de todos los amigos que comentan.
Un abrazo.

el piano huérfano dijo...

Querido amigo
me acuerdo que Maria una vez te dío el premio por los temas que pones "sobre la mesa", como siempre acertó.
otra vez una vez mas das con la clave, con lo que nos preocupa a todos, a los padres sobre todo, luego viene el mas dificil y es mirarnos al espejo y no temblar, ser tolerantes, pacientes, pero sobre todo saber educar y para saber educar tenemos que leer tanto aprender tanto, para ser justo tenemos que tener un sentido común, que a muchos sin querer,falta.
Obviamente los libros, los padres son parte importante, yo te puedo decir por exepriencia propia que los libros me ayudaron a no caer en muchas "trampas" de la vida, ahora me toca la obligacion de educar....
Ójala sabemos como, yo confio en tu enseñaza.
Y tu justicia es la mía - eso ya lo sabes
te abrazo con mas fuerza todavia.

natàlia dijo...

Cuanta razón llevas en tu post.
Un poquito más de mano dura no iría nada mal.

Besotes!!!!!

Edgardo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Edgardo dijo...

Mi amigo Cornelius, mejor dicho, mi gran amigo, que buenas entradas has realizado en esta oportunidad (tanto esta como la primera parte son de una calidad y de una claridad magnificas). Hay pocas cosas que pueda aportar a lo que vos ya dijiste, pero voy a hacer un esfuerzo, para que podamos dar unos pasos más hacia algún lugar que sea encarecidamente mejor que este. En primer lugar yo me animo, me animo claro que si, mas aún, si estas vos junto a mi y están muchos de los otros que participamos de este espacio. Para mi es un deber y un valor ser parte de un cambio, sería un honor hacerlo desde tu lado, bajo tu voz y consejo. En segundo lugar, el problema de los “idiotas” va mas allá de estos casos puntuales que tan bien desarrollas, la solución, es mucho mas profunda que aquella que puede dar la moral, la ética o el derecho. Los “idiotas” son idiotas, ahora, un “idiota, se hace o se nace. La respuesta es difícil de dilucidar, pero si vemos detenidamente podremos observar con claridad que no es tan así, porque “idiota” se nace y no se hace, porque la sociedad solo potencia el nivel de “idiotez” de las personas y lo que es peor, lo hace a niveles extraordinarios.

Yo conozco casos de chicos cuyo ambiente fue totalmente negativo, falta de educación, de valores, de ejemplos, de familia, de moral, de futuro y sin embargo intentaron siempre no caer de la cornisa y perderse para siempre. ¿Qué hace diferentes a estos chicos de los otros? Absolutamente nada, en su interior no hay maldad, por lo tanto, todos sus actos son buenos, y por más malas juntas que tuvieron, por más tentación a la que fueran expuestos, ellos no cayeron nunca, como si caemos todos, en mayor o menor medida, como por ejemplo, cayó Adán y Eva en el paraíso. Por lo tanto, no es necesario tener una buena educación, una buena familia, un buen pasar para no ser “idiota”, basta con ser buena persona y punto. Y ojo, hay que serlo no solo con aquellos que uno conoce, con aquellos que uno quiere, sino hay que serlos con todo el genero humano, no se puede ser bueno dentro de la casa y malo en la oficina, o en la calle, no se puede educar en un aula y ser mal educado cuando se esta fuera de la misma, no se puede se solidario con un familiar y no con un desconocido. Todos valemos por igual, todos somos parte de un mismo mundo y a todos hay que ayudar.

Hay mucha gente que viene de buenas familias, fueron a los mejores colegios y mejores universidades y sin embargo son “IDIOTAS” con mayúsculas. ¿Dónde estuvo la falla? En el fin que persigue cada individuo y la forma de alcanzar esos fines, lavándoles el cerebro y haciéndoles creer que ellos son los únicos que valen, los únicos que están llamados a progresar y que el resto es idiota, no como ellos.

Hoy hablaba justamente lo mismo en un taxi, todo esta al revés de cómo debería ser, aquel que comete un error, que esta en falta, que es “idiota” se ofende y culpa a los demás de su malestar, de su angustia, de su inferioridad, y le hace pagar a todos por esa carencia. ¿Cómo puede ser? En verdad, porque a nadie le importa, y porque “nadie esta libre de tirar la primera piedra”, entonces todos nos cubrimos antes de decir algo y si lo hacemos solo lo hacemos para atacar. Además es tanta la falta de compromiso que así están las cosas, tal cual las vivimos hoy.

A nadie le importa hacer esperar, porque seguramente en algún momento ese alguien termine esperando también, a nadie le gusta atender el teléfono, ni devolver la llamada, si total uno vuelve a llamar y porque en definitiva, yo también llamo y no soy atendido y lo que es peor, me creo tan importante, que puedo hacer y deshacer a mi antojo y capricho y todos los demás, como súbditos deben acatar mis cambios de humor sin decir nada. Como siempre, es más fácil ser malo, pecar, que ser bueno o hacer las cosas bien. Y también es tanta la impunidad en todos que nada bueno puede salir de eso.

Somos una sociedad enferma, tan enferma esta que la sociedad y el sistema se encargo de devorarse cada valor y principio que teníamos (si alguna vez tuvimos realmente alguno o nos hicieron creer que lo teníamos), la verdad es que solo nos importa nosotros, solo importa nuestro éxito y nuestro bienestar, de las demás cosas de esta tierra, no importa nada.

Epicteto decía que “Acusar a los demás de los infortunios propios es un signo de falta de educación. Acusarse a uno mismo, demuestra que la educación ha comenzado”. Ese es el principio de todos los problemas, somos nosotros los que estamos fallando. Es verdad que se necesita de todo para que las cosas cambien realmente, pero si no comenzamos nosotros dando el ejemplo, enseñando, comprendiendo, conteniendo, no vamos a llegar a ningún lado.

Y para ir cerrando, y perdonen que siempre este citando, Confusió dice que “Donde hay educación no hay distinción de clases”, decididamente estamos mal educados, antes y ahora, porque siempre hubo distinción de clases, gente con falencias, represiones, reprimidos y represores, ignorantes, sabios y tontos, “idiotas” y avivados, lo que si creo es que hoy todo atenta contra el propio hombre y contra su educación, su ser humano, “la imagen barata”, “el todo fácil”, “el téngalo ya”, “el gran hermano”, “bailando por un sueño”, “ganar el loto”, “ser mas vivo” es mejor que cualquier otra cosa. Y eso que no hablamos con personas que tienen problemas, con sociedades con más conflictos que soluciones, sino de una sociedad que en líneas generales no carece de muchas cosas y a la vez, pareciera carecer de todas. ¿Qué puede esperarse de un país de África o de Centro América? Siempre los mas maleducados, los menos solidarios, los de menor conciencia social, los mas egoístas y superficiales son los que mas cosas y posibilidades tuvieron.

Sobre el tipo de educación que se esta impartiendo en las escuelas, es el tipo de educación que necesita el sistema, ni mejor ni peor, se educa de una manera simple, se capacita mucho en un tema puntual (que sirven para algunas tareas) y lo demás no importa, se crean ignorantes para no tener problemas a la hora de dominar a las clases y masas que componen la sociedad. Antes no se si era mejor el asunto (en algunos puntos suelo ser mas conservador que progresista, y este es uno de esos puntos, pero no por ello voy a quedarme siempre pensando que lo de ayer era mejor a lo de hoy, porque ayer fue ayer y hoy, es otra cosa). Pero los tiempos han cambiado, todos tenemos acceso a todo, todos podemos ir y venir y tratar de conseguir lo que siempre quisimos, todo el mundo trabaja para eso, por lo tanto, ¿Cómo poner limites? Antes las cosas no eran así, antes para ver una chica desnuda (perdón por un ejemplo tan burdo) debías tener 18 años y recién ahí comprar una revista o ir a un cine para adultos, ahora con hacer doble clic en una pagina podemos ver cosas que no sabíamos que se podían hacer, la televisión muestra mujeres desnudas a cualquier hora del día, es mas, las publicidades son cada vez mas jugadas, si antes conocer una persona implicaba un montón de cosas, que ahora con el Chat se deja de lado, porque solo hace falta poner en el nick, busco mujer para relación casual esta noche, y ahí van a llover propuestas, sin importar la edad, la educación, la clase social, solo importa el acto. Todo esta al alcance de la mano, entonces la LIBERTAD SE CONVIRTIO EN LIBERTINAJE y acá estamos.

De cualquier forma seguimos siendo enfermos e “idiotas” y lo seguiremos siendo, como hubo ayer malos profesores, mal educados, si ahora se los ve mas, se sabe mas, es porque ahora todo es mas mediático y publico.

Te dejo un fuerte abrazo y todo mi cariño, perdón esta semana de incomunicación, pero estuve mas que ocupado, apenas si pude subir la entrada (sin contestar el maravilloso comentario de la semana pasada que ya contestare).

HologramaBlanco

La Gata Coqueta dijo...

Paro de leer porque me pongo negra, de como están los tiempos y es justo lo que tu comentas, pero como estamos en otros tiempos...

Sabes a quien hay que enseñar a los padres para que sepan como comportarse y a su vez dar ejemplo a esos hijos que mañana son el pueblo y que pueblo un treinta por ciento con estupefacientes en la mente, que porvenir nos espera...

Antes; MEDICO MAESTRO Y
SACERDOTE... era lo más de lo más.

¿AHORA QUE QUEDA DE TODO ESO?

Ahora hay de todo y falta lo más fundamental la unión familiar, que es desde se controla más o menos todo, sin olvidarse de antemano desde el comienzo de nuestros días dela enseñanza en casa acompañada de un buen colegio, de la raza que sea ya no me importa, pero que halla un poco de control.

Siempre con el consentimiento y acompañado de los padres unos sin los otros no funciona tampoco.

Tendría para mucho tiempo me crié ante el publico y he visto y oído ¿y que voy arreglar? nada!!

Arregle mi casa, que es la que siempre me importó que llevar cuenta con las demás es tener la tuya abandonada.

Y saberme,muy feliz de como dirigí mis polluelos para que llegasen a muy buen puerto.

Pero... todos unidos venceremos y de momento vencí siguiendo los principios que a mi me habían enseñado.

Y si vuelve a nacer volvia a seguir los mismos pasos.

Un beso y un abrazo con efusividad y cariño.

Ludwig dijo...

Así a bote pronto, me he acordado de un libro que cuando leí me dio que pensar.
Se trata de "el manantial" de Ayn Rand.
Explica que nuestra sociedad fomenta la mediocridad, ya que así puede dominar a la "parroquia".
No le conviene la gente que destaca y por ello se esfuerza en cortar las alas a aquellos que son diferentes, aquellos con ideas propias.
Quizás sea una de las razones por las cuales la educación en nuestra sociedad carece de interés para nuestros dirigentes.
A ellos ya les está bien lo que tenemos.
Necesitan a personas que no cuestionen, que acepten lo que se les dice, que sean obedientes.

María dijo...

Cornelivs:

Has tocado un tema muy complejo e interesante y te felicito por ello, ya que este tema nos preocupa a bastantes personas como padres de nuestros hijos, y como es su educación y bienestar, y lo que yo pienso es que no podemos delegar al colegio la educación que nosotros debemos inculcar a nuestros hijos, porque la raiz principal de todo ello está en la familia, es desde la familia desde donde debemos estar con ellos, tanto en su educación como en su bienestar, con cariño y con todos los bienes morales que hemos aprendido los padres, y sé que también cometemos errores como personas humanas que somos, porque a nadie nos enseñaron ser padres, sino que lo hemos ido aprendiendo con nuestros errores, pero siempre intentamos hacer las cosas con todo nuestro amor que es el sentimiento más universal e importante de la vida.

Nadie podemos dar soluciones, porque cada familia es un mundo distinto, pero sí dejar nuestra huella aquí en tu blog.

Te felicito amigo mío por este post, y también por el cambio que lo has dado, ahora tiene otro look distinto y es que está bien renovarse ¿verdad?

Un beso.

Ignacio Bermejo dijo...

Creo que tienes razón tú y el juez. No obstante, aunque es necesario trazar unas lineas maestras en la educacion de los más jóvenes, tenemos que tener cuidado de no incurrir en viejas practicas que todos conocemos, sobre todo los que ya pasamos de la cuarentena. Supongo que ni tanto ni tan calvo. Un abrazo.

Cornelivs dijo...

AGOBIADO CON EL TRABAJO DE NUEVO ME RESULTA IMPOSIBLE CONTESTAROS UNO A UNO COMO YO QUISIERA.

GRACIAS A TODOS/AS POR VUESTROS COMENTARIOS Y POR VUESTRAS MUY BUENAS APORTACIONES.

CORNELIVS OS QUIERE.

lys dijo...

No me es posible mantenerme al día eres de lo más prolífico, pero cuando entro no puedo evitar enredarme en tus temas y leerte de cabo a rabo.

Vi con mis padres una disertación que dio Emilio Calatayud y me tuvo pegada a la tele casi dos horas y no me cansó. dijo verdades como puños, y yo que no soy madre y me es difícil quizás comprender algunos aspectos del tema, si puedo darme cuenta de que nuestros jóvenes sufren carencias.
Y que las sufren porque los que dicen que entes la educacion era mejor se han olvidado de ella y si se la enseñaron no la consideraron de gran valor porque no la practican, dan, en esta sociedad consumista más importancia a que no les falte nada que a pasar tiempo de calidad con sus hijos, y como dijo el juez, a intentar hacerse amigos de sus hijos (a comprar su amistad) y dejarlos huerfanos.

He tenido siempre un padre y una madre. cuando era chica, en alguna ocasión pensé que eran un poco tiranos, pero nunca cedieron y hoy les estoy tremendamente agradecida . Creo que el día que tenga que afrentar lo que sin duda es un reto, educar a mis hijos lo tendré más fácil ya que tengo una buena referencia. No se ama menos a los padres estrictos y justos. Se les ama más.

saludos.