"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

sábado, 23 de enero de 2010

Esa delgada linea

Ha sucedido esta tarde, y es un hecho real. Un amigo me llama al móvil: quiere tomarse un café conmigo. Ha sido un rato muy agradable, pero cortito. El caso es que a la entrada del bar había una persona, conocida mía y cuyo nombre omitiré, con evidentes síntomas de haber bebido mas de la cuenta. He deducido que algo le ha pasado a este hombre –que, de ordinario no bebe, que yo sepa- para encontrarse así. Dos amigos intentaban calmarlo. Hablaba con rabia y tenia los ojos colorados, como de haber llorado. Me ha impactado porque lo tengo por hombre serio. Lo que esa persona decía me ha dado que pensar, y quiero compartirlo con vosotros. Hablaba a grandes voces, y una frase se me ha quedado. Es esta, y la voy a citar con las mismas palabras y los mismos términos con que la ha pronunciado, y además con evidente enojo:

“Si fuera que no somos capaces de ser buenos, porque no podemos, pues ¡que se le va a hacer! Pero si somos capaces de ser buenos, y podemos ser buenos, ¿Por qué coño tenemos tan "mala follá"? Si sabemos como se hacen bien las cosas, ¿Por qué nos gusta tanto jodernos los unos a los otros?"

Veo de nuevo la delgada línea que separa el optimismo del pesimismo, el vaso medio lleno del vaso medio vacio, o por mejor decir: la ilusión (como esfuerzo de la voluntad en querer que las cosas sean o esperar que lleguen a ser de un modo determinado) de la realidad, como aceptación resignada de la verdadera naturaleza de lo que ves y percibes: del mundo.

Tenemos capacidad para hacer el bien, de hecho ha habido magníficos seres humanos que lo han hecho y se han mostrado sensibles con el dolor ajeno. Pero la mayoría se inclina hacia el egoísmo, hacia un completo egocentrismo, injustificable éticamente, adobado con una nula sensibilidad hacia el dolor de los demás.

Y como decía mi conocido: si no fuéramos capaces de hacer el bien, pues mire usted, es que no tenemos esa capacidad, no se nos diseñó de fábrica para ello, de modo que no le pidamos peras al olmo. Pero si, genéticamente, podemos hacer el bien porque tenemos esa capacidad, porque podemos hacerlo, entonces ¿por que puñetas nos gusta tanto jodernos los unos a los otros? ¡Ah, ya, el libre albedrío! Conocemos el bien, y somos capaces de él: pero preferimos el mal. Y es que "a ninguna gallina le falta su escarbadero". Que pena.

Siempre he presumido de tener fe en el ser humano. Pero quizás la vida, o el lento transcurrir de los años, la experiencia -llamadlo como queráis- me está enseñando a aceptar las cosas como son.

¿Y sabéis un cosa? Tengo miedo a perder la capacidad de soñar. Tengo miedo a despertarme un dia y darme cuenta que todo ha sido, solamente, una sombra, una ficción; un sueño, como decia nuestro inmortal Calderon de la Barca. Porque quizás la vida en muchas ocasiones sea una eterna huida hacia adelante: un autoengaño, o bien una permanente huida acerca de algo que en fondo, muy en el fondo nuestro, ya sabemos, pero que nos negamos a aceptar.

En fin, seamos positivos, que el que no se consuela es porque no quiere.


Saludos.


viernes, 22 de enero de 2010

Un monje agustino.

En la escuela estudiábamos diferentes épocas históricas en la asignatura de historia, y he de confesar que siempre me quedaba con ganas de saber más cosas de muchos personajes históricos. Uno de ellos, que me intrigó especialmente, fue un monje agustino llamado Martin Lutero, que nació en Eisleben, Alemania, un frio dia 10 de Noviembre del año 1.483. Contrariando la voluntad de sus padres, se hizo monje agustino en 1505 y comenzó a estudiar Teologia.

En 1.510 fue enviado a Roma por sus superiores debido a un asunto del convento. Parece que donde el esperaba encontrar piedad y modales de vida cristiana, solo encontró podredumbre y corrupción, aquello era impropio de los lugares que él creía verdaderamente santos. Volvió de Roma escandalizado.

Dos años después, en 1.512, se Doctora en Teologia. Siendo ya profesor, comenzó a criticar la situación en la que se encontraba la Iglesia católica: Lutero protestaba por la frivolidad en la que vivía gran parte del clero, especialmente las altas jerarquías. Aquello le costaría muy caro a la Iglesia de Roma.

Poco a poco las protestas de Lutero fueron subiendo de tono hasta que un buen día tuvo conocimiento de algo que le alteró profundamente: fue algo así como la gota que colmó el vaso.

¿Qué pasó? Parece ser que en 1.517 llegó cerca de Wittenberg un fraile llamado Juan Tetzel que recogía dinero para la construcción de la Basílica de San Pedro en Roma. Para ello vendía indulgencias, que eran documentos que, a cambio de dinero, eximían al alma de su paso por el purgatorio, quien pagaba dinero iría directamente al mismo Cielo. Y esas indulgencias eran vendidas con autorización del mismo Papa y del arzobispo de Mainz.

Para Lutero, la venta de indulgencias era una estafa y un engaño a los creyentes con respecto a la salvación de sus almas. Aquel abuso debió de parecerle intolerable, de modo que Lutero decidió hacer pública su protesta redactando sus famosas 95 tesis que clavó a la puerta del castillo de Wittenberg, en las que desafiaba abiertamente las enseñanzas de la Iglesia de Roma en asuntos como la penitencia, la autoridad papal y la utilidad de las indulgencias. Era el dia 31 de Octubre de 1.517.

La Iglesia citó varias veces a Lutero intentando que se retractase de aquellas ideas, en 1518 y 1519; pero en cada encuentro Lutero fue más allá y rechazó la autoridad del Papa, remitiéndose en su lugar a la Biblia y al uso de la razón. Lutero se preguntaba algo elemental: ¿por qué el Papa no libraba a todas las almas de una vez del purgatorio, si es que de veras tenía este poder, movido por compasión de sus sufrimientos, en lugar de sacarlas poco a poco por dinero?

En fin tras tres años de discusiones, el Papa Leon X en 1520, firma la bula de excomunión de Lutero, que queda excomulgado, condenando 41 de sus tesis. Pero Lutero se defiende, y el dia 10 de Diciembre de 1520, en la plaza principal de Wittenberg, ante una asamblea compuesta de profesores de la universidad, estudiantes y otras muchas personas, quemó públicamente su bula de excomunión.

Lutero permaneció un año escondido bajo la protección de Federico de Sajonia; pero sus ideas habían calado entre el pueblo alemán y también entre algunos príncipes deseosos de afirmar su independencia frente al Papa y frente al emperador; grandes sectores de la población y muchos príncipes alemanes veían a Lutero como aquel que podía salvarles de la corrupción de Roma. Asi, poco a poco Lutero fue recibiendo muchos apoyos, tantos, que le convirtieron en dirigente del movimiento religioso conocido como la Reforma.

En esto que Carlos I de España es nombrado Emperador, y comprueba alarmado que una gran parte de sus súbditos habían aceptado la doctrina de Lutero, a quien llamó para que compareciera ante la Dieta de Worms, bajo la protección del propio emperador. Lutero obedeció y compareció ante la Dieta, compuesta por el mismo emperador y sus ministros, altos prelados, sacerdotes, nobles y príncipes del imperio y doctores de las universidades. Le mostraron sus libros y le preguntaron si los reconocía como de su propiedad, contestando Lutero que sí. Luego le leyeron algunos pasajes de estos mismos libros y le preguntaron si se retractaba de lo escrito. Lutero, al oír la tremenda pregunta que le hicieron, pidió un día de plazo para contestarla.

Al día siguiente, al comparecer nuevamente ante el tribunal y al repetirle la pregunta, contestó:

"Que se me convenza mediante testimonios de la Escritura y claros argumentos de la razón por los textos de la Sagrada Escritura que he citado, estoy sometido a mi conciencia y ligado a la palabra de Dios. Por eso no puedo ni quiero retractarme de nada, porque hacer algo en contra de la conciencia no es seguro ni saludable".
Al exigirse una respuesta final y categórica, acerca de su retractación, dijo que su conciencia no le permitía retractarse. No habia vuelta atrás; su ruptura con la Iglesia católica puso en marcha la Reforma protestante.

La cristiandad occidental terminará dividida en dos mitades: una, liderada por la Iglesia Católica de Roma, sujeta al dominio del Papa, y la otra mitad, que fundó varias comunidades eclesiales de carácter nacional. Europa se va a dividir entre una serie de países que reconocían al Papa como único Jefe de la Iglesia, y los países que rechazaban las pretensiones de Roma.

Lutero estuvo en peligro de muerte en muchisimas ocasiones, debido a las acechanzas de sus enemigos. No por ello desfalleció. Solía decir:

“Mi risa es mi espada, y mi alegria mi escudo”.
Finalmente, Lutero fallecería a las 2:45 del dia 18 de Febrero de 1.546, en Eisleben, la ciudad donde nació, y muy cerca del púlpito desde el cual había transformado al cristianismo.

Fuente: Wikipedia.

Saludos.

jueves, 21 de enero de 2010

Sabrosas pláticas

Para el grupo de lectura del Quijote en La Acequia

Este capitulo 33 narra la "sabrosa platica" de Sancho con la duquesa y su titulo nos avisa: "digna de que se lea y que se note", lo cual nos induce a pensar que algo importante vamos a leer. Y asi será.

Sancho se queda sin siesta para dar gusto a la perversa duquesa, la cual inicialmente le da confianza y hace que el escudero se siente junto a ella, le lisonjea y piropea, diciéndole que merece el mismo escaño del Cid. Pero no nos confundamos: la duquesa, que en el capitulo anterior ataca a D. Quijote, quiere pasar las horas del calor distrayendose con la conversación de ese patán rustico del que tantas cosas ha leido, sonsacándole. Y tiene una maligna forma de divertirse: atacando a Sancho, y riendose de su forma de hablar. Comienza preguntándole porqué o como se le ocurrió engañar a D. Quijote cuando se inventó su soñado viaje al Toboso y le dijo que encontró a Dulcinea ahechando trigo.

Me imagino perfectamente la escena y los cuchicheos de la duquesa y de sus damas de compañía: se levanta Sancho y tras muchas precauciones, como revisar las cortinas con el dedo en la boca y comprobar que nadie escucha, le dice la verdad sobre la opinión que tiene de D. Quijote: un mentecato. También le cuenta el reciente encantamiento de Dulcinea, suceso en el que (como sabemos) el propio Sancho fue el encantador. La duquesa, lógicamente, imputa a Sancho el ser tan tonto como su amo, pues le dice que si el amo es loco, más loco es el escudero cuando lo sigue, dudando se su capacidad de gobernar a los demás cuando no sabe gobernarse él.

La respuesta de Sancho es de una nobleza y de una grandeza antológicas, y es muy realista; pero a pesar de tener por loco a D. Quijote lo quiere bien, y desea seguir con él. Aparece en escena uno de los múltiples Sanchos que podemos leer en el Quijote: el Sancho sincero y noble. “…si yo fuera discreto, días ha que había de haber dejado a mi amo. Pero esta fue mi suerte y esta mi malandanza: no puedo más, seguirle tengo; somos de un mismo lugar, he comido su pan, quiérole bien, es agradecido, diome sus pollinos, y, sobre todo, yo soy fiel, y, así, es imposible que nos pueda apartar otro suceso que el de la pala y azadón. Y si vuestra altanería no quisiere que se me dé el prometido gobierno, de menos me hizo Dios…”

O sea, que lo seguirá hasta la muerte. Esta respuesta hace que me reconcilie con Sancho lo que queda de novela, perdonándole por anticipado sus defectos. Y asi, la duquesa confirma a Sancho en el mando de la ínsula, pero no por ello deja de lado las hostilidades contra él. Ahora el engañador muestra otra de sus facetas: su credulidad, casi podriamos llamarlo Sancho el crédulo, pues... ¡va a ser engañado por la Duquesa, que le hará creer que real y verdaderamente esta encantada Dulcinea! En mi humilde opinion, este es uno de los episodios mas memorables de esta segunda parte. Veamos. La duquesa le dijo estas palabras, entre otras:

“…y que el buen Sancho, pensando ser el engañador, es el engañado, y no hay poner más duda en esta verdad que en las cosas que nunca vimos; y sepa el señor Sancho Panza que también tenemos acá encantadores que nos quieren bien, y nos dicen lo que pasa por el mundo pura y sencillamente, sin enredos ni máquinas, y créame Sancho que la villana brincadora era y es Dulcinea del Toboso, que está encantada como la madre que la parió”

Pero es que esta malvada duquesa se lo dice tan en serio y el escudero tiene tan pocas luces que el bueno de Sancho, ¡oh dioses! va y se lo cree enterito (¡increíble pero cierto!), con lo cual Dulcinea va a tomar un gran protagonismo en los próximos capitulos, siendo motivo de una sonada burla, como veremos. Es normal que nos admiremos todos de que la simplicidad de Sancho fuese tanta, que hubiese venido a creer ser verdad infalible que Dulcinea del Toboso estuviese encantada, habiendo sido él mesmo el encantador y el embustero de aquel negocio. Esto es para troncharse de risa, o por usar un refrán de los que tanto le gustaban al buen escudero, aunque éste es de mi tierra: "para mearse y no echar gota". ¡Será posible!

Por cierto, detengámonos un momento: es grandiosa esta mezcla de caracteres que se da en la compleja personalidad de Sancho, que es muchas cosas al mismo tiempo: crédulo y desconfiado; espiritual y materialista; socarrón y noble, sincero y embaucador, codicioso y desprendido, simple y malicioso. Recordemos que Cervantes ya lo avisó en el capitulo anterior, casi podría decirse que nos iba “preparando el cuerpo” para esta antológica escena del engañador engañado; D. Quijote, que en el fondo quiere bien a Sancho, ya lo dijo de él:

“…tiene a veces unas simplicidades tan agudas, que el pensar si es simple o agudo causa no pequeño contento; tiene malicias que le condenan por bellaco y descuidos que le confirman por bobo; duda de todo y créelo todo; cuando pienso que se va a despeñar de tonto, sale con unas discreciones que le levantan al cielo…”.

Sancho tiene prisa por ser gobernador y aparece su aspecto codicioso: "encájenme ese gobierno y verán maravillas, que quien ha sido buen escudero será buen gobernador". Y, en fin, queriendo la duquesa confiar en la capacidad de Sancho para gobernar, le dice que “debajo de mala capa suele haber buen bebedor”. Pero Sancho no lo entiende bien, pues lo interpreta a su modo y contesta con un párrafo que aprendí de memoria -no sería el único- a mis doce años, cuando lei por primera vez el Quijote. ¡Dioses! Que tiempos y que recuerdos. Desde entonces lo tengo en mi mente grabado a sangre y fuego, y creo que olvidaré antes mi nombre que ese párrafo, es un auténtico placer y un honor para mi reproducirlo aquí:

“...bebo cuando tengo gana, y cuando no la tengo, y cuando me lo dan, por no parecer o melindroso o mal criado, que a un brindis de un amigo ¿qué corazón ha de haber tan de mármol, que no haga la razón? Pero aunque las calzo, no las ensucio…”

Curioso su aspecto como bebedor. Por cierto, recién nombrado gobernador sigue acordándose de su rucio, ¡y le dice a la duquesa que cuide de su asno! ¡Este Sancho es terrible, no respeta ni a Dueñas ni a Duquesas ni a nadie cuando se trata de su alhaja: de su rucio...! Uf, y menos mal que D. Quijote estaba durmiendo. ¡Hombre rústico al fin y al cabo! Pero tambien observamos su faceta como observador, pues dice algo "curioso": “…que yo he visto ir más de dos asnos a los gobiernos...” Quien sabe si estaba retratando a la clase politica o se estaba refiriendo a su propia interlocutora.

Mi opinión es que Sancho tiene muchas facetas, al igual que los lectores de esta inmortal novela: innumerables. Todos somos Sancho. Porque cada uno es de su modo, y cada lector ve al Quijote como se ve a si mismo; todos vemos en el Quijote mucho de lo que llevamos dentro: quizás gran parte de lo que somos.

Saludos.

miércoles, 20 de enero de 2010

Paseo nocturno.

Estoy teniendo una semana de intenso trabajo en el bufete. Espero, muy sinceramente, que sepáis disculparme, amigos y amigas, estoy hasta arriba, aunque confio en que pronto volverá la normalidad.

Fijaros: ayer terminé un poco antes: a las 21,30 de la noche. Saturado y cansado, opté por darme un paseo hasta las afueras del pueblo, a la luz de las estrellas, como tantas veces. Pero no fué por mi ruta cotidiana (mis 8 km/dia, que ando/corro entre las 15,00 y las 16,00 horas) sino un paseo tranquilo: recreándome con el olor del campo y las luces de la ciudad que, a lo lejos, tintineaban indecisas bajo el majestuoso manto de la noche.

Fué un paseo relajante. Mientras paseaba, meditaba sobre la vida, considerando que con los años y con la experiencia viene la sabiduría. Eso dicen. No lo se, es posible, pero yo creo que también hay de todo. Como por ejemplo hay quien tonto se fue a la guerra y tonto vino de ella; y también personas para las que la edad trae experiencia, si, pero también sufrimiento y soledad, porque cada vez entienden menos las cosas.

Por cierto, a veces pienso que algunas veces me sucede a mi tambien: pienso que cada dia entiendo menos las cosas, el mundo y la gente. Todo me parece un gran circo incoherente. ¿Seguro? Recuerdo cuando de joven me decian: ¡veras cuando tengas 40 años! Bueno, ya tienes 44 y no has visto gran cosa Cornelivs; y lo que ves a tu alrededor cada vez es más incomprensible. Pero sé sincero: ¿lo entiendes menos o es que te niegas a aceptarlo?

Y ya que te veo a tiro te lo pregunto: ¿De donde decias que te venia esa soledad, Cornelivs? Quizás la respuesta la tengas más cerca de lo que tu te crees.

Y esa intuición me ha dado paz: la paz que te proporciona el sustituir la incertidumbre por certeza, o por un comienzo de certeza: que ya iba siendo hora. Por fin adivinas la causa, o comienzas a intuirla. Y quizás la palabra "soledad" no sea la mas correcta. No.

Saludos.

lunes, 18 de enero de 2010

1º Aniversario del Manifiesto por la Solidaridad. LLAMAMIENTO.

El próximo dia 30 de Enero se cumplirá un año desde la publicación simultánea en miles de blogs de todo el mundo de nuestro Manifiesto por la Solidaridad, que elaboramos aquí.

El Manifiesto ya viaja por Internet, y cada dia es más conocido.

Lo voy a conmemorar de un modo muy especial: publicaré de nuevo el Manifiesto en mi blog ese dia, e invito a todo amigo blogger que lo desee a fin de que el próximo dia 30 de Enero, aniversario del fallecimiento de Gandhi (por eso elegimos dicho dia), todo el que lo desee publique en su blog el Manifiesto por la Solidaridad. Quien aún no lo tenga puede obtenerlo pinchando aquí.

Lo haré de la siguiente forma: el titulo de la entrada será este: "Manifiesto por la Solidaridad. 1º Aniversario". Y a continuación, copiaré y pegaré mi entrada y el Manifiesto, tal y como consta en el enlace anterior.

¡¡¡ DIFUNDID ESTA INFORMACIÓN ENTRE TODOS VUESTROS CONTACTOS Y AMIGOS! ¡ANIMO...! ¡¡¡A VER SI COLAPSAMOS LA RED...!!!

Mientras este blog siga vivo, actualizándose y Cornelivs siga a su frente, todos los años cada 30 de Enero, publicaré de nuevo el Manifiesto. Repito: mientras una sola persona en este mundo muera de hambre y de desnutrición, Cornelivs seguirá publicando el Manifiesto por la Solidaridad todos los años, cada 30 de Enero.

Ha pasado un año desde que aquel sueño nos unió a todos. El mundo no ha mejorado en ese aspecto: está peor. Por eso, desde aquí proponemos a todos hacer cada 30 de Enero una llamada solidaria: que toda la Red se haga eco de que un buen dia, un puñado de hombres y mujeres compartieron un sueño.

Que ese sueño se extienda por todo el mundo. Que se universalice; que la gente tome conciencia del problema; y por supuesto, que todo hombre de bien con peso especifico en los organismos internacionales haga lo posible porque deje de ser un sueño y se convierta en realidad.

Y sobre todo: recordárselo al mundo todos los años. Queda mucho por hacer, fallecen a cada instante miles de inocentes; y se trata de mantener este recordatorio, perpetuo, cada 30 de Enero, como condena silenciosa a esa injusticia cotidiana e ignorada por los poderosos. Yo, al menos, así lo voy a hacer, en la esperanza de que cunda esta inicitiva y que cada año, cada 30 de Enero, Internet sacuda las conciencias del mundo.

Si desde este blog he ayudado o contribuido en algo a la causa de los que nada tienen, si mi humilde esfuerzo ha servido para algo, entonces puedo sentirme satisfecho.

Saludos