"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

sábado, 28 de febrero de 2009

La apasionante aventura del conocimiento.

En España en el año 1.800 muy poquitas personas sabian leer y escribir. En el año 1.930, habia aproximadamente un 45 % de analfabetismo. Hoy, en pleno siglo XXI, afortunadamente quedan ya muy poquitas personas que no saben leer ni escribir, normalmente son personas de edad avanzada que en su juventud carecieron de la oportunidad de acudir a la Escuela.

Vivimos en la Sociedad de la información. Radio, televisión y fundamentalmente Internet y las nuevas tecnologías nos brindan la oportunidad de conocer muchas cosas y de acceder a grandes cantidades de información con solo un click. Si quiero saber algo, tecleo en “google” ú otro buscador el objeto de mi búsqueda y puedo localizar decenas, cientos o miles de páginas en las cuales documentarme bien.

Asi adquiero información sobre lo que yo pretendo. Se supone que estamos bien informados porque tenemos los medios tecnicos adecuados para ello. ¡Y que decir de nuestros jóvenes! Tienen moviles de ultima generación, con videoconferencia, acceso a Internet desde el movil, y tienen un dominio de la tecnica increíblemente bueno.

Pero…¿estamos avanzando en el conocimiento?

En mi humilde opinión no es lo mismo información que conocimiento. Por supuesto, es importantisima la información, y no sere yo quien niegue las bondades de la misma; pero no creo que el estar bien informado sea, por si solo, garantia de tener mayor conocimiento o mayor educación. Y me explico. Puede uno estar bien informado; pero pienso que para que esa información llegue a convertirse en conocimiento no solo se trata de almacenar datos, sino que es preciso un proceso de elaboración interna, de meditación, de pensamiento individual; hay que contrastar esa información con nuestro ser interior, con nuestra escala de valores o, si se prefiere decirlo asi, con nuestra personalidad, para ver si se adecúa o no a nuestro yo interior, y a nuestra escala de valores. Hay que desmenuzar esa información, pensarla, meditarla, desde nuestra propia voz interior, desde nuestra realidad personal, para incorporarla a nuestra mente y corazón, a nuestro ser interior, y utilizarla para dar respuesta a nuestros problemas, dudas, o cuestiones que nos interesen.

Nuestros jóvenes poseen acceso a un ingente volumen de información. ¿Tratan de seleccionar la paja del grano, es decir, saben buscar bien? ¿Intentan seleccionar lo que verdaderamente puede ayudarles a ser felices en este mundo, dejando de lado la información que no les sirva para gran cosa, atendiendo a sus objetivo y a sus finalidades? Y luego, una vez localizada esa información, ¿la meditan, la rumian, tratan de digerirla y asimilarla?

¿Tienen curiosidad, no ya por conocer, sino por saber? Y sobre todo, ¿por asimilar y digerir ese saber? Por ello me parece que es fundamental este proceso: que la información elegida, previamente desmenuzada y analizada por una persona, sea luego digerida y asumida por la misma e incorporada a su acervo vital, a su personalidad, a su yo.

Me quedo con la duda de haber sabido explicar bien lo que pretendo.

Recuerdo hace años, cuando era mas joven. Internet no existía. En mi grupo de amigos a todos los gustaba leer. Era el encanto que tenían los libros, el papel y la tinta. Cuando compraba un libro nuevo, disfrutaba abriéndolo por la mitad y aspirando el olor a la tinta recién impresa. Por supuesto, luego lo leía de cabo a rabo. Leer en papel para mi es mas cómodo que leer en el PC, y en mi humilde opinión “tiene mas encanto clásico” (por supuesto, habrá quien lo vea de otro modo), y además, mis ojos sufren menos. Nos dejábamos los libros unos a otros, y después de leidos los analizábamos y los comentábamos; podíamos estar de acuerdo con ellos o no; pero los meditábamos, los pensábamos; intercambiábamos las ideas que habíamos extraído de los mismos; asimilábamos dicha información y la convertíamos en conocimiento. Recuerdo aquellas inolvidables tardes de verano, jugando al ajedrez o al poker, y sosteniendo buenas conversaciones con ellos, de todos estos temas. Disfrutábamos tanto leyendo como comentando despues lo leido; y nuestras discusiones, siempre pacificas, a veces duraban tardes enteras. ¡Que tiempos!

Por ejemplo, leiamos a Seneca, Ciceron, Robert Graves, Calderon de la Barca, Cervantes, Maquiavelo, o mil otros más. Bien, ya he leido los libros. Se lo que dicen: tengo información. Ahora bien, ¿he dado el paso siguiente? Es decir, ¿los he meditado, los he analizado, he intentado meterme en el pellejo de estos autores para intentar comprender, no ya lo que escribieron sino por qué lo escribieron? ¿Me he preocupado por examinar a la luz de mi propia conciencia y de mi personalidad, si las conclusiones y los postulados de esos autores me convencen o no? Y, finalmente, ¿las he incorporado a mi modo de pensar, en caso de que esté de acuerdo con ellas?

Era una aventura…apasionante.

"¿Era?" Si; porque ahora, en este mundo tan vertiginoso en el que vivimos…¿tenemos tiempo para convertir esa información en conocimiento? Quizas fuera bueno leer mas; y no muchos libros, sino buenos libros, que nos hagan pensar y meditar.

Es solo mi humilde opinión.

Saludos.

viernes, 27 de febrero de 2009

Nuestros niños.

Hablando en general, los niños son mucho más inteligentes de lo que suponemos. Nacen, los criamos, les damos miles de besos y de caricias y estamos siempre pendientes de ellos, y muchas veces cometemos el error de considerarlos como posesiones nuestras, con completo olvido de que en ese cuerpecito ya hay una mente y un alma independientes a la nuestra, que un buen dia volarán por si solos.

Tienen el alma virgen, sin manchar, como una playa inexplorada y bella en la cual el ser humano jamás ha puesto los pies. Dicen las cosas como las sienten; con esa frescura, esa espontaneidad, esa sinceridad y ese sentido común que nos encandilan a los mayores. No entienden de conveniencias ni de intereses; ellos actúan con pureza, con sencillez. Los niños son seres maravillosos, y tienen un sentido común que…ya quisiéramos los adultos tener. Debemos aprender mucho de ellos.

En mi caso, tengo tres hijos la mayor tiene 10, la mediana 9, y el pequeño 3, y he de reconocer que casi todos los dias me enseñan cosas y aprendo algo de ellos. Las niñas con esa edad ya estan mayorcitas y van comprendiendo lo que es este mundo. Pero el pequeñajo está, como suele decirse, para comerselo.

Recuerdo que cuando Raquel María (la mediana) tenia 6 años, en una de las ocasiones en las que se le cayó un diente de leche, yo le coloqué debajo en su almohada (cuando estaba durmiendo) la tipica bolsa de chucherias que el “ratoncito Perez” les trae a cambio de su diente. Habia algo que a mi hija no le cuadraba.

-Papá, el ratoncito Perez les deja caramelos a todos los niños a cambio del diente?
-Asi es, hija mia.
-Y todos los niños del mundo le dan el diente al ratoncito?
-Claro que si
-Entonces, con los miles y miles de niños que hay en el mundo, ya tendrá “montañas enteras” -no se me olvidará la expresión- de dientes. ¿Para que quiere tantos, si en su boca solo caben 20 dientes?

No supe que responderle. Me venció.

Y como ese detalle, miles, es increíble. Y por si fuera poco he de tener mucho cuidado, en el sentido de que saben perfectamente cuando soy coherente y cuando no, me explico: siempre les he dicho, por ejemplo, que comiendo no se juega (es decir, procuro que en la mesa tengan un poco de compostura, me parece normal), y a que no hablen con la boca llena ni digan palabrotas, y cosas análogas. Bien, que no se me ocurra, ni por asomo, decir un taco o hablar con la boca llena, pues inmediatamente las dos, mirandome con reproche, me lo recriminan. (¡Papa, ya esta bien!), lo cual en el fondo me encanta; y he de reconocer que alguna palabrota se me escapa de vez en cuando, ¡que le vamos a hacer!, sobre todo expresiones de sorpresa cuando me entero de algo que no conocia pero que me sorprende.

Pues ¡que decir del pequeño! Mi tocayo, se llama como yo. Es un auténtico figura que me tiene loquito. Es muy noble y buen niño, pero va a tener un geniazo de tomo y lomo y fisicamente es el que más se parece a mi. Mi mujer es propiedad particular “suya”, de modo que Cornelivs ha de tener sumo cuidado con lo que hace y como lo hace. Si soy demasiado cariñoso con mi mujer me dice “mama es mia”, y me mira con esos ojitos de reproche, quizás me vea como un competidor.

La otra noche llego del trabajo y me encuentro a mi mujer preparando la cena. Entre la alegria de llegar a casa, el buen olor que desprendia la comida y las ganas de abrazarla que tenia, no me lo pensé: me acerqué cuidadosamente sin que se diera cuenta, dandole un rapido abrazo, acompañado de un beso. Incluso la levanté y la cogí en brazos. Mi hijo, un poquito celosillo (seguro), me miraba con ojos extraviados, aquello le molestó, quizás lo interpretaria de otro modo, porque ni corto ni perezoso, cuando la tenia en brazos, me dio un buen puñetazo donde nos duele a nosotros, y me dice: “Dejala, que esta cocinando”. ¡Que barbaro!. Aún es muy pequeño, pero de todos modos es un niño sanote y muy noble.

A veces me gustaría parar la máquina del tiempo.

Saludos.

jueves, 26 de febrero de 2009

El "idiota" que llegó a ser Emperador.

Uno de los personajes históricos que mas me han llamado siempre la atención es el del emperador Claudio. Feo, cojo, medio tartamudo, aparentemente idiota y aborrecido hasta de su propia madre (Antonia), ésta, siempre que veia a alguien tonto, deforme o deficiente, decia: “Oh, es mas tonto que...que...¡Dioses, es mas tonto que mi hijo Claudio!”.



La novela de Robert Graves ("Yo, Claudio") y su segunda parte (“Claudio el Dios y su esposa Mesalina”) son, en mi humilde opinión, una de las novelas históricas mas bien elaboradas, fundamentadas y contrastadas que jamás se hayan escrito. Graves se basó claramente en los historiadores romanos, como Plinio, Suetonio, Flavio Josefo y varios más. Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que la novela narra sucesos historicos, que realmente pasaron asi, tal y como se describen, en un 90 %.

Una persona inteligente, como Claudio, (hermano del adorado Germánico, y tío de Caligula), se ve obligada a hacerse el idiota para aparentar que es inofensivo, a fin de sobrevivir a los venenos y a las conjuras palaciegas de Livia, la mujer de Augusto, de la cual dicen que cuando murió y procedieron a tirar su caja de venenos al Tiber todos los peces del rio en dos leguas a la redonda amanecieron panza arriba, muertos. Hasta el propio Augusto, que la conocia bien y que a última hora no se fiaba de ella, fue también su víctima, pues Livia untó con veneno los higos de la higuera que comia Augusto. Livia se empeñó en que su hijo Tiberio fuera emperador, habia que eliminar a todos los adversarios, y a fe que lo consiguió.

Obra de imprescindible lectura para todos los amantes del género.

Yo me he leido las dos partes del libro. Estoy intentando ahora bajarme la clásica (y muy conocida) serie de televisión, cuyo video os he dejado aquí. Espero tener suerte con el emule, el ares, y compañía.

Saludos.
.
P.D. (Silenciad el ipod de la musica para oir el video. Por cierto, para activar/desactivar los titulos -subtitulos- en castellano, le podeis dar a la flechita que figura abajo y a la derecha del propio video).
.

miércoles, 25 de febrero de 2009

Viaje en el tiempo (2ª Parte)

(1ª Parte)

A veces, en la soledad y en el silencio de la noche, él habla conmigo. Me cuenta su pena, su dolor, su tristeza; sus dudas. Yo converso con él e intento consolarlo lo mejor que puedo; ya pasó todo aquello. Le invito a que sonria, a que esté alegre, a que sea feliz; pero aunque esboza una ligera sonrisa, como queriendo agradecer mis ánimos, su pena es grande y profunda y yo me siento impotente al haber intentado animarlo…y no haberlo conseguido.

Cuando presencia algunos acontecimientos, oye algunas cosas o comprende determinadas vivencias, y sobre todo cuando vuelven a repetirse ciertas circunstancias que le recuerdan a las de antaño…el llora de nuevo, en silencio, sin derramar una sola lagrima y me habla. Me dice que nadie podrá ya devolverle lo que en aquel tiempo nadie le dio. Ý ya no sé que decirle. Pero incluso a pesar de su corta edad me da consejos y hace que me sienta más optimista. Luego, se vuelve a dormir durante otra temporada.

Pero en ocasiones le temo al silencio de la noche, porque algunas veces cuando el sol se pone y la oscuridad de la noche me rodea; cuando el silencio todo lo acalla, el eco del recuerdo asoma y veo que él aún sigue ahí…no puedo hacer otra cosa que comprenderlo y estar siempre a su lado.

Saludos
.

martes, 24 de febrero de 2009

La burbuja.

Todos sabemos que el mundo sigue su mismo ritmo loco, frenético y sin sentido. Muchas veces nuestra sensación de rabia, soledad e impotencia crece por momentos. Apenas veo la televisión, pues yo no encuentro en la misma (salvo una buena película) nada que me incentive ni que me haga aprender cosas nuevas. Ayer vi otro telediario y me encuentro con muchas situaciones esperpénticas: como por ejemplo, que Solbes dice que siente “envidia” al ver al Ministro de Justicia dimitido, lo cual me hizo abrir los ojos como braseros, porque parece, y corregidme si me equivoco, que da a entender que siente envida de que ya no es ministro, lo cual a sensu contrario indica que no esta cómodo siendolo él. También observo atentados, guerras, violencia, la misma hambre en el tercer mundo, etc.

Luego veo un programa “del corazón”, con unas conversaciones tan absolutamente infumables que no voy a hacer más comentarios sobre ello; observo como con el tema de la difunta Marta del Castillo los mismos medios de siempre tratan de hacer su “agosto”, olvidandose completamente del obligatorio y decente respeto a la intimidad y al dolor de la familia. Y asi sucesivamente, se nos bombardea con continuos estimulos visuales que pueden repugnar a la conciencia o al buen sentido de muchas personas.

Y ahí esta el quid de la cuestión: por un lado, ese rápido vistazo a la realidad de la vida no me ha gustado nada, pues la constatación de esa realidad tan dura para tantos millones de personas y de esa manera tan “cutre” y tan mediocre de hablar y de afrontar algunos temas, hace daño. Pero por otro lado, comprendo que no vivo en Marte, sino aquí, y que he de tener contacto con la realidad de la vida, me guste mas o me guste menos pues el mundo es como es, no la bella utopia paradisiaca que yo quisiera, y hemos de aceptarlo, a menos que queramos vivir en una “burbuja”, o que se convierta uno en un enajenado que ha perdido el contacto con la realidad.

Creo que ese es uno de los problemas. Uno tiene que sentirse ciudadano del mundo, porque lo es; lo que sucede es que, al mismo tiempo, la constatacion de tal status quo hace daño e inmediatamente te invade el deseo de enajenarte un poco de todo, pero solo un ratito, porque a la media hora, al salir a la calle, te encontrarás con más de lo mismo. Es decir, creo que el hombre es un ser sociable por naturaleza y necesita comunicarse y relacionarse con los demás; pero esa comunicación tambien conduce a que aprecies la bazofia social que existe en muchos temas, y el ser consciente de eso quita la tranquilidad del ánimo, la paz de espiritu.

Lo mismo sucede con la capacidad de asombro. Es muy loable tener viva esa capacidad, pues revela que quien la tiene considera como algo extraordinario, fuera de lo común, o moralmente reprobable (p. ej.) un asesinato, una violación, o alguna noticia desagradable de este tipo, pero conduce a que sufras, porque no lo aceptas o al menos te cuesta trabajo. Por el contrario, quien ha perdido la capacidad de asombro, quizás no sufra tanto, pero puede que haya sufrido una grave erosión en sus deseos de luchar y que se haya convertido en un espectador pasivo de todo, o tan hipersaturado de tantos estimulos que llegue a considerarlo como algo normal. ¿Que es peor?

¿Cómo se soluciona este dilema? Ni idea. Lo único que se me ocurre es estrechar los lazos con tu entorno, familia y amigos, entre los cuales tengo la inmensa dicha de contaros a vosotros; hacer tu trabajo lo mejor que puedas y procurar mantener la tranquilidad del ánimo a toda costa.

A mi, y esto lo digo a titulo personal, con esta incipiente primavera, y aparte de la moto, otro verdadero y gran placer con el que cuento es este: levantarme un sabado muy temprano (cuando los mios aún están durmiendo), y tras desayunar, prepararme un café solo con mi cigarro, y comenzar a leer un buen libro a primera hora de la mañana en la mesa del patio, ahora que hace bueno…es uno de los momentos más dichosos que puedo saborear. Espero que los dioses no me lo quiten.

Saludos.
.

lunes, 23 de febrero de 2009

Ruta motera a "Tabernas"

Domingo, 22 de Febrero, 8,30 de la mañana. Hago mi desayuno en el Mai-tai (colacao y tostada de aceite de la tierra, y de “postre” un humeante café solo), allí hemos quedado un buen grupo de moteros. Poco a poco van llegando todos: Antonio Cueva con su mujer; Carabinas con su mujer; Antonio (sobrino de Casi); Diego “garbanzo”, y mi querido ”Casi” (haced click) con su mujer y una buena amiga suya de Albacete, Elena (haced click) compañera blogger. El bar se llena de chaquetas y de cascos de motero, todas nuestras maquinas estan aparcadas en la calle. Elena se vino con nosotros y como a mi me sobraba sitio en mi moto se montó conmigo.

Lo he intentado muchas veces pero, sinceramente, me resulta imposible explicar esa sensación de paz, sosiego y libertad que te invade. Si acaso Cervantes me podría entender bien, cuando al referirse a D. Quijote (Primera parte) decia: “La del alba sería cuando don Quijote salió de la venta, tan contento, tan gallardo, tan alborozado por verse ya armado caballero, que el gozo le reventaba por las cinchas del caballo”. En nuestro caso el gozo nos reventaba por el manillar de nuestros “caballos de hierro”, era nuestra primera ruta después de tres meses de frio y de lluvia.

Salimos a las 9,00 de la mañana aproximadamente, un dia radiante, sol y cielo despejado. Primera parada en Darro, a unos 70 Km. Tomamos un café rapido y reanudamos nuestra marcha. Nuestro destino es “Tabernas”, muy cerca ya de Almería. Cuando llegamos allí compruebo con enojo mayúsculo que he olvidado la maquina de fotos; con lo cual nuestra querida “Mamma” (haced click)” que es Isabel, la mujer de Casi, tiene que tirar algunas fotos. Solo hemos podido recatar las tres que aquí veis; las dos primeras están tomadan a la vuelta, me podeis observar en plena ruta, justo en la Autovia antes de llegar a los Molinos que se ven al fondo (haced click en las fotos para apreciar los detalles); y en la tercera me podeis apreciar mejor, esta tomada en la Estación de Servicio que hay diez o doce kilómetros antes de llegar a Tabernas.
Cuando vamos para Tabernas observamos un panorama lleno de contrastes; a la izquierda vemos un pueblo del lejano y salvaje Western americano, justo el escenario donde ser rodaron algunas películas de los “spaghetti western”, pero a la derecha, encima de una colina, vemos un antiguo castillo árabe. ¡España, no hay duda, es un pais lleno de contrastes!

Nos dirigimos luego al circuito de velocidad de Tabernas. Alli puede correr con su moto cualquiera (pagando la tasa, por supuesto). Aparcamos nuestros caballos de hierro y vemos a los participantes un ratito. Algunos van endiabladamente rápido. Son motos de carretera. Demasiado para nosotros, que tenemos “custom”, motos más tranquilas. Estamos a 180 km.

Tras un ratito allí, decidimos dar la vuelta. El tiempo es extraordinario, hasta corre una ligera brisa templada deliciosa. Salimos de allí a las 12,30 aproximadamente, y en la vuelta, tras parar nuevamente en Darro para repostar combustible, seguimos hasta nuestra ciudad donde llegamos a las 14,45 mas o menos, justo a la hora en que mi mujer y los míos me esperaban para comer.

Ha sido una buena ruta. Un buen paseo en compañía de mis buenos amigos moteros, buena gente y mejores personas, a quienes mando un muy cordial y entrañable saludo.

Saludos.

Post Data I. Para compensaros por tan poca foto de nuestro viaje de ayer, os dejo otras tres fotos mas del año pasado, cuando nos fuimos al Gran Premio de Jerez (400 Km). (HACED CLICK SOBRE LA IMAGEN DE LA IZQUIERDA PARA PERCIBIR LOS DETALLES)

En la primera fotografia me podeis ver al fondo, de pie, en compañía de todos los demás; vereis a Diego que se está poniendo la gorra, y a Jose “Piloto” a su lado, los dos con la camiseta negra del Club motero. Yo soy el que está detrás, sonriente, con camisa azul y gafas de sol. Tambien podeis ver a Isabel, la mujer de Casi, sentada, con vaqueros y camiseta negra del club, la que tiene el casco entre las rodillas. Encima de ella podeis ver a otro compañero con camiseta verde; bien, el que hay a su izquierda, medio agachado, pelo canoso, y cara de "cachondeo" es su marido, el "Casi". En otra me podeis ver en la “Venta” que hay al lado del circuito, sosteniendo un plato de un delicioso manjar: “rabo de toro”, aunque en Jerez y en Córdoba lo llaman “Cola de Toro”; bien, se llame como se llame es algo delicioso que os recomiendo encarecidamente. Y en la otra fotografía podeis apreciar a nuestro querido Diego “garbanzo” sosteniendo la bandeja con unos buenos chupitos.


Post Data II.
Nuestros amigos Mariana Castrogiovanni, y Editor me otorgan dos premios: el premio "Dardos" y el Premio "Blog de Oro". Se lo agradezco muy sinceramente, y los cuelgo aquí. Yo, a mi vez, os doy este premio a todos vosotros, y os agradezco de todo corazón, como siempre, vuestra compañía y vuestra amistad.

Cornelivs os quiere.
.