"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

domingo, 12 de mayo de 2013

De la maratón de Madrid...a la bicicleta

 Tras la maratón de Madrid, el pasado 28 de Abril de 2013, tomé la decisión de descansar, pero esta vez en serio, es decir, entendiendo la palabra “descansar” como sinónimo de no correr, ni siquiera un breve trote, durante al menos diez dias, y asi lo he hecho, de modo que en lo que a deporte se refiere he guardado una abstinencia total de running durante este tiempo. El cuerpo ha de recuperarse, al fin y al cabo y bien merecido se tiene un descanso. Eso si, al undécimo dia, que fue el pasado, dia 9 de Mayo, hice un ratito de trote.  Bien, me siento un poquito flojo,  pero nada anormal, mejorando de la paliza madrileña. Al dia siguiente, sensiblemente mejor. Pero por la tarde noto algo de sobrecarga en las piernas, y es que, como dicen los entendidos, el cuerpo tarda un mes en recuperarse de la carrera.

Pues nada, chico, a descansar y  a incorporarse paulatinamente a tu hobby que es el running. Pero soy hombre de acción, y no me gusta pensarme mucho las cosas, de modo que cuando tomo una decisión procuro ejecutarla rápidamente. El viernes por la tarde hizo una tarde esplendida, parecía que el campo te invitaba a darte un paseo; y recordé que en algún lugar guardaba mi bicicleta de montaña. Ademas también recordé que el ciclismo esta muy recomendado para el maratoniano que descansa,  debido a que el impacto de la musculatura contra el suelo, propio del running, en el ciclismo no existe, y es una manera alternativa de que descanse el cuerpo sin perder la forma.  ¿Ah, si? Pues nada, dicho y hecho: voy al trastero, cojo la bicicleta, la pongo a punto, y se me ocurre una idea: ¿y si este domingo hago una ruta en bici? Definitivamente, sí.

El sábado por la mañana monto en la bici y busco a Juanjo, compañero y amigo del club.  A Juanjo también le gusta la bicicleta (desde mucho antes que yo, además), y le propongo la idea.  Como yo esperaba, su respuesta fue un sonriente si, de modo que quedamos para hoy domingo, a las 8 de la mañana.

Amanece hoy un poquito fresco, y me voy para su casa. No llevo en la puerta ni dos minutos, cuando, puntual, asoma Juanjo, sonriente. Alegres, salimos de Jódar y nos dirigimos por la carretera de Granada hacia lo que en el Siglo XV fue frontera con el reino nazarí de Granada, adentrándonos en tierra de moros hacia Belmez de la Moraleda, que es nuestro destino, un pueblo ubicado a 20 Km de Jódar. Hoy toca una ruta cortita. Vamos tranquilos, conversando animadamente, cuando viene un coche nos metemos en el arcen, y cuando se va volvemos a rodar en paralelo.  Y a mí me invade una sensación de paz, de tranquilidad, de alegría. El campo está, sencillamente precioso,  un autentico “collage” de belleza, una sinfonía de colores y de olores agradables e inenarrables que te acaricia dulcemente el corazón. Que gusto, que alegría, que dicha la de poder hacer unos cuantos kilómetros gozando de todo el paisaje, y lo que es más importante, en compañía de un buen amigo.  De modo que repecho a repecho, y bajada a bajada, nos vamos acercando hasta el cruce, esta a tres kilómetros de la población, y giramos hacia la derecha, buscando nuestro destino. Me avisa Juanjo de que esos son los repechos mas complicados, y asi es,  pero no pasa nada, cambiamos atrás a piñon grande y poquito a poco llegamos al pueblo, donde una mujer muy amable, con mi móvil,  nos hace la primera foto que podéis apreciar, y en la que veis a Juanjo con su maillot amarillo y casco blanco, y a este humide blogger que os escribe a su lado.

Luego nos dirigimos al centro del pueblo, donde en la plaza de la fuente donde nos hacemos las otras dos fotos que podéis apreciar también, veis a Juanjo, y en la foto de abajo, quien suscribe.

Y de vuelta para Jódar. Tranquilos, sin prisa, gozando de la mañana primaveral, yo diría que casi deleitándonos con el verde primaveral tan bello y la mañana de luz y sol tan luminoso que hemos tenido la suerte de poder contemplar. Nos encontramos con algunas higueras por el camino, y es que pronto será la temporada de las  brevas, tomo nota de tu sugerencia, Juanjo, volveremos para San Juan y nos comeremos unas cuantas para desayunar.

Llegando a la partición, me noto alegre, optimista, nada como salir al campo un domingo por la mañana, es algo que aconsejo a todo el mundo. Es una vivencia acariciadora y benévola para el  espíritu. Paz, alegría, luz, color, primavera…vida. Gracias a los dioses que nos han permitido gozar de esta mañana.

Contabilizo: un total de 42 Km. Ha sido un placer tu grata compañía, amigo Juanjo. Y ya sabes: espero que no sea la ultima ruta ciclista que hagamos juntos.

Por cierto, quien me iba a decir a mi que, cuatro tras publicar en este blog mio mis crónicas sobre ”Rutas Moteras” (ahí podéis verme como era yo físicamente antes , cuando no hacia deporte y tenia moto), cuatro años después iba a publicar otra crónica sobre “Rutas Ciclistas”. Y no será la ultima, si los dioses quieren, y si tiempo no lo impide.

Saludos.

 
Cornelivs.