"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

sábado, 30 de octubre de 2010

Pozo Alcón

Os escribo desde Pozo Alcón, amigos y amigas. Ya sabeis que es el pueblo de mi mujer y este puente lo voy a pasar aquí. Ayer no me dio tiempo de despedirme de vosotros, imaginaros: prisas, maletas, preparativos del viaje...uf, fue un viernes de locura.

Estoy en un cibercafé, y mi tiempo es limitado, por lo cual me perdonaréis que no os pueda comentar mucho  estos dias de puente.

Es curiosa la historia de este pueblo: Pozo Alcon. Si quereis saber algo mas, podéis hacer click aquí. Perteneció a la villa de Cazorla hasta que, en su momento, se independizó. Aproximadamente viven aquí unas cinco o seis mil personas, es más pequeño que Jódar y, quizás por eso, se vive mas tranquilo, con mas sosiego. Acaso tambien lo que sucede es que vengo mentalizado a descansar y tambien el subconsciente influye. Pero bueno, estoy agusto.

Esta mañana he ido a hacer mis 10 km. diarios, pero no he corrido, sino que he "corri-andado", es decir, andar y correr por trechos, o segun me apetecia. Hoy he ido flojillo. Ha estado chulo, menos exigencia que mi entrenamiento diario, y por una ruta completamente distinta -obviamente- a la habitual. He ido desde Pozo Alcon hasta "El Fontanar" (una pedanía de aquí, donde paso una o dos semanas los veranos), situada a 5 km, donde me he detenido brevemente, y luego vuelta otra vez a Pozo Alcón.

Situado  en las estribaciones de la Sierra de Cazorla, es un pueblo mas frio que Jódar. Solo estamos a 50 km. pero la diferencia de temperatura es abismal: aqui estamos ahora a 6 grados centigrados ahora.  Cuando venimos acá en invierno tenemos que proveernos de bastante ropa de abrigo.

Esta noche nos iremos a cenar con unos amigos nuestros de Huelva (Paco y Mª Carmen), que son oriundos de aquí, hace algunos meses que no los vemos. Tengo pensado hacerle una ofrenda al dios Baco (de quien os hablé hace poco), consumiendo un buen vino de la tierra, de la zona de Campocámara, quizás un Anagil o un Cortijo de las Balsillas. Encima no tengo que conducir, y nos regalarán una hora mas esta noche, de modo que perfecto.

Bueno, amigos y amigas, he leido cuanto antecede, y... ¡parece una carta! En fin, de todo tiene que haber, ¿no? Ahora voy a darme un rapido "garbeo" por vuestros blogs.

¡Hasta la vuelta!

Saludos.

jueves, 28 de octubre de 2010

Todo está consumado

Los jueves, Quijote. Para el grupo de lectura del Quijote en La Acequia.

Estamos a un paso del desenlace final, y un tristísimo y melancólico D. Quijote vuelve a su pueblo, bien diferente del que salió de allí. ¡Quien lo ha visto y quien lo ve! D. Quijote ya  no puede con los encantadores: la realidad ha conseguido vencerlo, y finalmente el caballero de la Blanca Luna ha terminado de rematarlo del todo: entre todos lo mataron y el solo se murió, como dice el refrán.  

Dulcinea ya está desencantada, pero D. Quijote no la verá jamás: interpreta los agueros de la jaula de grillos y de la liebre correctamente. Asi será:  jamás verá D. Quijote a la señora de sus pensamientos. Mientras tanto, Sancho, feliz quizás por traer dinero a su casa (al fin y al cabo es lo que importa)  esta fuerte, de modo que se dedica a consolar lo mejor que puede a su melancólico amo; pero D. Quijote está irreconocible, está…¡completamente hundido!   ¿Qué ha sido de nuestro poderoso caballero andante, inasequible al desaliento, verdugo de los malignos, desafio de todos los encantadores? Hasta lo que un niño le dice a otro, sobre una jaula de grillos, causa mella en su corazón:  ¿Qué ha sido de tu espíritu combativo, Alonso Quijano? 

La tristeza es la nota dominante de este capitulo, pero ni aun asi se olvida Cervantes de hacernos sonreir: Y es de saber que Sancho Panza había echado sobre el rucio y sobre el lío de las armas, para que sirviese de repostero, la túnica de bocací pintada de llamas de fuego que le vistieron en el castillo del duque la noche que volvió en sí Altisidora; acomodóle también la coroza en la cabeza, que fue la más nueva transformación y adorno con que se vio jamás jumento en el mundo."

Y la rueda de la vida sigue girando:  Teresa Panza, que ve a su marido Sancho mas desgobernado que gobernador, lo acepta tal cual; al fin y al cabo trae dinero, que es lo que importa. Todos se van a su casa.

Y D. Quijote se reúne con el bachiller y con el cura (echo de menos a maese Nicolás, el barbero), a quien le cuenta todo lo que sucedió en Barcelona, el año de su paro forzoso y su determinación de hacerse pastor. Pero observo que D. Quijote lo dice sin entusiasmo alguno; esta  triste y cansado, no dice de irse solo a ser pastor, sino que  suplicó  (¿desde cuando un caballero andante suplica?) al bachiller y al cura que lo acompañasen y ademas, lo suplica con toda la humildad del mundo (“si no tenían mucho que hacer y no estaban impedidos en negocios más importantes”), que se fuesen con el a ser pastores.

A regañadientes aceptan el bachiller y el cura, con la aparentemente buena intención de estar cerca de él y que no se les escape. Y cuando el ama y la sobrina protestan con buen criterio, diciendo que le ser pastor es para gente joven y fuerte y nuestro hidalgo ya era viejo y estaba enfermo,  D. Quijote se derrumba del todo,  y se viene abajo:

Callad, hijas —les respondió don Quijote—, que yo sé bien lo que me cumple. Llevadme al lecho, que me parece que no estoy muy bueno, y tened por cierto que, ahora sea caballero andante o pastor por andar, no dejaré siempre de acudir a lo que hubiéredes menester, como lo veréis por la obra.

Impresionante... el ultimo acto está a punto de comenzar y yo tengo un nudo en la garganta.

Saludos.

martes, 26 de octubre de 2010

El triunfo de Baco. Las Bacanales.

Tambien conocido como "Los borrachos". Asi se conoce popularmente a un cuadro pintado por nuestro inmortal Velazquez, para el Rey Felipe IV, entre 1.626 y 1.628. Este cuadro es una de mis pinturas favoritas,  la primera vez que disfruté de su contemplación en el Museo del Prado, me fascinó verlo al natural, en vivo y en directo. En la escena aparecen una serie de borrachos, y el Dios Baco, el Dios del vino y de las bacanales, corona con laurel a uno de los borrachos.

Siempre me ha gustado mucho esta  obra de arte,  que ha ejercido sobre mi un mágico influjo desde mi niñez, por su tremendo realismo. Creo que Velázquez consigue lo que quiere: reflejar en el lienzo el efecto del vino sobre las personas. Aparte del Dios Baco, que es el de la piel mas clara, lo que mas me ha llamado la atención de este cuadro es el impresionante rostro del bebedor del sombrero negro, el que sonríe mientras nos mira y sostiene su escudilla de vino, y el gesto del comensal de al lado, el que parece cuchichearle al oido mientras nos contempla, junto con la expresión del viejo de la capa marrón. Sus rostros están congestionados por el vino, el rostro morado, la nariz roja por los vapores del caldo, y sus ojos lo dicen todo, están borrachos todos, casi les resbala el vino por sus barbillas húmedas. Llevan ya rato bebiendo, y Velazquez refleja el ambiente de modo impecable, como solo los grandes maestros lo pueden hacer. Estoy por decir que  parece que casi se puede oler, literalmente hablando, a vino barato de taberna antigua.

Mientras me deleito contemplando el cuadro, recuerdo a nuestro inmortal Cervantes: “el vino demasiado, ni guarda secreto ni cumple palabra”, os confieso que tengo asociada esa frase con este cuadro desde que tengo uso de razón. Y tambien lo que decian los viejos de mi admirada Castilla la Vieja: “el vino es buen sirviente,  pero no dejes que se convierta en mal amo”.

Las bacanales en la antigua Roma. Y puestos a hablar del Dios Baco, retrocedamos dos mil años atrás. En honor al Dios Baco se celebraban en Roma las bacanales, fiestas en las que se bebia sin limite, y que todos asociamos a una tipica “orgia Romana”, de alcohol, desenfreno y sexo, y asi fue cuando degeneraron las  inicialmente virtuosas costumbres romanas.  Pero al principio,  las primitivas bacanales  (importadas por Roma desde Grecia alrededor de los S. II-III a. C, donde se adoraba a Dionisos, que luego pasó a Roma como Baco),    se celebraban en secreto con la exclusiva participación de mujeres,  cerca del monta Aventino, entre los dias 16 y 17 de Marzo.

Posteriormente la cosa degeneró bastante, pues se admitió la participación de los hombres en los ritos (se conoce que el vino era un licor demasiado exquisito para que solo las feminas pudieran degustarlo en esas celebraciones) y proliferaron mucho estas ceremonias, tanto, que llegaron a celebrarse todos los meses. Incluso se convirtieron en celebraciones muy peligrosas, tanto que  que en el año 186 a.C el Senatus Consultum de Bacchanalibus (Senado Consulto de Bacanales, es decir, un Decreto del Senado) las prohibió en toda Italia, excepto en ciertos casos excepcionales, siempre con la previa aprobación del Senado.

Pero no pudo Roma con estas fiestas, pese al severo castigo infligido a quienes se sorprendía violando este decreto, las bacanales no fueron sofocadas jamás, especialmente en el sur de Italia.

La Iglesia Catolica tampoco pudo sofocarlas, y las sustituyó por nuestro actual Carnaval.

Saludos.

lunes, 25 de octubre de 2010

Curiosidad humana

El hombre siempre se ha interrogado sobre las grandes preguntas. Pero mientras más investiga y profundiza, más consciente es de que le es imposible atrapar la verdad: “Daria todo lo que se por la mitad de lo que ignoro”, decía Descartes.  O como decía Sócrates: “La única cosa que se es saber que nada se, y esto cabalmente me distingue de los demás filosofos, que creen saberlo todo”. Ningun gran pensador encontró respuestas, y yo no voy a ser la excepción.

-Basta ya de tanta cita Cornelivs. ¿A dónde quieres llegar?

-Bueno, hablo por mi mismo, y desde mi propia experiencia. ¿Estoy resignado ya a no saber? ¿Me he hecho ya a la idea de que no obtendremos jamás la respuesta? Digamos que el inexorable paso del tiempo hace que me vaya haciendo ya a la idea. Lo voy asumiendo. Por si fuera poco, Einstein termina de despejar las pocas dudas que pudiera tener, disipando definitivamente mis pocas esperanzas de poder abarcar lo inabarcable, cuando dijo: “¿Qué sabe el pez del agua en la que vive toda su vida?”

-Olvidate Cornelivs…

-Bueno. Pero escucha: nos seguimos haciendo las mismas preguntas. Si algo he aprendido es que nada es por casualidad, es decir, todo tiene su causa: esa curiosidad del ser humano ha de tener su causa; ¡tiene que estar ahí por alguna razón! El ser humano es curioso, y esta curiosidad del homo sapiens sapiens ¿viene de fabrica? ¿Algo o alguien la puso ahí? Tiene que tener una causa, una explicación, un por qué. “Pienso, luego existo”, otra vez Descartes; somos conscientes de nosotros mismos: existimos. ¿Los animales son conscientes de si mismos? 

-Mmm...

-Y volviendo a lo del pez, el pez no es consciente de que vive en el agua, con lo cual no puede preguntarse sobre el agua en la que vive, pero nosotros si nos preguntamos sobre ese agua: pensamos luego existimos, tenemos conciencia de nosotros mismos, y nos preguntamos por todo. Por ello, si esa curiosidad estuviera siempre destinada a no ser satisfecha, quizás la naturaleza la hubiera eliminado hace tiempo, quizás no tendríamos ya ese instinto: la naturaleza o la evolución natural la habría desechado ya como algo inútil desde hace muchas generaciones. ¡Pero no, ahí sigue...!

-No te entiendo, Cornelivs.

-Ni yo tampoco me entiendo, a veces. Quiero decir que lo que hay dentro del ser humano tiene su misión, ¡todo tiene que tener su causa!, ¡Hasta el cabello tiene su razón de ser…! Entonces, ¿por qué nacemos curiosos? ¿Quien nos ha instalado ese sentido de la curiosidad ahi dentro? ¿Por qué no cesamos de preguntarnos,  generación tras generación, el por qué de todo? ¿Por qué, siglo tras siglo y milenio tras milenio seguimos buscando respuestas? ¿Por qué siempre  nacemos y empezamos a vivir con entusiasmo, la vida luego nos produce heridas y nos deja cicatrices, y finalmente morimos desencantados, solos y llorando, lo mismo que nacemos? ¿Alguien nos abrirá los ojos alguna vez?

Por supuesto,  hay que vivir, hay que intentar ser feliz, vivir intensamente cada momento y tomar y gozar los buenos momentos que la vida nos ofrece, por supuesto. “La vida no se ha hecho para entenderla, sino para vivirla”, y estamos de acuerdo.  Pero como hay tiempo para todo, y hoy me funciona el sentido curioso, me pregunto: ¿Por qué tenemos ese sentido de la curiosidad? ¿Quien o qué lo puso ahí? ¿Y por qué está ahi?  Si, en definitiva, el hombre es incapaz de abarcar la verdad, ¿por qué nacemos de fábrica con ese sentido de la curiosidad "instalado", o, al menos, con conciencia de nosotros mismos y con facultad y capacidad para hacernos estas preguntas? 

Saludos.

domingo, 24 de octubre de 2010

Domingo de deporte.

Domingo por la mañana.  Me levanto a eso de las 9,30 y tras desayunar con los mios, me doy un breve paseo hacia el bar Justicia ( a unos 800 metros de casa) con la esperanza de encontrarme allí con Casi y tomarme un  café con el. Mis gozos en un pozo: no hay nadie, parece que soy el primero de la mañana.  Tras el cafe, que por cierto, me ha sabido delicioso, dedico un rato a leer la prensa, empezando por la contraportada del AS, costumbre sacrosanta para todos los que acudimos alli. Salgo del bar, vuelvo para casa y al llegar a la Plaza del Ayuntamiento me detengo brevemente: un magnifico sol otoñal, alto, bello e indescriptible, ilumina el mar de olivos, y eleva la temperatura de una mañana radiante y cálida. Diviso a lo lejos el cementerio, el reventón, y el camino del Paso, mi ruta  mi "circuito" diario de 10 km.

Tenia pensado correr por la tarde, pero es que, por un lado, la mañana era tan extraordinaria  y, por otro,  me apetecia tanto  correr por rutas algo diferentes, que no he podido decir que no a mi llamada interior: dicho y hecho. Llego a casa, me cambio y, ataviado de la guisa que veis en la foto, me voy a  correr.

La ruta ha sido distinta al principio. Hasta el cruce del cementerio hay 1,5 Km por mi ruta normal, pero hoy me he ido por el antiguo camino de Ubeda que es mas largo, atravesando la circunvalación y bajando, hay 5 km justitos. Caliento cinco minutos y me pongo a correr. Los primeros 3 km. son de bajada suave, he ido a un ritmo alegre, cuesta abajo, los recorro  en 13'50", una velocidad  buena. Pero luego me encuentro con 2 km. terribles, de una subida de infarto, que me ha hecho perder todo lo que habia adelantado en los tres primeros.  En las primeras subidas empiezo a sudar de lo lindo, y llego al cruce del cementerio. Me miro el reloj: 27'36".

A partir de ahi, el camino es mas llano, y me incorporo a mi ruta normal de todos los dias, modo que cojo un ritmo mediano para recuperarme de esos dos terrorificos kilometros, y sigo alegre. El sol esta en su cenit y empiezo a sentirme bien, ritmo cardiaco 136 p.m., bueno, que morenito que te vas a poner  para este otoño, Cornelivs. Sigo hasta la curva del "reventón", donde doy la vuelta, y  tras volver al cementerio giro a la izquierda buscando ya los invernaderos. La subida es suave, pero muy larga (2 km), aunque no tan dura como la anterior. Cuando estoy llegando a los invernaderos miro el pulsometro, 142 p.m, bueno, Cornelivs, hoy vas tranquilete, que para eso es domingo, y estas pasándotelo bien. Pero los ultimos 2 km, llanos completamente, me dedico a forzar la maquina un poquillo, y fijaros que cosas, me da por pensar en el par de rubias fresquitas (mahou 5 estrellas, en lata) que me estan esperando en la nevera. Llego a la circunvalacion que es uno de mis puntos de referencia (que uso para medir distancias) y dejo de correr. De ahi a casa, andando ligerillo, para recuperar.

Echo de menos un cirtuito liso, unas pistas buenas para practicar. Aqui en Jódar no las hay, nos vemos obligados a correr por esos caminos, de subidas, bajadas y, en resumen, muy irregulares.  Lo mas llano es la carretera, pero el asfalto es muy duro. Y el caso es que hay mucha afición por el atletismo (algunas tardias, como es mi caso, aunque nunca es tarde para hacer deporte), pero echamos de menos buenas infraestructuras. En fin.

Tomando bien los puntos de referencia, (con un error de mas menos 50 metros), y si mi pulsómetro no me engaña, han sido 11,7 km, en un tiempo de  62'32", y un gasto de 798 kcal.  ¡Esto es estupendo, se te quita el mal humor y todo! Ahora una buena duchita y a escribir un rato googleando en el portatil.

Ha sido una buena mañana. Feliz domigo a todos y a todas.

Saludos.
Pd). Dedico este post a mis amigos  Francisco Navarrete,  Antonio, y  Lander; que me han enseñado, con sus buenos consejos, a correr, mejor dicho, a saber correr bien. Con 43 años,  108 kg de peso y 3 cajetillas diarias de tabaco y vida completamente sedentaria, he pasado, dos años despues, a tener 45 años, con una  abstinencia total del tabaco, y a estar en forma, con 80 kg, que peso actualmente. Sin los consejos que estos amigos me han dado, no habria sido posible. NUNCA ES TARDE PARA EL DEPORTE.

Va por ellos.
.