"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

viernes, 23 de julio de 2010

¡Quieto...!

¡Llegó el tan ansiado fin de semana, que ya era hora...! Y muchos nos estamos preparando para las vacaciones de Agosto. Menos mal. A estas alturas estamos ya un poco cansados ¿verdad? Bueno, unos poquitos dias más y el proximo viernes, pum, puerta y modeño, como suele decirse.

¿Y la imagen de la izquierda? Bueno, pues eso mismo: una imagen que he visto en Internet y que me ha parecido bastante graciosa, de modo que he querido compartirla con todos vosotros con la buena intención de arrancaros una sonrisa en este fin de semana que comienza.

¡Que lo paseis fenomenalmente bien, esteis donde esteis...!

Feliz fin de semana para todos/as.

Saludos.

miércoles, 21 de julio de 2010

Banquete medieval

Estamos en los últimos años del Siglo XIII. Hoy es día 11 de septiembre del año de Gracia de Nuestro Señor de 1.297, y William Wallace (protagonizado por Mel Gibson en la pelicula Braveheart) ha arrasado por completo al ejército inglés comandado por el Conde de Surrey en la Batalla de Stirling Bridge. El ejército inglés ha estado formado por 300 caballeros y 10.000 hombres de infantería ligera.

Esta tarde, William Wallace ha sido nombrado "Guardián de Escocia" y se está preparando un gran banquete esta noche, en su honor, para celebrar esta gran victoria.

Pero, ¿que manjares van a degustar estos poderosos guerreros?

Estamos en la Edad Media, y la inmensa mayoría de la población pasa hambre, solo una élite (la clase socialmente poderosa, como la que asiste al banquete de esta noche) tiene sus necesidades alimenticias cubiertas. Por si fuera poco, la influencia de la Iglesia ha tenido un decisivo impacto en la alimentación de la población, pues durante casi un tercio del año no se puede comer carne, así como tampoco los derivados de animales, como huevo, leche y queso, manjares además, prohibidos en Cuaresma y en Ayuno. El pescado es la excepción, pero los caminos están en tan lamentable estado que si uno no vive a la orilla del mar, lo tiene muy mal para consumir pescado fresco: si acaso, solo salazones.

Grandes mesas alargadas acogen a los comensales, y vemos el incesante trasiego de la servidumbre, atendiendo a las mesas. Nuestros ilustres comensales de esta noche usan principalmente la cuchara, estando la otra mano sin otro cubierto. Pero hoy también emplearán el cuchillo en la mesa, que ha sido incluido por los hospedadores como signo de distinción a los invitados de alto rango que han acudido.

Vemos que los invitados comparten las copas y los demás recipientes donde van a beber, practica común en los banquetes, y no debe de extrañarnos, porque es un privilegio de gran etiqueta; como también lo es partir el pan y también remover en la fuente central de carne que se ha colocado en el centro de la mesa para ofrecer un pedazo al comensal vecino.

La jerarquía se respeta. Los invitados de más baja posición social ayudan en la mesa a los que tienen superior rango, así como los jóvenes a los mayores. Vemos también los ojos de asombro de muchos invitados de clase media: es la primera vez en su vida que probarán manjares como los que van a comer esta noche, y quizás sea la última.

Por cierto, observamos que no hay mujeres entre los asistentes: es algo muy poco común llevar a la propia mujer a estos banquetes. La mujer del hospedador del banquete come en un recinto separado, y podrá unirse al banquete cuando ya esté en su final y los negocios ya se hayan terminado de tratar entre los hombres.

En la mesa también un artilugio nuevo de metal, al parecer sirve para trinchar los alimentos, y es oriundo de Italia. No se conoce mucho, pues su uso aun es muy limitado. Se llama “tenedor”. Muchos invitados lo usaran por primera -y quizás única- vez en su vida esta noche, porque no lo han visto nunca. Otros, más reticentes, seguirán tomando la carne como siempre: el estofado con la cuchara, y el asado, con la mano.

Los mejores cocineros de Escocia se afanan en los fogones preparando las viandas; el olor es muy agradable y francamente apetecible. Los ingredientes fundamentales son el agraz (zumo acido extraído de la uva blanca y de la manzana), el vino y el vinagre; estos ingredientes se combinan mucho con el azúcar, para dar a los platos un sabor distintivo y muchas veces agridulce.

Habrá platos de carnes muy populares, como el cerdo y el pollo, pero estas seran comidas fundamentalmente por los comensales de menor rango. Para los mas altos dignatarios, los que se han sentado en la mesa principal, reservamos la ternera, que es muy poco común, así como también deliciosos asados de aves; cisne, pavo, codorniz, perdiz, y algo difícil de ver en una mesa: cinco deliciosas cigüeñas asadas, embarazadas de dátiles y de manzanas, y rociadas con miel.

De pescados, el bacalao a las finas hierbas y el arenque no faltan en la mesa.

Estos platos están sazonados con especias como pimienta negra, canela, comino, jengibre y los clavos, importados desde plantaciones de Asia y África, especie cara.

Muchos comensales beben leche de almendras, tanto dulces como amargas; si, es uno de los alimentos más empleados en los platos hechos a base de leche, como las sopas, los estofados y las salsas que toman Wallace y sus hombres.

De pan vemos hoy en la mesa nada mas que pan blanco de trigo para todos, el mejor y más caro; no olvidemos la alta calidad de los comensales; además, la ocasión lo merece. Dejaremos para el resto de los días del año el pan de centeno, el pan de cebada, y el de mijo y avena, que son panes mas habituales, más negros y con más salvado.

De fruta hay manzanas, peras, ciruelas y fresas; y también dátiles y naranjas, importados desde Marruecos y el reino de Aragón.

Para beber: grandes toneles de buena cerveza escocesa, y tambien sidra, aguamiel, y la reina de las bebidas por excelencia: el vino, que hoy procede de las viñas del mediodía francés.

Finalmente, el postre. El azúcar es un producto carísimo, tanto que solo en banquetes como el de hoy se puede ver. También tenemos caña de azúcar. Y como no, miel de abejas y un sirope de mosto de uva. Por último, los cocineros le tienen reservada una sorpresa a Wallace: mazapán con anillos de naranja secos.

Por ahora, Wallace y los suyos disfrutan. Escocia es libre del yugo inglés. Dejémoslos comer, beber y gozar esta noche, pues no saben lo que les deparará el destino…

Saludos.

Fuente: wikipedia
.

martes, 20 de julio de 2010

Esa sombra alargada...

Han pasado muchos años. Sin embargo, el recuerdo de aquella profundísima herida aún perdura, porque todavía resuena en tus oídos el eco de los gritos de tu propia alma inundada de dolor. A veces esa remembranza te duele insoportablemente ¿verdad? Pero bueno, ¿no habías pasado ya página? Desde luego que si; pero a mi no me engañas, amigo. Lo veo en tus ojos. Si, ya se que lo intentas, pero me dices que el dolor fue tan insoportable y tiene unas raíces tan profundas que sus ecos, a veces, llegan hasta el presente.

Por eso estás solo, con la soledad del que ha pasado por aquello y conoce que por mucho que intente expresar su dolor, no será comprendido nunca por nadie, a menos que haya bebido del mismo nectar; porque aunque se pueda uno imaginar vagamente el sabor del dolor, nadie conoce su sabor exacto si no lo prueba en sus propias carnes. Ahora estas rodeado de gente que te ama y eres feliz, pero ellos no han pasado por tu experiencia, de modo que no te pueden comprender, y asi se adoba aún más tu soledad: con la incomprensión.

Y como el pasado no se puede cambiar, ahí quedará para siempre, como una perenne losa, como un monumento a la locura y a la sinrazón. Y tiene uno que acostumbrarse a vivir con ello.

Ahora eres moderadamente feliz y te va bien. Y por eso mismo, mientras más mas sabes de la vida y más experiencia tienes, menos comprendes la causa de aquella locura. "¿Por que?" No cesas de preguntarte. Tu tambien tienes hijos y sabes lo que se quieren estas deliciosas criaturas, darias tu vida por ellos, ¿verdad? Claro que si. Por eso tu alma buena no puede comprender el dolor que a tí se te causó. Y por eso, muchas veces, en la soledad de la noche, cuando todo el mundo duerme y el eco del pasado retorna, aun lo ves allí, y no puedes dejar de preguntarte: "¡Maldita sea! Pero ¿Por qué?"

Aunque, ¿sabes? Los que ya se fueron se marcharon vacios, partieron sin conocer la deliciosa experiencia del amor y del intimo placer que te proporciona el ver felices a las personas que amas. Tu si: que te sirva de consuelo, amigo mio. Por ello, ten presente que cada risa franca y alegre, cada carcajada de tus hijos y cada rato de felicidad que les proporciones, constituye tu mayor victoria sobre el fantasma del pasado: tus hijos no pasarán por lo mismo que tu. Y eso te hace verdaderamente feliz. Claro que sí. Estás sembrando amor y eso mismo recogerás. De modo que respira hondo, tranquilizate y relajate.

Y ahora duerme, amigo mio, duerme. Todo pasó.

Saludos.

lunes, 19 de julio de 2010

El primer paso

¿Quieres cambiar el mundo, o al menos ayudar a conseguirlo, amigo mio? Estupendo. Podemos comenzar liberandonos, poco a poco, de las cadenas que no nos dejan ser nosotros mismos, porque como dijo Rousseau, “El hombre ha nacido libre pero por todas partes está encadenado.”

Quizás lo primero que podríamos hacer es algo sencillisimo: recordar lo que es la coherencia. Tan sencillo como eso. Fijate en esta frase de Immanuel Kant, uno de los mas grandes filósofos que han existido: “Pensar es fácil. Actuar es difícil. Actuar siguiendo el pensamiento propio es lo más difícil del mundo.”

-Y tu Cornelivs?

-No se si lo consigo: pero al menos, lo intento francamente dia a dia.

Saludos.