"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

viernes, 27 de abril de 2012

La vida: el maratón mas largo.

Poco a poco los ánimos se van serenando, los niveles de adrenalina van retornando a sus valores normales y la vida sigue. El domingo pasado toqué el cielo con los dedos, en el Retiro de Madrid, tal y como consta en mi entrada anterior. Ahora, con la mente más  fría, me parece mentira, cosa increible y de sueño. ¿Qué ha sido de aquel hombre con sobrepeso -110 kg-, fumador empedernido  de hace solo tres años,  que descubrió el mágico mundo de Internet, que apenas podia trotar cincuenta metros sin asfixiarse, y que tres años despues -foto de la izquierda- deja el tabaco, comienza a hacer deporte y el domingo pasado terminó su primer maratón en Madrid, el primero en el que tomó parte?

Merece reflexión sin duda, tal dato. Sigo siendo el mismo, sigo ejerciendo mi trabajo de Abogado por esos Juzgados y Tribunales que hay repartidos por nuestra geografía; continúo  con mis alegrías y con mis disgustos, con mis días de gloria y mis días oscuros,  exactamente igual que le sucede a todo el mundo. Pero ahora cuento con un buen amigo y un buen consuelo, que antes no tenia: el deporte. Os juro por lo mas sagrado que una hora de ejercicio no solo que relaja enormemente, sino que  aleja muchos fantasmas y muchas depresiones. Es una actividad placentera, da serenidad a tu alegría y hace que se aleje tu tristeza. Al mismo tiempo, conoces a buena gente, variopinta, de diferente clase, condición, opinión y gustos, pero lo hermoso de todo esto es que cuando nos ponemos los pantalones cortos y las zapatillas y los domingos por la mañana nos dedicamos a correr por ahí, unos mas rápido y otros mas lento, lo cierto es que todos somos uno, todos somos un grupo, unidos por la afición, por el gusto por el deporte, el amor al sudor y al esfuerzo de correrse 15 o 20 km de una tacada, tan tranquilamente.

Aunque tampoco es cuestión de obsesionarse con ello: sin perder de vista tu brújula y tu escala de prioridades (lo primero y lo mas sagrado es tu trabajo y familia), el deporte solo es lo que es, un buen amigo, un buen aliado, y máxime teniendo en cuenta que ya tengo 47 años, y que no voy a ganar ninguna carrera: corro por el solo placer de correr y estar en forma. Eso si: tras correr la primera maratón de mi vida y darme cuenta de que he sido capaz de afrontar ese reto, mi espíritu está muy relajado: si las lesiones me respetan (y creo que hasta ahora me han respetado, quieran todos los dioses que asi sea por mucho tiempo), me quedan bastantes kilometros aun por disfrutar del running. Y más vale hacerlo con cabeza: que muchas veces la diferencia entre el placer y el sufrimiento solo estriba en unos segundos por kilometro. Y yo no corro para batir ninguna marca sino, insisto,  solo por el placer de  superarme a mi mismo poco a poco y dia a dia, y batir mi propia marca. Ademas, lo hago cuando mis ocupaciones me permiten.

Tengo 47 años… Lo se. Por eso, como decía antes, el deporte ha de ser un buen amigo, un medio para sentirse bien de salud y en buena forma física; creo que es un buen sirviente, pero no hay que dejar que se convierta en un mal amo: esto es, que llegue a dominarte. Hasta ahí podíamos llegar. Libertad ante todo. Sin obsesiones.

Tengo en mis planes hacer otra Maratón en Otoño, como mucho dos o tres maratones al año. En cuanto a medias maratones (carreras de 21 km), pienso hacer todas las que pueda, pues esa distancia me la hago todos los domingos. Eso sí; tranquilamente, sin prisas, sin agobios, con libertad plena y cuando se pueda; tras el domingo pasado un gran cambio se ha operado en mi, tengo mucho más relax, pues ahora sé de lo que soy capaz,  conozco el alcance de mis posibilidades, y eso me da mucha paz.  Aparte de que el conocimiento te da seguridad: tres años leyendo revistas especializadas sobre running, e investigando en Internet te dan un conocimiento muy aproximado de lo que es esto y de los limites infranqueables para tu salud, enseñandote a ser  juicioso.

La vida, al fin y al cabo, es como una carrera: en la maratón pasada, por ejemplo, había momentos en los que el cuerpo me pedia parar; pero mi mente le ordenaba lo contrario (“¡sigue, he dicho que sigas, no te esta permitido detenerte!”), y muchas veces en la vida nos encontramos con dificultades que hay que superar. A veces tenemos la tentación de detenernos y dejarnos vencer; pero hemos de sacar fuerzas de flaqueza y seguir adelante. Claro, mientras el cuerpo aguante, que no somos de acero.

Obviedad de obviedades es lo anterior: pero que conveniente  resulta repasarlo mentalmente dia a dia. Porque, como he dicho antes,  ¿Qué es la vida, sino una continua maratón, una carrera de miles de kilómetros, una continua batalla sucesiva contra los elementos y contra el destino?

Ahora toda seguir corriendo por el maratón de la vida. Seguiremos sufriendo y gozando, triunfando unas veces y fracasando otras; a veces –usando un simil taurino- saldremos con las dos orejas y el rabo y otras nos tirarán almohadillazos; pero esa hora diaria de deporte (y de bendito relax que me proporciona)  por todos los dioses, que nadie me la quite. Quieran los dioses que las lesiones me respeten.

Por cierto, tengo abandonados vuestros blogs y os pido que me perdonéis. Entre la carrera del domingo pasado y el agobio profesional he tenido un poco abandonado el blog. Os prometo que eso va a acabar: sacaré tiempo e intentaré visitaros con mas frecuencia.

Estaré delgado, pero sigo siendo el mismo, y os sigo queriendo igual a todos.

Con todo mi afecto,

lunes, 23 de abril de 2012

Maratón de Madrid.

Todo llega en esta vida. La larga preparación de 20 semanas para la maratón de Madrid, celebrada ayer, dia 22/04/2012, por fin iba a culminar. Pero, ¿seria dicha preparación suficiente? Mis vibraciones no eran buenas del todo, recuerda, Cornelivs, el parón de Navidad de dos semanas (por el susto cardiaco que luego no fue nada), y el golpe que te diste con la puerta en la rodilla izquierda el jueves santo, 5 de Abril, que desde entonces te ha molestado un poquitín, aunque parece que solo es una tendinitis, nada de rotura, gracias a todos los dioses. Pero 42 km, son eso: cuarenta y dos kilómetros.  Y ciento noventa y cinco metros de añadidura. Si señor: 42,195. Recorrido de la Maratón: clic aquí: http://www.maratonmadrid.org/

Llego a Madrid, capital de España,  el pasado viernes 20, por la noche, acompañado de todos los mios, mujer e hijos. A la  mañana siguiente marcho al Pabellon de la Pipa, en la Casa de Campo, para recoger mi dorsal: el 6916, como podeis ver en la foto. Quedo con mi amigo Lander, maestro con ocho maratones a sus espaldas, que ya era hora de que nos conociéramos personalmente (a  quien mando un fuerte abrazo y a quien debo muchos y buenos consejos).  

Alli me uno igualmente con mis amigos,  compañeros y paisanos de Jódar que han querido ir tambien a Madrid a correr. Por la tarde, la "Pasta Party" nos veis en las fotos:  y...el resto del dia…nervioso. Tranquilo, Cornelivs, es tu primera maratón: disfrutala hombre, relajate. No obstante,  el deseo de ser capaz de terminar la carrera y, si no es mucho pedir, hacer buen tiempo,  no me daba sosiego. Y tras los nervios llega la gran mañana. En la primera foto podeis ver a los miembros del Club de Atletismo de Jódar que decidimos ir a Madrid. Fernando y Maribel corrieron los 10K. El resto (Antonio Lopez, Antonio Parra, Rafael Crespo, Fran Velasco y yo) corrimos la maratón. Y en la segunda me podeis observar con nuestro querido Lander quedé con él en la esquina de C/Villanueva con Paseo de la Castellana, una de las esquinas de la Biblioteca nacional, a escasos cien metros de la salida, Plaza de Colón.
Nervios, dudas, inseguridades, miedos, vaselina para evitar los roces...decido ponerme los calcetines gruesos, tiras protectoras para las rodillas y demás preparativos… todo acabó a las 9,00 de la mañana de ayer, cuando oímos el pistoletazo de salida, 14.000 corredores comenzamos la Maratón. En mi caso…mi primera maratón. Y mis objetivos eran humildes: primero, conseguir terminarla. Y puestos a pedir, bajar de 4h y 15 minutos. ¿Lo conseguirás Cornelivs?
.
Veamos. Salimos de la Plaza de Colón, rumbo al Bernabéu, por la Castellana. No se que me pasa: o es que yo estoy muy fuerte o es que los demás están lentos, creo que es una sensación irreal,  pero siento fuerza y energía  a raudales, bien, además la noche anterior conseguí dormir 7 horas, estoy medio descansadillo. Los primeros kilómetros corremos juntos Lander y yo, casi hasta llegar al Bernabéu, donde nos separamos. Asi llego a la Plaza de Castilla, km. 5. Comienza una leve molestia en mi rodilla izquierda, decido correr alegre, a un ritmo vivo-sabrosón, pero sin forzar demasiado para ir a gusto. Lo dicho: 5,30/Km. Lo consigo: tras la primera subida, viene el llanete, con esos malditos repechones (Madrid es un Maratón duro) rompepiernas que tanto daño hacen. El caso es que conecto mi MP3 y la música viene en mi ayuda: no hay dolor, no hay malos pensamientos, mejor dicho, no hay que tenerlos, hay que tener la mente a ralla: solo correr y disfrutar de la música, de la carrera y del ambiente. No pensar: correr y gozar...y cuando llegue el momento, sufrir.
.
Llego al kilometro 10 y sigo para adelante. Todo bien, suena la musica en mis oidos. Y casi sin darme cuenta,  llego a la primera mitad, aproximadamente por la Puerta del Sol, donde mi mujer me hace la foto que veis más abajo. De tiempo voy fantástico: una hora y cincuenta y cinco minutos. ¿Será posible? Me entusiasmo, pero no me hago ilusiones, Cornelivs tranquilo, se prudente, que te quedan aun otros 21 kilometros.
No obstante, desde el kilometro 25 no me adelanta nadie, soy yo el que adelanta a muchos corredores. Me hidrato bien, bebo en cada avituallamiento, desde el primero hasta el último.  Creo que ese dato fue clave. Cruzamos el rio Manzanares y llegamos a la Casa de Campo,  aquello es precioso, y casi sin darme cuenta llego al kilometro 30. Ahí deberia de presentarse el famoso “muro”, o el llamado “tio del mazo”, pero en mi caso no se presentó, me quedé esperándolo, asi que a seguir corriendo se ha dicho. Km. 33. Salgo de la Casa de Campo, rumbo a la Calle Toledo. ¿Sera verdad que seré capaz de terminar?
Moderación, Cornelivs. Decido mantener el ritmo vivo-sabrosón de 5,30/Km.  Y asi llego al km. 37. En vez del "muro", lo que noto es  una inundación de de alegría, de fuerza, no se de donde salía, lo juro, la rodilla se ha callado, ya no me duele, benditos sean todos los dioses, aunque estoy cansado el cuerpo me sigue respondiendo. Pulsaciones: 145 p/m. Estoy empezando a pensar que podré terminar. Si, estoy empezando a creérmelo.

Llegamos a la calle Toledo, luego las estribaciones de Atocha, para dirigirnos  a la Puerta de Alcalá, km. 41. Me quito por fin los auriculares y oigo los aplausos de la gente, el cansancio empieza a hacerse notar, pero ya solo me queda kilometro y medio, de modo que hay que dar el resto. Contengo como puedo las lagrimas y mi emoción, y sigo corriendo. Y asi, tras saludar a la Puerta de Alcalá, marcho hacia la Meta, situada en el Retiro.

Los ojos se me llenan de agua cuando llego a meta, apenas llegar, dioses…que sensación mas maravillosa e indescriptible..Apenas llegar caigo de rodillas al suelo y me tapo la cara, llorando como un niño, se me caen grandes lagrimones. Algo mas relajado, y habiendo recogido mi medalla,  me hacen la ultima foto, que podeis ver.
.
Llega Lander. Le doy un abrazo y le hago participe de mi alegria y de mi entusiasmo. Porque cuando compruebo el tiempo el pasmo es aun mayor,   para mi espectacular:, he cumplido mis objetivos más que de sobra: 3h, 57’ 30”, TR. No obstante, como salí del 5ª corral (tardé casi 4 minutos en llegar a la línea de salida), mi tiempo  neto (TN), de Maraton, fue ¡¡¡ 3h, 53’ 35”!!!.  No me lo puedo creer. Benditos sean todos los dioses. ¡¡¡Soy maratoniano...!!!
.
Un abrazo para mis amigos Antonio Parra, Rafael Crespo, Oscar Cuevas y Francisco Hidalgo, el nieves. Abrazo enorme para Lander. Un abrazo muy especial, con todo mi cariño, para nuestro maestro y amigo, Antonio Lopez Herrera, a quienes tantos consejos y sabiduria debemos, y a su mujer Maribel. Abrazos y saludos cordiales para los demas compañeros amigos del Club  de Atletismo Jódar.

Saludos.