"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

martes, 26 de abril de 2016

Maratón de Madrid. Crónica fotografica de una maraton disfrutada, con final cervantino.



Llegamos a Madrid, el sábado 23 de Abril por la mañana, un grupo de amigos de Jódar, dispuestos a correr un buen rato por sus calles.  Fran Velasco, Cipriano Ruiz (no esta en la foto) y yo, la Maratón completa; Juanjo,  Pablo Morales, Ana e Inma la media maratón. Llegamos al Ifema, para recoger los dorsales, y nos hacemos una foto con los favoritos para la carrera, que se alojaban en el mismo hotel...¡bueno, que tiemblen... este año vamos a por ellos!


Recogido el dorsal, mi mujer me hace la foto a la salida del Ifema. Nervios, alegria, felicidad, parecia que el domingo iba a ser un buen dia y no nos iba a caer el diluvio del año pasado.


Llegados al hotel, nos damos un p aseo por los alrededores. Luego, por la noche, nos reunimos todos para cenar, el ambiente es estupendo, y pasamos un rato agradable, pero nos acostamos pronto, pues hay que coger fuerzas para la paliza que nos espera mañana.


Despues de cenar, llego a mi habitación, y preparo calzón, camiseta, dorsal y zapatillas. Comienzo a concentrarme en los 42 km que me esperan mañana por la mañana...rezo alguna oración que otra y...¡a dormir! Bueno, a intentar dormir.


Amanece y tras un frugal desayuno, por la mañana marchamos todos a Cibeles, mi mujer y yo llegamos los primeros. Hace un sol esplendido, pero algo de frio. Quedamos con Cipri en Neptuno, pero no lo vemos.  Al poco, llegan Juanjo, Inma, Ana, Fran y Pablo Morales, y mi mujer nos hace la foto que veis. Quedaban 15 minutos para el pistoletazo de salida.


Tras la foto anterior, me da frio,  me coloco de nuevo el chandal  y realizo asi los ultimos ejercios de calentamiento.  ¡Dios santo! la suerte está echada, y cinco minutos despues, ¡Pum! Comienzo  lo que va a ser mi octava Maratón. Paso por la fuente de la Cibeles, le doy un beso a la diosa, y a correr...! Me llevo la camiseta naranja de Juanjo, que me vino de perlas, porque tengo frio, y me la pongo encima de la mia; no le la quitaria hasta el kilometro 6.


Paso por la puerta del Sol. Kilometro 20. Las fuerzas estaban intactas, y yo disfrutaba de la carrera, he tenido muy buenas sensaciones en esta maratón.


Pero Madrid es mucho Madrid...no en vano es la maratón mas dura de España. Llego al kilómetro 32 francamente cansado...¡y aun  me quedan otros 10 km. para terminar...! Enfilo la subida hacia el Retiro, me duelen horrores mis pies y tengo muy sobrecargados los cuadriceps, pero hay que seguir, me acuerdo de Rocky contra las cuerdas, no hay dolor, no hay dolor, animo, hacia adelante... ¡quien te ha dicho a ti que una maraton es cosa facil!  Ademas, nunca se escribió nada de los cobardes,  rememorando en esto a Cervantes, que decia : "que el soldado, más bien parece muerto en la batalla, que vivo en la fuga". Fuerza... y adelante, llego asi al kilometro 41, muy cansado ya,  solo queda un kilometro para la gloria, es la foto de abajo, parece que esto no se va a terminar jamas...!


Y llega la gloria.  Ya dije en mi entrada anterior que la Maraton de Madrid, quizás por ser la mas dura, tiene para mi algo especial,  me emociono de nuevo al llegar a la meta, y culmino una nueva odisea personal más. Esta es la entrada en el retiro, cansado, muy cansado, pero feliz, otra más en el casillero.



Un corredor amigo me hace la foto que veis abajo, mordiendo la medalla, estilo Nadal...apenas puedo andar, pero estoy contento, feliz, dichoso.


Tras el "sustillo" (¿?) y la relajante y reconstituyente ducha en el hotel, nos vamos a comer a un restaurante al lado del Congreso de los Diputados, todos estamos contentos.  A la salida nos hacemos la foto que pueden contemplar vuestras mercedes, al lado de "Daoiz y Velarde", los leones que guardan la entrada del Congreso. Estaban colocados los carteles del 400 aniversario de la muerte de Cervantes. Todos contentos, ha sido un placer vuestra compañía. Nos toca regresar a Jódar.


Pero antes, y justo enfrente del Congreso,   tengo un encuentro inesperado: ¡un mimo, disfrazado de D. Quijote...! No en vano estamos justamente en el 400 aniversario del fallecimiento de Cervantes. Este encuentro me llenó de alegría, no puedo resistir la tentación y me hago una fotografia con mi querido y añorado Alonso Quijano, "el bueno". Me acuerdo de Pedro Ojeda y de la "Olla podrida" que mis amigos de Burgos  gozamos y nos comimos en Ibeas de Juarros (Burgos), donde rematamos esa 1ª Lectura Publica del Quijote que hicimos en su blog  la Acequia.  Un saludo muy cariñoso para Pedro Ojeda y para todos ellos (Myr,  Antonio -de Priego-, Paco Cuesta, Abejita...etc), desde estas lineas.

La foto con D. Quijote fue el magnifico corolario de una Maraton, sufrida (como toda Maraton que se precie), pero gozada  y disfrutada, que no olvidaré.



Datos finales.

Terminar una Maratón completa ya es un logro; pero es que, además, Madrid es una de las Maratones que más  abandonos tiene debido a su dureza. De los más de 15000 corredores/as inscritos/as  en la Maraton, conseguimos terminar la carrera entera  solo 10.359 corredores/as, lo cual supone casi un 30 % de abandonos.

El tiempo del primero (un negro, como siempre,)  fue 2 h 11 min.

El tiempo del  último fue de 6 h 09 min.

(Yo  entre en la general, en el puesto 6336. De los hombres  entré en la Meta del Retiro en el puesto 5.941, de un total de 9.230  que terminamos la Maratón. Mi tiempo fue 4 h 15 m 19 seg. En mi categoria (gente de mi edad), y fiel a mi linea habitual,  entré en el puesto 565 de un total  923 "finishers")

Saludos para todos...!
.

martes, 19 de abril de 2016

Homenaje a esos héroes desconocidos

Los que solemos correr carreras de medio fondo y fondo nos hemos topado con ellos en alguna ocasión, pero para los que no corréis, os diré que no es extraño ver de vez en cuando a corredores como el que os pongo en la fotografía de arriba, si,  corredores (como los demás, con su dorsal y todo) que participan en nuestra misma carrera, y que arrastran un carro o silla de ruedas con personas con alguna minusvalía (hijos, hermanos, etc…).

La primera vez que me topé con estos corredores fue en una de las primeras medias maratones en la que tomé parte.  Los corredores estábamos cada uno pendiente de nuestro ritmo y de nuestro objetivo de tiempo, intentando arrastrar nuestros ya cansados y fatigados cuerpos unos kilómetros más, hasta llegar a la meta.  Como sabéis una media maratón son 21 km, y recuerdo que  iba por el km. 17 o asi,  ya nos quedaban solo 4  para terminar,  cuando he aquí que de pronto me topé con el primero: otro corredor, más joven que yo,  arrastraba una silla de ruedas en la cual viajaba un muchacho, supongo que su hijo.    Llevaba un ritmo muy alegre, y nos sobrepasó con autoridad “Siempre a tu lado, Carlos”, ponía su camiseta en letras grandes,  no lo olvidaré.  Me quedé estupefacto. Si los demás  apenas podíamos seguir… ¿Cómo podía este corredor con sus huesos, y ademas con la silla de ruedas con su hijo?  Ese fue mi primer contacto con uno de estos héroes, recuerdo que llevaba un ritmo endiablado, me adelantó a mí y a  muchos corredores más. No supe reaccionar porque me pilló de sorpresa.

Mi segundo encuentro si que fue mas emotivo, y os cuento: maratón de Madrid 2013, aproximadamente  ya llevaba unos 30 kilómetros, cuando me topé con otro de estos héroes, si, vuelvo a llamarlo héroe, pero esta vez me fijé con más detalle,  era mayor que yo, abundantes canas poblaban su cabeza, y el enfermo de la silla de ruedas, imagino que también sería su hijo,  viajaba  con la cabeza ladeada,  el muchacho tendría sobre unos 14 o 15 años.  Por el kilómetro 30, un corredor de maratón esta ya cansado, y queda lo mas duro de la prueba, los últimos 12 kilómetros,   y ese corredor, más viejo que yo, también nos sobrepasó,  arrastrando su carro o silla de ruedas con su hijo. ¡Son rápidos!

Todos los que ibamos juntos nos miramos estupefactos.  Yo corrí detrás de él unos seiscientos o setecientos metros aproximadamente (no pude aguantar más su ritmo), y con los ojos de agua, le toqué en el hombro, y le dije algo asi como: “ole tus…”.  Se volvió brevemente para mirarme,  y  algo debió de notar en mi mirada, porque me dirigió  una sonrisa de lo mas espeluznante, y solo me dijo: “animo, nos vemos en la meta”.  Yo seguí corriendo,  contemplando con asombro como se perdia por delante de mi, adelantando a unos y otros corredores... Cuando llegué  a la meta del Retiro, lo busqué afanosamente, me hubiera gustado darle un enorme abrazo, pero no conseguí volverlo a ver.

Tras aquellas primeras experiencias ha pasado el tiempo. En  más carreras, pero fundamentalmente en las maratones y medias maratones, me he vuelto a encontrar de vez en cuando con estos titanes, y siempre me ha producido una enorme emoción verlos correr a nuestro lado. 

Prescindo aquí de narraros lo que pasa por mi mente cuando los veo, y guardaré un respetuoso silencio sobre su motivación,  sobre que pretenden, sobre su dolor, y sobre su por qué.

Solo puedo decir que, estén donde estén, estas líneas van en homenaje de todos ellos, junto con mi aplauso  y mi admiración.

Saludos.
.



martes, 12 de abril de 2016

Camino de Madrid.

O mejor debia de titular esta entrada: "Dias de esperanza. Camino de la Gloria. Madrid", o algo asi, porque también este año voy a correr la Maraton de Madrid,  la respetada, temida,  dura e inmisericorde Maratón de Madrid, si, la Maratón sobre asfalto  más dura  de España en mi opinión, pero, quizás por ello, fijaros que cosas tiene la vida, la que más  añoro, la única que me hace derramar  lágrimas de emoción al inicio  en Cibeles y al final en la Meta del Retiro y, por supuesto, la que más quiero de todas.  Que me perdonen mis tres maratones de Valencia (2012, 2014 y 2015), que corrí y recuerdo con enorme cariño, y no me despido de volver por allí; pero la de Madrid tiene algo especial, de modo que, como Ulises, que no pudo resistir el canto de las sirenas, este año de nuevo saludaré a la Puerta del Sol, y correré mi la que será mi 5ª  maratón de Madrid;  una vez mas besaré a la Cibeles de la ciudad que me vió nacer hace 51 años,  si,  de nuevo gozaré y sufriré,  contendré mi emoción,  respiraré profundamente esa brisa que me dio la vida,  y cuando el pistoletazo de salida lo ordene, saldré de nuevo a correr esos 42 kilometros duros y terribles, pero al mismo tiempo amados, añorados... inolvidables.

Cuando terminé la Maratón de Valencia, en Noviembre pasado, nada mas cruzar la línea de Meta me prometí no correr hasta que estuviera totalmente recuperado de mi pequeña mini-lesion, y lo he cumplido; me siento bien, fuerte, bueno, con las típicas molestias de todo corredor (sobrecargas y demás), pero afortunadamente estoy entero y con ganas de correr, la cosa tuvo menos importancia de la que yo temia, y con descanso y buenos cuidados, todo está donde tenia que estar.

Como se apoderó de mi el gusanillo del running... Si no, que se lo digan a ese tipo que era yo, que con 45 años, sobrepeso, y fumador, que no había corrido en su vida, un buen dia se atrevíó a dejar el tabaco y a ponerse a correr, sacando tiempo de donde no lo tiene. Parece mentira… pero asi es. A veces, cuando miro para atrás, todo me parece un sueño, me cuesta trabajo creerlo, y pienso: ¿será posible? ¡Pues claro que es posible, ya lo creo que si! En mi caso lo ha sido y la palabra mágica es esta: constancia. Y conste que solo soy un simple corredor aficionado, con unos tiempos  modestos, que corre por placer, por aficion, no tengo técnica de carrera, ni un correr elegante, y de hecho, corriendo tengo muchos pero que muchos defectos, pero tambien poseo esa virtud, repito,  llamada perseverancia, llámala fuerza de voluntad, si quieres. Para mi, lo es todo, aunque también es necesario un poco de sentido común y de prudencia, y tampoco viene mal aliñar el plato con la experiencia que ya va teniendo uno.

Y por cierto, una pequeña nota, habréis observado que nunca digo el maratón, sino la maratón, lo pongo en femenino, y asi me gusta llamarla, la maratón, como Rafael Alberti  y los  pescadores, que nunca dicen el mar, sino que siempre hablan de la mar.  Ademas, la maratón, como decía mi amigo Lander, es femenina, es mujer, y tomo prestadas sus palabras: "a las maratones, como a las mujeres, no hay que entenderlas, sino  amarlas". Por supuesto que sí.

 En medio de mi programa de entrenamiento de 14 semanas he tenido dos coqueteos con el alquitran: Media Maraton de Baza, el pasado 13 de Marzo de 2016 (1,52,15) la corrí con Juanjo,  Cipriano Ruiz,  Pablo Morales y Fran Velasco; y la Media Maraton de Malaga el pasado domingo 10 de Abril  (1,51,46), anteayer mismo,  ahi hemos ido mas gente, pues además de los anteriores, hay que sumar a Jose Maria,  Tomás, Paco...y alguno mas. Saludos para todos. Os cuelgo las fotos.

Aunque por mucha experiencia que se tenga, la emoción de participar en otra épica siempre está ahí. Y ya se aproxima la hora. Que poco queda ya...Dios mio... solo 12 dias.  El gran momento se acerca, y con él las emociones se desatan, y es inevitable que los nervios afloren tambien, aunque uno va aprendiendo a serenarse y a mantener la calma, como el vino viejo.  Parece que todo va bien físicamente,  espero no equivocarme, toquemos madera.  Me siendo alegre, optimista, contento y feliz, porque solo estar en la línea de salida ya es un premio: tomar parte en la maratón mas dura de España, y no  haberte lesionado por el camino, eso ya es un triunfo, asi que a disfrutar. Pero al mismo tiempo, Madrid es mucho Madrid…es una maratón que se la añora y se la desea, pero al mismo tiempo se la respeta y se la teme;  pero siempre se la quiere...es la maratón de la capital de España,  con una chispa, con un hechizo, con un no se qué...que no acierto a describir, pero que te atrae irremediablemente.  Asi que ánimo, y al toro, este año   también me comeré mi tapita de callos en Sol, y espero que mi amigo Mateo Ruiz Serrano, que, por cierto, también la correrá, me acompañe; todo ello sera si Dios quiere y el tiempo no lo impide.

Que la fuerza nos acompañe.

Saludos
.

lunes, 18 de enero de 2016

Carrera de San Anton... pensando ya en la Maraton de Madrid.

Terminadas las pasadas pascuas (dice el refrán que "hasta San Anton, Pascuas son"), la dura cuesta de Enero se nos echa encima, asi que a seguir adelante, con ánimo, y afrontar lo que venga con espíritu estoico y la máxima fortaleza interior posible.

Tras la Maraton de Valencia, del pasado 15 de Noviembre, necesité casi un mes de tiempo para recuperar mi atormentado talón izquierdo y el tendon de aquiles también necesitó su tiempo de descanso, lo cual  me ha venido fantástico.  Muy recuperado el cuerpo ya, mi quebrantado espíritu también se ha tomado un respiro y asoma en este 2016 mucho más sereno.

Y en esto que llega la Carrera Internacional Noche de San Anton, de Jaén, capital, el pasado sábado, 16 de Enero, donde me veis a la izquierda, muchísimo frio, pero muy agusto rodeado de amigos que hicimos los 10 Km. rodeados de ese dulce aroma de churros fritos, cigarritos de matalauva y las inenarrables antorchas que nos acompañaron durante todo el camino.  Han sido 8000 corredores, récord de participación. Jaén entera se volcó con nosotros, y eso es muy de agradecer.

En fin, que comienza la temporada de running. La conclusión principal es que tras el parón navideño, me siento fuerte, creo que bien recuperado, con ganas de correr  y, afortunadamente, puedo correr sin molestias, gracias a Dios.

Y deportivamente hablando, mi plan para esta primavera, no es otro que el Maratón de Madrid, el próximo dia 24 de Abril de 2016, desafio que acepto con mucha alegria, porque voy a ir a disfrutar al maximo, sin presión, tranquilo, agusto, simplemente correr por el placer de correr.

Si.  Este año....también. ¡Que la fuerza nos acompañe...!

Saludos.
.