"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

viernes, 31 de diciembre de 2010

¡Feliz año nuevo 2011...!

Ultimo dia del año. Acabo de hacer una gestión urgente en el Despacho y he decidido a esta hora, 10,58 min, cerrar por este año, y hasta el proximo lunes, dia 3 de Enero. El resto del dia de hoy, y del fin de semana, me lo tomo libre. Veréis lo que voy a hacer: dentro de diez minutos me voy a enfundar mi ropa deportiva y...¡a correr! Hay que entrenar, que para el proximo 16 de Enero corro la San Anton de Jaén capital (es una 10.000), es una carrera muy popular,  vamos  23 corrdores de Jódar  y quiero hacer un tiempo, cuando menos, discreto. La temperatura que hace hoy aqui es tan agradable que me voy a poner pantalon cortito y todo, va uno más comodo corriendo.

Y esta tarde, despues de comer, marcho a pasar la nochevieja con mi mujer e hijos a su pueblo, a Pozo Alcón, a la casa de mis suegros, de modo que todo este fin de semana estaré fuera y desconectado de la blogosfera. Hay que ver... todos los años se agolpan en nuestra mente las mismas emociones, al menos a mi me pasa: un año menos que nos queda de vida, vaso medio vacio; bueno, tambien es un año más que hemos cumplido y una nueva oportunidad para luchar y, por que no, tener un poco de suerte: el vaso medio lleno. Me atengo a esta segunda opción, de modo que alegria, que esto son dos dias.

Eso si: de todo corazón, amigos y amigas, os deseo que seáis inmensamente felices esta noche, y que en el nuevo año que viene se cumplan todos vuestros sueños; y de no poder ser todos, al menos la mayoria de ellos.

Y que no nos falten estras tres cosas: salud, dinero y amor; que como dice la canción, "quien tenga estas tres cosas, que le de gracias a Dios".  Yo no me puedo quejar, y me considero aún más afortunado, pues cuento con un puñado de gente extraordinaria: vosotros, que me brindais dia a dia tanta compañia, aprecio y afecto. Que los dioses os bendigan a todos.

Cornelivs os quiere, ya lo sabeis de sobra.

¡Feliz año nuevo para todos y hasta la vuelta!

jueves, 30 de diciembre de 2010

De nuevo él


"Una bella ancianidad es, ordinariamente, la recompensa de una bella vida." 

Pitágoras (filósofo y matemático griego, Isla de Samos, 582 a. C. - 507 a. C.).

Saludos.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Tristeza (2ª Parte)

-Quizas sea inevitable sentirse triste; el mundo, tal y como lo conocemos, no nos invita al optimismo. De ahi que Gramsci acuñara su famosa frase: "frente al pesimismo de la inteligencia, el optimismo de la voluntad". Tal y como estan las cosas, yo pensaba que la alegria era un atributo de los inconscientes, o quizás de los que solucionan los problemas a base de negar su existencia o quitarles importancia. Bueno, es un modo de ser como otro, y cada uno es feliz a su manera.

-¿Que la alegria patrimonio de los inconscientes? Que gran error...

-Desde luego que es un error. Pero lo que me despistaba era la manera de enfrentarse a los problemas que tenian estas personas: yo me enfrentaba al problema admitiendo su existencia, tratando de conocer las dimensiones reales del problema (sin exagerarlas ni disminuirlas) y luego buscar las posibles soluciones. Pero ellos no: ellos parecian eliminar los problemas a base de negar su existencia o de quitarles importancia, que curioso...

-Cada vez te entiendo menos, Cornelivs.

-A ver si me se explicar. Parecía como si  algunas personas solucionaran los problemas a base de negar su existencia, se los echaban a la espalda con una alegria increible...era como una especie de automasturbación mental, en mi opinión.

-Ya, y tu, siempre tan riguroso y tan analitico, pensabas que esta gente hacia trampa al negar la evidencia, ¿verdad?

-Si.

-Gran error el tuyo, Cornelivs. Lo que estas personas hacen no es trampa, sino algo mas sencillo y elemental: se enfrentan a las dificultades con actitud positiva.

-Si , ya lo se; pero en el fondo  ¿que es la actitud positiva? Veamos. Los problemas existen, y una dificultad es algo con existencia concreta, ¿si o no? Por otro lado, la situacion que provoca esa dificultad es algo concreto y real, ¿si o no? La relación causa-efecto es algo real y no subjetivo, ¿cierto?

-Digamos que sí.

-Entonces, ¿como se puede eliminar un problema a base de negar la existencia real de la causa que lo ha causado, o de restarle importancia a dicha causa?

-Ahi esta tu error:  no es lo mismo negar la existencia de la causa que restarle importancia. La causa existe, y es algo objetivo; pero no la trascendencia que cada persona le da: eso ya es subjetivo. No confundas lo uno con lo otro, pues lo que para mi es importante, a lo mejor para ti es algo nimio, o al revés.  Te pondre el conocidísimo ejemplo del vaso medio lleno o medio vacio. Digamos que tiene una capacidad de  500 cc para un liquido, digamos agua por ejemplo, y tiene en un momento dado 250 cc, como esta el vaso, ¿medio lleno o medio vacio?

-Es igual. Esta al 50 % de su capacidad.

-Ahora eres tu el que hace trampas, Cornelivs. Respóndeme: ¿esta medio lleno o medio vacio?

-Cada uno lo ve como desea verlo.

-¡Exactamente! Cada cual desea verlo de un modo determinado. ¿lo ves?  El fenomeno fisico es el mismo, ¿cierto? En uno y otro caso, el vaso tiene 250 cc, ¿cierto? Esta al 50 % de su capacidad, ¿cierto?

-Completamente.

-Entonces, ¿cual es la diferencia entre quien lo ve medio lleno y quien lo ve medio vacio? La actitud, el enfoque personalisimo que cada cual le da a la realidad, y ese enfoque no es negar la realidad ni maquillarla, porque el fenomeno fisico es el mismo en uno y otro caso.

-Bueno, tu ganas, ya tenemos la primera causa de la alegria. La actitud positiva. ¿Hay mas causas?

-Si.

-¿Cual?

-La alegria de la persona que da amor. Si el triste, en vez de pasarse la vida rumiando su propia tristeza, se dedicara a hacer la vida mas agradable a la persona o personas que tiene alrededor, no tendria tiempo para sentirse triste: estaria tan preocupado por conseguir la sonrisa de sus seres queridos que no tendria tiempo para rumiar su propia tristeza. Y ahora escuchame, Cornelivs: quizas un hombre triste, en el fondo, solo sea un hombre que, quizás inconscientemente, actua de modo egoista al preferir pensar solo en su propio dolor, negandose a si mismo la posibilidad de ser feliz haciendo felices a los demas.

-"Touché", como se dice en Esgrima. Llevas razón.

Saludos.


domingo, 26 de diciembre de 2010

Tristeza


-Oye, tu siempre pareces estar triste, ¿verdad?

-Oh no, no siempre. ¡A veces no pienso tanto! Aunque creo que es inevitable, ¿no?

-Te equivocas, es perfectamente evitable; de modo que se original, para variar, y sonrie cuando estes triste; llorar es demasiado fácil.  Oculta tu tristeza, arreglate,  vistete  tus mejores galas. Y ten cuidado de no contagiar a nadie y de que no se te note. Que no te gane la partida la tristeza. Gánale tu a ella. No dejes que te arrincone.

-Llevas razón. ¿Asi?

-¡Le Voilà!

(No es fácil, pero al menos...hay que "intentallo")


Saludos. 

sábado, 25 de diciembre de 2010

Henri-Frédéric Amiel

Se llamaba Henri-Frédéric Amiel (Ginebra, 27 de septiembre de 1821-Ginebra, 11 de mayo de 1881) y era un filósofo y moralista suizo.

Yo solo lo conocía de oidas,  por diversas citas suyas de las que suelen verse por la Red;  pero me parecieron tan sabias que en un momento dado me dio deseo de investigar un poco mas sobre él. De modo que me puse manos a la obra, y leí en la wiki que descendía de una familia hugonote que se trasladó a Suiza después de la revocación del Edicto de Nantes (Decreto firmado el 13 de abril de 1598 por el rey Enrique IV de Francia, que autorizaba la libertad de culto, con ciertos límites, a los protestantes calvinistas).

Huérfano desde temprana edad, Amiel viajó mucho, haciéndose amigo de líderes intelectuales europeos, y estudio especialmente filosofía alemana en Berlín. En 1849 fue designado profesor de estética en la Academia de Ginebra, y en 1854 profesor de Filosofía moral. Estos cargos, conferidos por el partido demócrata, le hicieron perder el apoyo del partido aristocrático, que dominaba casi toda la vida cultural de la ciudad.

Este aislamiento le inspiró un libro por el cual todavía conocen a Amiel, su "Diario Íntimo", que, publicado después de su muerte, obtuvo un gran éxito por toda Europa, despertando la simpatía que el autor no halló en vida. Tambien escribió poesia y  tratados sobre Erasmo de Rotterdam y Madame de Staël.

¡Fijaros!  He descubierto también que Gregorio Marañón escribió un libro sobre el, cuyo titulo era precisamente su apellido: “Amiel”. Creo que lo leeré este verano, promete ser muy interesante.

He aquí algunas de las citas de Henri-Frédéric Amiel.

Cuando mi amigo está infeliz, voy a su encuentro; cuando está feliz, espero que me encuentre.

El hombre se eleva por la inteligencia, pero no es hombre más que por el corazón.

Hacer con soltura lo que es difícil a los demás, he ahí la señal del talento; hacer lo que es imposible al talento, he ahí el signo del genio.

Mira dos veces para ver lo justo. No mires más que una vez para ver lo bello.

¿Qué es un espíritu cultivado? Es el que puede mirar las cosas desde muchos puntos de vista.

El amor es el olvido del yo.

Saludos.

viernes, 24 de diciembre de 2010

...y el chocolate espeso.

En mi humilde opinión no deberíamos de juzgar a los demás con nuestros propios patrones.  Porque lo que a mi me queda ancho, a ti te puede venir estrecho, o viceversa. Tampoco deberíamos de atribuir a los demás la finalidad intima que cada uno tiene para escribir: lo que para ti es escribir, o los motivos que tienes para hacerlo,  puede que no coincida con el concepto que yo tengo de escribir ni con mis motivos.Como tampoco la finalidad que cada cual tiene para escribir tiene que coincidir, porque hay tantas como estrellas en el cielo. Y cada uno tiene su propio por qué.

Yo creo que por ello nos equivocamos muchas veces, y yo el primero: porque pensamos, quizas inconscientemente, que los demás escriben teniendo los mismos complejos, opciones, opiniones o finalidades que nosotros, y por ello pensamos, erróneamente, que nos van  a entender a la primera. Y no es así, aunque reconozco que es un error muy común. 

Humildemente entiendo que cada cual puede opinar como desee, tener la ideologia que desee, pensar como le de la gana, escribir con las finalidades que desee (desahogo, denuncia, rellenar su tiempo libre, hacer amigos, inventarse historias, etc...); pero considero un craso error juzgar a los demás con nuestros propios patrones: podemos equivocarnos.

De hecho,  yo me he equivocado muchas veces. Y las que me quedan. Pero tengo una cosa que me caracteriza:  no me gustan los rodeos,  me gusta decir las cosas abiertamente, sin subterfugios. Que el camino mas corto entre dos puntos es la línea recta, y a mi jamás me han gustado los vericuetos. De hecho, algunos de mis mejores amistades en la blogosfera comenzaron con gente que, abiertamente -a veces incluso de modo beligerante- discrepó frontalmente de lo que yo decia. Valoro la sinceridad mas que el oro, y siempre he preferido una verdad dolorosa antes que una mentira piadosa. Y consecuentemente respeto cualquier forma de pensar. Cualquier forma, sea la que sea. "No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderia con mi vida tu derecho a expresarlo", dijo Voltaire, y es una de las frases que tengo en la cabecera de mi blog.

Pero no me gusta que nadie  juzgue a nadie, ni que alguien de consejos que nadie le ha pedido (a no ser que sea alguien investido de la maxima sabiduria),   porque yo no lo hago tampoco, y no presumo de saber, sino de ignorar: hartas veces he dicho que me considero aprendiz de todo y maestro de nada.  Entiendo que todos somos libres para opinar y pensar como nos de la realisima gana, y para expresar llibremente nuestra opinion, claro que si. Pero no para juzgar, a no ser que seamos jueces profesionales, porque una cosa es opinar y otra muy distinta juzgar. "No juzgueis y no sereis juzgados", dijo Jesus de Nazaret. Y me parece perfecto. ¿Quien es nadie, para juzgar a nadie?

Feliz nochebuena para todos.
 

jueves, 23 de diciembre de 2010

Mitad cigarra...

...y mitad hormiga. Y me explico. La frase en si dice esto: "En esta vida hay que ser mitad cigarra y mitad hormiga”. Esta frase popular de mi pueblo, que de niño oí en boca de mi abuelo y de otros  viejos  para mi siempre ha sido una sabia enseñanza. Parece decirnos que todo exceso es pernicioso: la cigarra se dedica a cantar todo el verano y no trabaja, asi llega el invierno y al no haberse proveido de alimento, muere,  lo cual es malo. Por el contrario, la hormiga es el otro extremo: está siempre trabajando, triste vida la suya, porque no disfruta nada, cosa que tambien es mala. Para mi suerte o desgracia, yo tengo mas de hormiga que de cigarra: es lo que me han enseñado. Aunque poco a poco, sin descuidar mi deber ni olvidar que soy un padre de familia, tambien estoy aprendiendo a pasar algunos ratitos como cigarra.

Que curiosa es la experiencia que dan los años. Por ello  los recuerdo con infinito cariño, como a mi abuelo,  que me decia que los años dan experiencia, pero no sabiduria, "porque nadie nace enseñado, nieto" -me decía-, "...yo ya  tengo 87 años y  aprendo todos los dias cosas nuevas".  Mientras más años cumplo,  más lo admiro y lo comprendo. Era lo suficientemente humilde como para no creérselo; que hay viejos que por el mero hecho de serlo ya creen saberlo todo, creyendose investidos de una autoridad que no se han ganado.  El los reprobaba,  recuerdo sus palabras una por una: "...que no por ser mas viejo soy mas listo ni tengo mas razón que nadie, que todos los dias se aprende, y hay tambien muchos de mis años que tontos se fueron a la guerra y tontos vinieron de ella". Parece que lo estoy oyendo. 

De nuevo me doy cuenta de que vivo en un orden muy viejo. Volviendo al tema de la cigarra y de la hormiga. Cuando pienso que la frase antes expuesta  es un invento del siglo XX, me encuentro con la sorpresa de que hace mas de dos mil años, los viejos griegos decian lo mismo. ¿Que no? Oid a Platón:

“El hombre es un auriga que conduce un carro tirado por dos briosos caballos: el placer y el deber. El arte del auriga consiste en templar la fogosidad del corcel negro (placer) y acompasarlo con el blanco (deber) para correr sin perder el equilibrio”.

Saludos.

P.D. IMAGEN TOMADA DE INTERNET.
.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Nueva legislación antitabaco

Saludo con alegría y entusiasmo   la aprobación de la nueva ley antitabaco, que prohibirá fumar en todos los espacios públicos a partir del dia 2 de Enero de 2011. (Para mas información, clik aquí.)

Como ex-fumador, soy comprensivo con los que aún padecen  la esclavitud de la nicotina -yo también fui esclavo del cigarro- y los respeto, que sigan fumando si quieren, pero que no molesten con su humo al projimo que nunca ha fumado o que ha dejado de hacerlo, pues  exijo el mismo respeto para los que ya no somos esclavos de la nicotina.  Defiendo abiertamente la idea de que en caso de colisión entre el derecho a fumar del fumador y el derecho a respirar aire limpio del no furmador, ha de prevalecer el derecho de estos segundos a respirar aire limpio.

No hace España sino sumarse a la -cada vez mas numerosa- lista de paises que prohiben fumar en los espacios publicos. Y dejémonos de alarmismos injustificados, que no se ha hundido en dichos paises el sector hostelero ni mucho menos. Lo que me parece intolerable es que a estas alturas haya quien prefiera asegurar sus beneficios importándoles un pimiento la salud pública.

Respeto al que piense distinto, pero yo pienso asi, de modo que, insisto, celebro por todo lo alto la aprobación esta nueva legislación. Para mi sera una alegria entrar a un restaurante o a otro local público con los mios  y estar un rato agusto respirando aire limpio y puro, sin que tengan que soportar, ni ellos ni yo, el humo del cigarro de nadie.

Ya era hora...

Saludos.

martes, 21 de diciembre de 2010

Bautizo espiritual

Distancia recorrida: 11,5 km. Tiempo empleado: 62 minutos y 55 segundos. ¡No, si al final me veo con Lander y Cia. en la media maratón de Sevilla! Quien sabe...

Cerrado el Despacho a la hora acostumbrada (13,30 horas) me cambio y me voy a correr, y he regresado a las 14,45 horas, una hora estupenda.  Cuando he salido, el sol iluminaba todo; pero está el tiempo tan irregular y desapacible que al salir me he hecho a la posibilidad de mojarme de nuevo (aunque esto ya  casi me da igual,  no me molesta la lluvia para correr siempre que sea una lluvia no muy intensa, claro).  Mis temores se han confirmado,  porque cuando llevaba 6 km. recorridos y me encontraba en el punto más lejano de Jódar, y ya regresando,  el sol me ha dado esquinazo y una  lluvia fina y persistente se ha encargado de que llegue a casa "hecho una sopa", como suele decirse.

Me he cruzado con dos compañeros, los habituales. Tampoco perdonan ni al agua; pero esos si que son galgos de verdad: ¡Que manera de correr! Parece que flotan, ¡Que estilazo! me encanta verlos correr, y no me despido de irme algun dia con los dos, aunque tengo mucho que aprender  aun de ellos. De resistencia ya estoy bien, ahora quiero un poquito mas de empuje, de modo que a primero de Enero quiero empezar con las series. Mi  amigo Faustino tambien sale a diario, llueva, truene o haga sol; pero ese sale mas tarde que yo y no le puedo acompañar, porque a las 16,30 vuelvo al Despacho.

No me desagrada el mojarme, al reves, me ha venido muy bien; ademas luego una buena ducha lo arregla todo.  Pero  reconozco que para los que no practican deporte, puede parecer cosa de locos  (o de muy fanáticos deportistas) el correr bajo la lluvia: ¡a quien se le ocurre!  La lógica parece desaconsejarlo. Y asi me lo manifiestan algunos de mis convecinos.  Y comprendo su perplejidad, porque es incomprensible para un profano en estas lides  el entender lo que siente un corredor en esos momentos, si no tienes costumbre de correr.  Pero alegaré varias razones: Primera, cuando he salido hacia un buen sol, de modo que no busco mojarme ab initio, pero si luego vienen algunas gotitas, bienvenidas sean. Segundo: no se pasa frio, porque el agua hace que suba la temperatura, y no le temes ya a los helazos que te da el raso (cuando el cielo está sin una nube); y Tercero: que tu propio sudor y la ropa de entrenamiento te crea una capa termica protectora, con lo cual vas corriendo tan agustito. Añadire una cuarta razón: me gusta correr, es una delicia.

Pero me faltan palabras: por mucho que intente explicarlo, hay emociones que solo sintiendolas uno puede saber en qué consisten. Probad  un dia a hacer deporte bajo la lluvia, y luego me contais, ¿Ok?  Claro, siempre que sea una lluvia fina y digerible como hoy,  no un auténtico diluvio, es obvio, que en condiciones meteorologicas tan adversas no se debe correr. Es un consejo de un buen amigo.  Haced la prueba. Eso si: si no os fiais ahora, porque es invierno y hace frio, probadlo en la primavera o verano,  si lo deseais, y no os lleveis paraguas: mojaros, sentid el contacto del agua de la lluvia directamente sobre vuestro cuerpo. Y no hace falta que corrais tampoco: andando a paso ligero también va bien.

Salvando las distancias y dicho sea con todos los respetos, el contacto  con el agua de esa lluvia fina...ha sido para mi algo asi como una especie de bautizo espiritual. Es relajante, tonificante,  es algo mágico e  indescriptible la paz que puedes llegar a sentir en esos momentos, el dejar tu mente despejada sin pensar en nada y concentrarte tan solo en lo que estas haciendo: correr. Y como el ritmo de hoy ha sido  tranquilón (138 -139 pulsaciones/minuto de media), mejor que mejor. 

Si decidis probar...ya me contareis.

Saludos.

lunes, 20 de diciembre de 2010

¡Vanidad, pura vanidad! (2ª Parte).

Ayer domingo fue un dia extraño. Un raro desasosiego (aunque viejo conocido mio) me perturbaba. Por si fuera poco, el tiempo no acompañó: lluvia, viento, un clima muy desapacible, y parece que mi espiritu se contagió.

Terminado de colgar ayer mi entrada “¡Vanidad, pura vanidad!”, esa extraña sensación fué in crescendo, por lo cual opté por darme un paseo. Me apetecía irme solo. De modo que bien abrigadito fui a pasear por las afueras de la ciudad.

Las palabras del Eclesiastés retumbaban en mis oídos, me parecía oir al Cohelet, gritando una y otra vez: “¿Que provecho saca el hombre de todo el esfuerzo que realiza bajo el sol?"

Verdades como puños. Nada somos y nada sabremos. Ay que tremendo, Cornelivs, me dice nuestra querida  Abejita, a quien le mando un beso enorme. Naturalmente que es tremendo, querida amiga.

Nada somos y nada sabremos: no podias resumirlo mejor. Lo único que podemos hacer es procurar que este camino sea lo más llevadero posible; viajar por sitios en los que el paisaje sea agradable de ver, frondoso a la vista; aunque la meta nunca sea visible, sin perder de vista que por este mismo camino transitaron ya decenas y cientos de generaciones que nos precedieron: todos murieron y pasaron. Mas ¿donde estan ahora?

Y como siempre,  para mi eterna maldición, soy de los que no se conforman con su ignorancia, y no cesan de preguntarse: ¿pero por qué estoy aquí? ¿pero donde voy? ¿Quién mueve los hilos de mi existencia? ¿Quién maneja la maquina del tiempo? ¿Por qué estamos aquí? ¿Somos una casualidad cósmica? ¿Es verdad que somos producto de la creación de un Padre amoroso, que nos creó a su imagen y semejanza? ¿O no será que fué al reves, y que fuimos nosotros, como decia Nietzsche, los que, en nuestro orgullo, creamos a Dios a nuestra imagen y semejanza?

Espero que esta vida no sea una gran estafa...

De pronto me vi detenido a la salida del pueblo, una lluvia fina me tenia empapado y yo, absorto en mis pensamientos, ni me di cuenta de ello. "¿Por me siento tan pequeño?" Y  me inundó la tristeza, hija de mi ignorancia y de mi impotencia para atrapar esa verdad ten esquiva, que tanto tiempo  (y lo que me queda...) llevo buscando.

Descartes dijo que: “Daria todo lo que se por la mitad de lo que ignoro”. Yo me conformaria con mucho menos, quizas con solo unos gramitos de esa verdad que está ahi afuera...

Pero nuestro amigo Izara a quien mando un fuerte abrazo, vino en mi ayuda con su comentario; si, amigo mio, todo es vanidad,

"....excepto el alma tranquila
que nada llevó a su nido
pues como el viento voló
para acariciar sonrisas.
Vanidad, todo es vanidad,
menos la mirada limpia,
de los ojos que lloraron,
y me ofrecen sus pupilas,
para mirarme al espejo,
Y aferrarme a la vida."

-¡Vive, bebe y goza  Cornelivs! Y no te dejes seducir tanto por tu melancolía: que bastante castigo tenemos ya con lo que tenemos como para, encima, tener que vivir eternamente buscando lo que jamás encontraremos. Pero mucho me temo que no tienes remedio.

Saludos.

domingo, 19 de diciembre de 2010

¡Vanidad, pura vanidad!

""¡Vanidad, pura vanidad!,  ¡Vanidad, pura vanidad! ¡Nada más que vanidad! ¿Qué provecho saca el hombre de todo el esfuerzo que realiza bajo el sol?

Una generación se va y la otra viene, y la tierra siempre permanece. El sol sale y se pone, y se dirige afanosamente hacia el lugar de donde saldrá otra vez. El viento va hacia el sur y gira hacia el norte; va dando vueltas y vueltas, y retorna sobre su curso.

Todos los ríos van al mar y el mar nunca se llena; al mismo lugar donde van los ríos, allí vuelven a ir.

Todas las cosas están gastadas, más de lo que se puede expresar. ¿No se sacia el ojo de ver y el oído no se cansa de escuchar?

Lo que fue, eso mismo será; lo que se hizo, eso mismo se hará: ¡no hay nada nuevo bajo el sol!

Si hay algo de lo que dicen: "Mira, esto sí que es algo nuevo", en realidad, eso mismo ya existió muchísimo antes que nosotros.

No queda el recuerdo de las cosas pasadas, ni quedará el recuerdo de las futuras en aquellos que vendrán después.


... ...

Yo me dije a mí mismo: "Ven, te haré experimentar el placer; goza del bienestar". Pero también esto es vanidad.

De la risa, dije: "No es más que locura", y de la alegría: "¿Para qué sirve?"

Decidí estimular mi carne con el vino, manteniendo la mente lúcida, y dejarme llevar de la insensatez, hasta ver qué les conviene hacer a los hombres bajo el cielo, en los contados días de su vida.

Emprendí grandes obras: me construí mansiones y planté viñedos; me hice jardines y parques, y planté allí toda clase de árboles frutales;

me fabriqué cisternas, para regar el bosque donde crecían los árboles;

compré esclavos y esclavas, y algunos me nacieron en casa; poseí también ganado en abundancia, más que todos mis predecesores en Jerusalén.

Amontoné además plata y oro, y tesoros dignos de reyes y de provincias; me conseguí cantores y cantoras, y muchas mujeres hermosas, que son la delicia de los hombres.

Llegué a ser tan grande, que superé a todos mis predecesores en Jerusalén. Sin embargo, la sabiduría permanecía siempre conmigo.

No negué a mis ojos nada de lo que pedían, ni privé a mi corazón de ningún placer; mi corazón se alegraba de todo mi trabajo, y este era el premio de todo mi esfuerzo.

Pero luego dirigí mi atención a todas las obras que habían hecho mis manos y a todo el esfuerzo que me había empeñado en realizar, y vi que todo es vanidad y correr tras el viento: ¡no se obtiene ningún provecho bajo el sol!

Entonces volví mis ojos hacia la sabiduría, hacia la locura y la insensatez. Porque ¿qué hará el sucesor del rey? Lo mismo que ya se había hecho antes.

Y vi que la sabiduría aventaja a la insensatez, como la luz a las tinieblas: el sabio tiene los ojos bien puestos, mientras que el necio camina en tinieblas. Pero yo sé también que a los dos les espera la misma suerte.

Y me dije a mí mismo: si la suerte del necio será también la mía, ¿para qué, entonces, me hice más sabio? Y pensé que también esto es vanidad.

Porque no perdurará el recuerdo ni del sabio ni del necio: con el paso de los días, todo cae en el  olvido. Así es: ¡el sabio muere igual que el necio!

Y llegué a detestar la vida, porque me da fastidio todo lo que se hace bajo el sol. Sí, todo es vanidad y correr tras el viento. 

... ...

Todo el esfuerzo del hombre va a parar a su boca, pero el deseo no se satisface jamás.

¿En qué aventaja el sabio al necio? ¿Qué ventaja tiene el pobre que sabe enfrentarse con la vida?

Vale más lo que se ve con los ojos que lo que se imagina con el deseo. También esto es vanidad y correr tras el viento.

Lo que existe, ya ha sido llamado por su nombre. Ya se sabe lo que es el hombre, y que él no puede entrar en pleito con aquel que es más fuerte que él.

Donde abundan las palabras, aumenta la vanidad, ¿y qué aprovecha eso al hombre?

Porque, ¿quién sabe lo que es bueno para el hombre en la vida, durante los contados días de su vida fugaz, que él pasa como una sombra? ¿Quién puede, en efecto, indicar al hombre lo que habrá después de él bajo el sol?""

Libro del Eclesiastés. Diversos fragmentos.

Saludos.


sábado, 18 de diciembre de 2010

Robots

Que curiosas son las cosas humanas.

Cada dia, a medida que avanza la ciencia, los robots tienen  más propiedades humanas y parecen querer igualarse más a nosotros.

Por el contrario,  nosotros parecemos seguir una evolución inversa: cada dia parecemos asemejarnos más a ellos...

Saludos.

viernes, 17 de diciembre de 2010

FELIZ NAVIDAD

Ahora si que hace frio de veras por este Sur de la tierra que me vió nacer. Me alegro enormemente de haber cogido esta mañana la boina-chapela que me regaló nuestra querida Myr pues,  ataviado de esta guisa, este larguirucho  que os escribe ha andado esta mañana por un gélido Jaén. Pero insisto, hace mucho frio, cuando iba para allá me ha patinado el vehiculo una vez, afortunadamente sin consecuencias, debido a la existencia de placas de hielo en la carretera, a la altura de Jimena, lo cual me ha hecho aminorar la marcha. Afortunadamente, al salir el sol, se han desecho rapidamente y he llegado a Jaén y he regresado sin consecuencias. Todo bien.

Y la vida sigue. Otro año más se aproximan las Fiestas Navideñas y su tipica parafernalia, y haremos balance del año. 

Este año 2010 ha sido un año bueno, para mi. Digamos, para simplificar, que soy moderadamente feliz, con lo cual, visto lo visto y como está el patio, no me puedo quejar, sinceramente.  El trabajo me va bien, la familia idem eadem idem, y de salud no me puedo quejar (hoy mismo he corrido mis 10 Km en 53 minutos y medio, eso es vocación, con el frio polar que hace ahora por aqui). Y aunque tambien hay zonas de sombras, como en todo,  la mayor parte del paisaje esta, afortunadamente, iluminado.

Ha habido de todo: buenos momentos, regulares y malos. El año comenzó con la incertidumbre de la crisis económica y poco a poco los fantasmas se fueron alejando: todo ha ido bien, y terminó el año con un acontecimiento, para mi extraordinario: la inolvidable, felicisima y nunca alabada como se debe comida quijotesca en la gratisima compañia de Maese Pedro Ojeda & Cia, velada feliz y amena donde las haya, en la cual disfruté enormemente. Tuve la inmensa suerte de estar dos dias con ese maravilloso grupo "quijotesco-acequiano"  (un abrazo enorme para todos/as y cada uno de vosotros/as). Y ademas: he descubierto un vino de categoria, ¿verdad querido Paco Cuesta?, con el cual pienso brindar de lo lindo en esta Nochebuena y Nochevieja, bebiendo Ribera del Duero a la salud de todos vosotros. Pero tengo una duda terrible: ambos Viyuelas estan riquisimos, y no  se cual me gusta mas: si el 3 +3 o el 10, cada uno en su estilo son algo divino, de modo que para que nadie se ofenda, me tomaré los dos.  :))

Y a todos los demas, mis queridos amigos y amigas bloggers que me seguis, y que sois fieles a este blog: los dioses os bendigan, gracias por vuestro afecto y  por vuestra paciencia en leer a este pelmazo que os escribe.

De modo que os deseo, a todos/as, una MUY FELIZ NAVIDAD, queridos/as bloguers amigos que me seguis, a los que me comentais, a los que no me comentais, a los esporadicos, a los fijos, a todos, y en general, a toda hombre/mujer bueno, y de buena voluntad, que lea estas lineas, le deseo, muy sinceramente,  y con todo mi cariño, que pasen unas Felices Fiestas en compañia de todos los suyos.

Saludos.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Gracias

Sigo hasta arriba de trabajo y, vistos vuestros cariñosos comentarios de animo y apoyo, en vez de contestaros uno a uno, he decidido hacer esta entrada para daros las gracias globalmente a todos. A todos. Doy por zanjada la polemica sobre la entrada "una breve carta", no hay que darle mas vueltas al tema: no merece la pena. Aunque esta bien que pasen estas cosas: siempre es bueno atravesar dificultades y navegar por peligrosos rápidos: si lo superas llegas a terrenos mas despejados.

Asi es. Paso, pues, página.

Me siento muy animado, pero agobiado por el trabajo, de modo que, os lo repito, gracias a todos por vuestros comentarios y por vuestros animos. Quizas este fin de semana pueda postear algo, ya veremos.  

Y por cierto, visto el comentario que en la entrada anterior me deja un nuevo seguidor, un tal  Francois de la Carmogne, a quien no tengo el gusto de conocer, le doy mi  bienvenida a esta su casa, al tiempo que le mando un  saludo. Respondiendo a vuestros emails, os diré que no lo conozco, ni sé quien es.  Y desde luego, despejo vuestras dudas: no soy yo: bastante ajetreado estoy con mi trabajo, con mi familia y con los ultimos acontecimientos como para dedicarme ahora a hacer otro blog. Acabo de volver de un juicio, ayer me acosté a las 2 de la mañana preparándolo, y mañana tengo otro.

En todo caso, repito que es bienvenido a este blog. El tiempo lo aclarará todo;  puede que sea un seguidor de estos, esporadicos, de los que vienen y luego se van. Si permanece: bienvenido sea.  Si marcha, bien ido sea igualmente,  porque nada es eterno; que, en fin, esto es la blogosfera.

Os quiero amigos.

martes, 14 de diciembre de 2010

Paréntesis

Se me ha juntado todo.  Por un lado, acumulación de trabajo. No dispongo apenas de tiempo. Y en segundo lugar, el comentario que a última hora de la tarde me hace una persona ajena a la blogosfera, (ni remotamente  me lo esperaba,  precisamente de esa persona, la verdad) me obliga, con todo el dolor de mi corazón, a suprimir mi anterior entrada Una breve carta, aunque  me afirmo y ratifico íntegramente en todo lo que dije allí. Y está fantástico ser uno mismo y decir lo que uno siente: pero no a cualquier precio. En cuanto a vuestros comentarios a dicha entrada,  os respeto y os quiero demasiado como para suprimirlos, con lo cual quedan incólumes.

No. Definitivamente no. No somos libres para escribir en Internet lo que deseemos. Por mucho respeto que mostremos hacia cualquier idea, pensamiento y persona: ser sincero en un medio público es, cuando menos, complicado.

Bien, Cornelivs. Aprendida la lección. Allí donde fueres, haz lo que vieres. No, si al final tendrán razón estos refranes; de modo que dejemos que la individualidad se disuelva en la masa.  Otro: Nadie es profeta en su tierra. ¿Que te habías creído, Cornelivs? ¿Desahogarte en un medio público donde te pueden leer tantas personas? ¿Dar rienda suelta a tu franqueza para que luego, quienes menos te imaginas,  te malinterpreten, te acosen, y te acusen de esto, de lo otro y de lo de más alla? ¡Oh, incauto atrevido…! ¡Anda y que inventen ellos...!

A todos gracias amigos. Bipo, Asun...¡os quiero! Volveré pronto, no os preocupéis.

Saludos.

lunes, 13 de diciembre de 2010

Post data para una breve carta.

Cuando ayer publiqué mi entrada, algo me decía que no tendría muchos comentarios, y así ha sido. Quizás muchos de vosotros os sentiríais algo incómodos al tratarse de un tema de estas características. Lo que no me imaginé es los correos tan amables que he recibido, los cuales agradezco. Muchos están cargados de frases de ánimo; otros de cariño, y algunos me avisaban que no comentarían quizás por ser algo complicado, y lo comprendo perfectamente. Por supuesto que agradezco todos vuestros correos electrónicos, todos... y en cuanto a vuestros comentarios, exactamente igual.

Pero ¿había que escribir de sobre este tema en un blog? Muy sencillo: ya dije desde el primer momento que para mi un blog no solo es un medio idóneo para hacer amigos, sino también  un vehiculo de desahogo: cuando por las noches, con el sereno, todos los míos duermen y me pongo a escribir mi alma se desahoga. En un blog puede uno (con el debido respeto a todo pensamiento, idea y persona) escribir de todo, de modo que si no pudiera escribir libremente en mi blog  lo que yo quisiera -que para eso es mío-, perdería para mí gran parte de su sentido. Salvando las distancias, seria como un niño al que le regalan un juguete pero luego no puede jugar con el: ¿Para que lo quiere? Absolutamente para nada. Mejor tíralo, y a otra cosa, mariposa.

Otra cosa distinta es la multitud de ojos que leen nuestras entradas. Publicado algo en el blog se convierte automáticamente en algo público: es del dominio de todos. Muchas veces tal cuestión ha frenado mi lengua, y pugnaba mi deseo de escribir y de relatar cosas y desahogar emociones, con la cautela que te producía el no saber quien leerá esto. Afortunadamente, tal conflicto interior ya pasó: desde el momento en que se escribe algo, uno es responsable de lo que escribe, con todas las consecuencias; y así lo asumo. Y he de ser fiel a mis amigos, no puedo engañaros, aunque antes que nada, he de ser fiel a mi mismo.

En la entrada anterior yo relaté, grosso modo, lo que yo pensaba sobre el tema. Otra cosa son mis sentimientos, mis más profundos e íntimos sentimientos: éstos me los reservo para mí, y se que lo comprendéis. Aunque no rehuyo hablar del tema, en absoluto. Y asi, me propongo con esta entrada sentarme a reflexionar en voz alta con vosotros, no ya de mi caso en si, sino desde una perspectiva global, en general  porque si el futuro esta en nuestros hijos, creo que su educación es algo que debemos de cuidar, y no solo eso, sino tambien su salud emocional; que una educación integral no consiste solo en acumular conocimientos.

Vuestros comentarios son respetuosos y comprensivos, y lo agradezco. Pero creo deterctar dos corrientes de opinión: una, de Montserrat Sala, se que me ha hecho el comentario con cariño y afecto, y se lo agradezco, pero no lo comparto. El otro es el comentario de Hada Saltarina, con el que estoy totalmente de acuerdo. Porque en mi opinión, toda generalización es perniciosa: hay casos y casos, causas y causas, circunstancias y…circunstancias. Me propongo en sucesivas entradas (espero que el tiempo me deje hacerlo,  hoy imposible) hacer hincapié en algunos de los errores que los padres solemos cometer en la educación de nuestros hijos, que aquí no se salva nadie, y obviamente yo tampoco.

Ser padre/madre es fácil: cualquiera lo puede ser. Es un acto biológico. Saberlo ser…eso ya es otra cosa completamente distinta. Tener muy clara la diferencia entre los terminos progenitor y padre se me antoja, sencillamente, fundamental, y necesario punto de partida para comprender mi modo de pensar. Insisto: hablo en general. Un padre/madre siempre será un padre/madre, solo si ha sabido serlo, actuando como tal.  De ello ya hablé aquí.

Presupuesto lo anterior, la idea que os planteo hoy es esta, y estoy completa y absolutamente convencido de ello: ser madre/padre no confiere a nadie  “patente de corso” para abusar de su prevalimiento y colocarse en una atalaya desde la cual actuar aleatoria e impunemente sin dar explicaciones, encubriendo los propios defectos,  falta de argumentos  ú otras carencias bajo el báculo de la autoridad paterna (“¡porque lo digo yo!”) y actuar conforme a sus intereses. ¡Seamos sinceros, por favor! A veces (y el que esté libre de pecado que tire la primera piedra) los padres hemos abusado de nuestra posición de padres para asignar determinados comportamientos a nuestros hijos o imponerles determinados puntos de vista “-¿Por que tengo que hacer eso, papa/mama? -Porque soy tu padre/madre, y no hay mas que hablar” ...Y una mierda.

Mi humilde punto de vista es que es mejor razonarlo, conversarlo con los hijos; si verdaderamente lo sabemos hacer, lo convenceremos. Y si no, ordenémoselo de todos modos si queremos, pero al menos intentemos dialogar y razonar con el hijo porque tienen derecho a saber el "por qué" aunque no lo compartan, pero respetando siempre su personalidad. Yo, maestro de nada y aprendiz de todo, al menos estoy intentando educar a mis hijos inculcándoles valores éticos, ayúdandole a fomentar su autoestima, e intentando granjearme su cariño, porque soy consciente de que el resto me vendrá por añadidura. Y siempre tengo presente algo: que esto no es el ejército.

Y si tenemos defectos, que todos los tenemos (y a lo mejor yo mas que nadie) pienso que lo mejor que podemos hacer es reconocerlo abiertamente, incluso ante nuestros hijos si es preciso: no perderemos ninguna autoridad con ello, al revés, la ganaremos, y les enseñaremos a saber rectificar. “Cualquiera puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él”.  De nuevo Cicerón.

Alguien me pregunta que si conocí bien a mi padre. Le responderé con una breve anécdota. Dos o tres años antes de fallecer, hablando un día con él del pasado, me dio algunos consejos: le gustaba aconsejarme cuando yo se lo pedía, si bien me indicaba siempre: “y ahora medita bien mi consejo antes de actuar, y si no te convence, deséchalo, actúa siempre por ti mismo”. Pues bien, es el caso que en cierta ocasión mi padre se emocionó al rememorar ciertos sucesos de su juventud, y rompió a llorar. Me dijo que lamentaba profundamente haber actuado de determinada forma, y que reconocía que se había equivocado. Reconoció muchos errores. Y no por ello menguó su autoridad ante mi: antes al contrario, me pareció mas grande aún. Y admitía la posibilidad de haberse equivocado en mas cosas.

Y algo muy importante: estoy firmemente convencido de que  no por ser padre lo tengo todo hecho. De eso nada. Ser padre no es un titulo académico, sino una obligación diaria: si quiero el cariño de mis hijos tendré que ganármelo yo. Porque siempre seré progenitor; pero ser padre, saberlo ser, es una asignatura difícil, en la cual hay que esforzarse todos los dias. Si; quizás deberíamos de cuidar de ganarnos el amor y el cariño de nuestros hijos, y no tanto su respeto, porque yo pienso que el cariño normalmente trae aparejado el respeto.

Pero no necesariamente sucede al revés. Porque siempre se respeta a quien se ama. Pero no siempre se ama a quien se respeta.

Saludos.

domingo, 12 de diciembre de 2010

sábado, 11 de diciembre de 2010

La fuerza del optimismo

La vida te va enseñando a no quejarte de lo que no tiene remedio. A comprenderla y a aceptarla. A aceptar que venimos a este mundo a pasar de vez en cuando buenos ratos, pero también los inevitables sufrimientos y pesares. Y no por mucho llorar o por mucho quejarse se terminan los problemas, que se empeñan en no irse.

El pasado fin de semana, en la comida quijotesca de gratisimo recuerdo, hablaba de esto con Pedro Ojeda, la noche  antes de regresar a mi tierra, paseando por un helado  Burgos. Si,  querido amigo,  asi es:  tenemos que volver a los clásicos, quizás sea una buena manera de reencontarnos con nosotros mismos. Nos perdemos en medio de tanto libro nuevo sobre modernas tecnicas de autoayuda, y no nos damos cuenta de que todo está ya escrito. No os costara ningun trabajo recordar quien escribió esto:

Se marchíta la virtud si no tiene adversario, y se conoce cuán grande es, y las fuerzas que tiene, cuando el sufrimiento muestra su valor. Sábete, pues, que los varones buenos han de hacer lo mismo, sin temer lo áspero y difícil, y sin dar quejas de la fortuna. Atribuyan a bien todo lo que les sucediere; conviértanlo en bien, pues no está la monta en lo que se sufre, sino en el denuedo con que se sufre.

Júzgote por desgraciado si nunca lo fuiste: pasaste la vida sin tener adversario; nadie, ni aun tu mismo, conocerá hasta donde alcanzan tus fuerzas…

Fue Lucio Anneo Seneca. Aparte de mi añorado y querido padre, ya sabeis que considero a Seneca y a  Cervantes, como mis otros dos padres “literario-adoptivos“ , vaya palabrita que me ha salido.

Hay que animarse en medio de las dificultades. Hay una frase anónima que dice esto: “sonríe cuando sufras: llorar es demasiado fácil”. ¡Animo! Que no nos coman los problemas, mejor nos los comemos nosotros a ellos.

Y por supuesto que no somos maquinas insensibles; es humano sufrir y sentir dolor ante las dificultades. Pero afrontar las cosas con ánimo positivo y esperanza, siempre merece la pena. ¿Quereis un consejo de un amigo? Leed a Seneca el proximo verano.

¡Ay, Cornelivs! ¡Cuánto trabajo, lagrimas y tiempo te ha costado  aprender la virtud de la coherencia, a fin de poner en práctica lo que recién acabas de escribir! ¿Verdad? En fin, gracias a los dioses que  lo estás consiguiendo.

Saludos.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Cinco minutos.

Cocina de mi casa. Ocho de la mañana. Una de mis maneras de empezar bien el dia es comenzarlo con un buen desayuno “made in Jódar”, y normalmente, o sea, casi a diario se trata de una buena tostada con ajo y aceite de oliva virgen extra (el oro liquido de Jaén). Os cuento como la preparamos aquí. A la tostada le restregamos un ajo crudo, luego la regamos bien con aceite de oliva virgen extra (no hace falta asesinar a la tostada con el cuchillo, costumbre que a mi no me gusta porque, obvio, el pan ya de por si es poroso y absorbe rapidamente), y le añadimos un poquitin (“engañarlo” solo) de pimentón dulce, y un poquito de sal gruesa. (Ojo: no tiene el mismo sabor que la sal fina. Haced la prueba y lo comprobareis, la gruesa sabe mejor, para mi, claro).

El sabor es algo extraordinario e inenarrable.

Abro la puerta del patio para comprobar el tiempo: radiante cielo azul, y 20º C de temperatura. En esto que mi querido Piolin, mi jilguero, comienza a cantar, pero a cantar con ganas, con alegria: el pajarito ha saludado este clima cálido de Diciembre con gozo. Tanto ha sido asi que me ha contagiado su entusiasmo y he decidido salir con mis viandas (tostada y colacao, más  un café solo de “postre”) a la mesa del patio, de modo que he desayunado allí. He sentido paz oyéndolo cantar. Solo han sido cinco minutos, pero os juro que me han alegrado el comienzo del dia.

Luego, mientras me cepillaba los dientes y me arreglaba para salir a la calle, he pensado que muchas veces hacemos las cosas maquinalmente: no nos concentramos en lo que estamos haciendo. Vivimos tan estresados que apenas tenemos tiempo para apreciar y valorar las pequeñas cosas: el canto de un pajarito, el perfume de una flor, esa sonrisa que ese amigo/a te da cuando lo pasas mal, ese sol radiante que te da en pleno rostro y que te alegra el corazón…vivimos tan apesadumbrados y agobiados por tanta y tanta preocupación económico/laboral y hacia el futuro, que no gozamos de los pequeños detalles que la vida nos ofrece, no nos enteramos de que la vida nos hace continuos guiños que nosotros nos empeñamos en ignorar: estamos demasiado ocupados en otras cosas como para detectarlos. Y a fuerza de ignorarlos, hemos terminado por no saber apreciarlos. ¡No tenemos tiempo!

¿No tenemos tiempo? ¿O acaso es que este mundo infernal y descarnado nos ha conducido a que perdamos la sensibilidad necesaria como para valorar esos pequeños detalles?

Fijaros que tonteria: que poquita cosa son cinco minutos ¿verdad? Apenas nada.  Podrá parecer algo nimio, pero esos cinco minutos de rico desayuno, oyendo cantar a mi jilguero…han merecido la pena. Ya lo creo que si. Pero hace falta eso: dedicarle cinco minutos.

¡Que solo han sido cinco minutos!.

Saludos.
 

jueves, 9 de diciembre de 2010

Muñecos

-¿Te acuerdas de los muñecos de feria, que habia que derribar con una bola de goma, y si caian los tres conseguias el premio? Pues cada vez que veo las fotos de nuestros politicos en la prensa, me acuerdo de esos muñecos y,  de veras, me dan ganas de tirarles bolas de goma. Te lo juro.

-Comprendo. A mi me pasa igual. El problema está en que quizás perdemos mucho tiempo criticandolos, y eso a ellos "se la trae al pairo", como suele decirse: les da igual. O quizás peor: puede que sea eso lo que a ellos les interesa. Es como si dijeran: "Votame, y luego dejame tranquilo, ciudadano X, olvidate de  nosotros hasta dentro de cuatro años, no nos molestes." Quizas les estamos haciendo el juego. Yo les tiraria algo mas que bolas de goma: algo que les hiciera mas daño.


-Como...¿que?

-Quizas debieramos idear mecanismos para que no se sintieran tan cómodos; para tenerlos mas controlados y que respondieran más frecuentemente de su gestión. Quizás el sistema democrático debiera de arbitrar nuevos mecanismos de control mas efectivo, a fin de que todos los ciudadanos fuesemos libres todos los dias, y no solamente un dia cada cuatro años: el dia de las elecciones. Y no solo eso.

-Algo mas?

-Si; hacer que el ciudadano vuelva a enamorarse de la politica, del noble oficio de la politica, que en el fondo fue y sigue siendo un noble arte. A pesar de la existencia de politicuchos de tres al cuarto. Destestemos a los malos politicos: no a la politica.

Saludos.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Cercanías lejanas/ Lejanias cercanas.

Hay lejanías tan cercanas que casi las puedes tocar,
Quizás porque las llevas en el corazón.
Y muchas cercanías tan lejanas que apenas las ves,
como dos caminos paralelos que, 
cercanos siempre, jamás se encuentran.
¿Como puede ser, oh viejo dolor,
que quienes están mas cerca estén mas lejos?
O como dice la cancion:
“...a miles de kilómetros entre mis brazos.
Y sin embargo, ¡que bello es vivir!
aunque el corazón, de vez en cuando, te duela; 
que hay dias de amigos, vino y rosas,
bellos amaneceres y espectaculares atardeceres,
momentos de  amor, de dulce lujuria  y de pasión,
y todas esas bellas cosas,
que nos recuerdan que, afortunadamente,
una vez estuvimos vivos.
Y... ¡que suerte! Aun lo estamos...

 Saludos.

martes, 7 de diciembre de 2010

Preguntas

Cada vez que leo a Antonio Machado y en una puesta de sol contemplo “le soleil de mon enfance” siento una indescriptible tristeza, mezclada con la emoción que me produce la belleza de sus versos.

Si, te acostumbras a vivir con ello. Lo aceptas, lo asumes. Cuando llegas a la conclusión (con el debido respeto a toda creencia) de que no existe premio ni castigo futuro, se te caen muchos esquemas, porque no tienes motivos para temer castigo, ni tampoco para esperar premio. Vienes aquí, y un buen dia te vas, y punto. Y con este panorama, tener aún principios morales o éticos se convierte en un verdadero acto de heroísmo; pero actuar conforme a esos principios constituye ya una verdadera epopeya. Si nada te impide cometer el mal, ni nada te impulsa a hacer el bien, ¿por qué eres bueno? ¿Porque lo eres o porque quieres serlo?

Quizas por huir del sufrimiento: llega uno a la conclusión de que dando amor se es mas feliz. Yo estoy completamente convencido de ello.  (Se me quedó esta pregunta en el tintero, Pedro, como tantas otras). De ahi mi admiración, casi adoración, hacia Machado: no actuaba por ansia de gloria o temor de pena: era asi porque era asi, esa savia de bondad salia de el naturalmente, y aunque muchos dicen que no era tan bueno, para mi si lo era. Fijaros en su ultima fotografia, de la que tanto se ha hablado, y que cuelgo en mi entrada de hoy. Salvando las circunstancias históricas en la que dicha foto se tomó, mi humilde opinión es que adivino en la expresión de Machado bondad y desencanto a partes iguales.

Ahora que nadie nos escucha, amigos, os lo confieso: siempre he tratado de seguir su enseñanza en este sentido.

Saludos.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Ibeas de Juarros.Momentos inolvidables.

De vez en cuando la vida te da un respiro; los disgustos parecen silenciarse, los malos ratos parecen esfumarse, y los buenos momentos llegan e inundan tu corazón con la alegría y el placer de conocer a gente extraordinaria: estás entre amigos y amigas, estas con ellos. Y eres feliz. Eso ha sido lo que me ha sucedido a mi estos últimos días. Por ello, doy gracias a todos los dioses inmortales, que me han permitido gozar de momentos estupendos e inolvidables. Jamás imagine que me encontraría a tan buenísima gente reunida.

Conocerse por Internet está bien, pero hacerlo en persona, es mucho mejor porque el rostro es el espejo del alma, y hablando y conversando en persona el contacto mas directo (y por que no, también mas calido y mas fresco), te revela muy a las claras lo que Internet silencia. Quizas alguien tenia una imagen demasiado seria de mi (¿verdad queridas Abejita y Bipolar?), de ahí vuestra sorpresa al conocerme en persona. Bueno, lo que os quiero expresar a todos/as es que os he cogido un cariño inmenso, y reitero que para mí ha sido un inmenso honor y una tremenda alegría haberos conocido en persona.

Ha habido momentos maravillosos; las cortitas pero intensas tertulias en “El Espolon” (¿recuerdas tu sorpresa, querido Antonio, cuando comprobaste que se llamaba igual que vuestra revista cultural?), los paseos por Burgos, “la pista de patinaje”, como decía Antonio Aguilera, yo me cogía del brazo de Bipolar, o Myr, o de Asun, y por la noche del sábado del brazo del propio Pedro Ojeda, (¡es que no se caminar por el hielo como ellos!), la batalla a bolazos de nieve entre esa deliciosa criatura llamada Bipolar  -“mon amour” , "siempre nos quedará Burgos, querida"...;)- y yo, los inefables recuerdos de la camarera de buena delantera que pasó detrás mía y yo no me enteré de nada (gggrrrr..…), esas minifalderas nocturnas de la Plaza mayor (dioses...que atractivas, por cierto, ¡¿Cómo es posible que no tuvieran frio con esos 5 o 6 bajo cero?!) que ricos que estaban los “destornilladores” (Absolut & naranja), la magnífica olla podrida… por cierto, y hablando de todo un poco, alguien  (he dicho alguien y conste que no quiero señalar a nadie, jejej)  me debe la friolera de veinte euros (20,00 Euros), gracias a nuestra cinéfila apuesta con El Padrino como pretexto. Por supuesto: no pienso cobrarla en metalico, sino en especie,  he de volver por allá, no se cuándo pero volveré,  y el cobro de dicha cantidad se me antoja como la excusa perfecta, gozaré enormemente cobrándomela  con un buen vino de aquella tierra en la grata compañia de Pedro Ojeda.

Y hablando de vino, amigo Paco Cuesta: el tres más tres está DIVINO, y el 10 igualmente DIVINO. ¡Que vino más maravilloso que he descubierto gracias a ti! Gracias, amigo. Ahora siento pena: en vez de doce litros, tenia que haberte comprado veinticuatro o treinta y seis. Pero en fin, “aun hay sol en las bardas”, como decía nuestro amado Sancho Panza. Por favor, envíame por email tu teléfono, quiero hablar contigo, he de hacerte un “pedido” más en serio, cuantitativa y cualitativamente, este vino ha causado sensación aquí en mi tierra y quisiera estudiar contigo la posibilidad de haceros nuevos pedidos (los portes son cosa nuestra, pagamos nosotros).

El motivo de nuestra reunión: El Quijote. Extraordinario fin y remate de la primera lectura colectiva virtual del Quijote en Internet. Fue un honor para mi enseñaros mi Quijote mecanografiado. Estuve todo el tiempo con una sensación extraña: ¿Quién había viajado a Burgos? ¿El hombre de 45 que soy, o ese niño de 14 que fui, y que lo mecanografió? Yo creo que ambos. Estuve todo el tiempo con un nudo en el estómago, alegría y emociones a partes iguales me inundaban por dentro. Pero fui muy feliz con todos ustedes.

Ya sabeis lo que el Quijote representa para mí, es algo que me ha impactado profundamente. Nuestro querido Pedro Ojeda me despejó muy amablemente dos viejas dudas mias: la verosimilitud del narrador Cide Hamete y su relación con Cervantes, y el por qué en la primera parte se queda D. Quijote con la espada en alto contra el vizcaíno hasta que aparecen los papeles que Cervantes encuentra en Alcalá de Toledo. Todo cobra un nuevo sentido para mi. Gracias de nuevo, querido Pedro. Ese niño ya creció, asi es; y gracias al Quijote ha conocido a gente extraordinaria. Vosotros.

Alguien de vosotros me dijo que exteriorizo muy bien mis sentimientos. ¡Si supierais que trabajo me esta costando redactar esto…! ¡Son tantos y tan buenos que no se como hacerlo, pugnan por salir, y se enredan unos con otros. Pero todo bien.


Y llega el tristísimo dia 5 de Diciembre de 2010, hay que regresar, la magia termina. A las 7,45 de la mañana, me di un rápido paseo por la puerta del Hotel “Corona de Castilla”, bajo un frio de justicia (para mi que soy del sur; aunque para vosotros cuatro bajo cero será poca cosa) en la C/ Madrid, 5, de Burgos, donde me alojé esas dos noches. Ya había sacado mi vehiculo de la cochera, pagado mi habitación, y colocado mi equipaje en el coche. Cuando yo daba  ese paseo por la acera del Hotel, esperando a Antonio Aguilera (que se vino conmigo hasta Ubeda) , y a Merche Pallarés (que nos acompañó hasta Madrid capital), no fue grande mi sorpresa cuando comprobé que de mis ojos manaban algunas lágrimas, y no de frio precisamente. El niño de 14 años que fui no quería partir, y el adulto que soy tampoco. Pero no nos quedaba otra, la vida ha de continuar y cada uno ha de reintegrarse a sus ocupaciones.

Esa mañana de frio empecé a comprender, querida Myr (vino desde Israel, nada mas y nada menos), por qué estabas tan seria y triste la noche anterior…¡yo tampoco me quería ir, Myr! Y de pronto, la conocida frase de Garcia Márquez vino en mi ayuda: “No llores porque terminó, sonríe porque sucedió”. ¿Te acuerdas, querida?  Y gracias por regalarme tu chapela vasco-argentina, que tantos ratos de frio burgalés me ha quitado de la cabeza (con esa chapela me veis en las fotos), pero gracias sobre todo y ante todo, por tu amistad. A todos gracias por vuestra amistad.

Esto no es una despedida, sino un “hasta pronto”. Antonio Aguilera me dio la clave, con esa muy oportuna cita: “Procura que el camino que hay entre tu casa y la de tu amigo no crezca la hierba”.  Lleva razón. Por mi parte, no va a quedar. Y también se me amontonan otros destinos: Martos (Jaén), (preparate Manuel  Tuccitano, que voy para alllá prontísimo, te juro que nos beberemos juntos una botella de las que le he comprado a nuestro amigo Paco Cuesta, verás que cosa…), Galicia yValencia, (que buenisima gente sois, amigos)  Pamplona, Salamanca…

Y atención, mensaje para todos, he dicho TODOS/AS: aquí en el Sur, en un pueblo de Jaén llamado Jódar, teneis un amigo. Esta tierra es muy acogedora, y vivo solo a diez minutos de las ciudades monumentales de Ubeda y Baeza, las Salamancas de Andalucia son llamadas,  son ciudades patrimonio de la humanidad. Que feliz me haríais si me visitarais alguna vez… y no son solo palabras, no son solo tópicos, que nunca me gustaron: es mi corazón el que os habla.

Y por cierto, terrible mi despiste: me dejé la cámara fotográfica, de modo que no tengo ninguna foto, las tres primeras que veis las he pedido prestadas a Abejita, y las otras me las ha mandado nuestro querido Pedro Ojeda (un abrazo, amigo, gracias).  De modo que, por favor,  os ruego que me enviéis algunas a mi correo, como sabeis es este: corneliusscipio.publius@gmail.com

Hasta pronto a todos, amigos y amigas. CORNELIVS OS QUIERE. Aunque esto ya lo sabéis.