"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

lunes, 17 de noviembre de 2014

Maraton de Valencia

 

Son tantas las emociones vividas y las sensaciones acumuladas que no se cómo comenzar la crónica de lo que ha sido mi 5ª Maratón, la Maraton de Valencia, que se celebró ayer domingo, 16.11.2014, en la capital del Turia; pues aunque inicialmente alguien pueda pensar que con la veteranía o la experiencia las sensaciones disminuyen, o los nervios desaparecen, nada mas alejado de la realidad:  los nervios y las emociones nunca se van, están muy dentro de ti, en tu espíritu, en tu corazón,  te acompañan a todas horas;  con el tiempo solo aprende uno a controlarlas o a dominarlas mejor, pero eliminarlos  del todo, obviamente, es imposible.  Cuando corrí  la Maratón de Madrid el 27 de Abril de este año,  en  4,10,19, como ya relaté  en su momento,  no tenía ganas de correr mas maratones, llegue cansado y castigado físicamente a casa, y estuve casi cuatro días sin poder bajar las escaleras, lo digo en serio; el tendón de Aquiles y los cuádriceps pasaban factura.  Juré que no corría mas maratones,  pero es que, puñetas, siempre me pasa lo mismo, cuando el cuerpo va curando y los tejidos musculares van sanando sus heridas y microdesgarros,  ya me pongo nerviosillo de nuevo y pienso en la próxima.  Y asi fue;  a la semana estaba mucho mejor, y a los diez días ya podía correr suave, aunque no estaba recuperado del todo. Y en esto que dos semanas despues  mis amigos me embarcan en otra aventura, la Media Maratón de Albacete, celebrada el 11.5.2014. ¿Qué hacemos? ¿Corremos o no? Venga, vámonos para Albacete, y allí me planto, haciendo una media tranquilona, en 1,56,  sin forzar, puesto que la “digestión” de Madrid (la maratón mas dura de España, en mi opinion)  aun no estaba hecha del todo, y había que tener cuidado con no caer en mas lesiones.  Termino la media de Albacete bien: no me duele nada, absolutamente nada, me siento fuerte. Me siento recuperado y con buenas sensaciones.

Mayo, Junio y Julio fuero meses intensos de trabajo y de entrenos moderaditos, y en esto que llegan las vacaciones de Agosto: a descansar.  Madrid va quedando atrás en el tiempo…pero la mente ociosa en vacaciones es peligrosa y me da por pensar en Valencia. Me acuerdo de que en 2012 hice allí 3,56,01 (fue mi 2ª Maratón). ¿Y si volvemos este año por allí? Buf… Valencia está a 400 Km.,  de  Jódar, viaje de ida, viaje de vuelta, hotel, te llevas a toda la familia en el coche con el riesgo que ello supone, sopesas pros, contras…no lo tengo claro. El caso es que, sin tomar la decisión aún,  comienzo  el programa de entrenamiento de 12 semanas  “por si las moscas”,   y ya veremos lo que pasa: si van bien los entrenos,  la lo mejor la corro, y si no, con quedarme en casa, punto concluido.

Contra lo que pudiera pensarse, sucede algo curioso: el entrenamiento va bien; me siento mas fuerte que en Madrid, y mas relajado, no se si fue por no tener presión de otras veces,  o porque me lo tome con mas relax, casi como un juego, el caso es que cumplo los objetivos propuestos sin apenas darme cuenta; entreno menos kilómetros, pero mas intensidad, sin agobios, tranquilo, con relax, no pensando en que iba a correr un maratón, sino simplemente en el “dia a dia”, quitandome presion psicologica de encima,  y compruebo que todo va bien, animándome cada semana un poco mas, de modo que a la vista del panorama tomo la decisión oportuna: habrá Maratón de Valencia, y el dia 5 de Septiembre me inscribo. Alea jacta est. Este año te vas a hacer dos maratones Cornelivs.
Bueno, hay mas,   en el intermedio, y como parte del programa de entrenamiento  tengo tiempo para correr los domingos  las medias maratones de Puertollano  (1,54,01) el 21 de Septiembre;  de  Granada (1,50,26)  el 5 de Noviembre y de Jaén (1,54,00) el dia 26 de Octubre; me siento mas fuerte que el año pasado, y con ganas.


Bueno, el cuerpo esta preparado. Pero, ¿y la mente? Ay, amigo, eso es otra cosa. Ese entrenamiento si que es difícil. Porque es muy humano dudar, de modo que en la ultima semana las dudas me cazan; que si tienes ya casi 50 años (los cumplo en Febrero próximo), que si tus pies cavos no valen para nada, que con 4 maratones y 15 medias  ya esta bien, que si patatin, que si patatan, y comienza la lucha interior.  ¿De veras que seras capaz de terminar la maratón? Pero bueno,   si lo has hecho ya 4 veces, ¿por que no lo vas  hacer la 5ª? El entrenamiento esta hecho y eso tiene que salir por algún lado. Muy bien, pero, una cosa es decirlo, y otra cosa correr 42 kilómetros, zancada a zancada, durante 4 horas. Que una cosa es “decillo” y otra muy diferente “hacello”. Ademas,  ¿y si te lesionas otra vez? Pero bueno,   ¿por que piensas que te vas a lesionar? Que te pasara una vez no significa que te tenga que volver a pasar. Ademas, ¿Por qué vas a dudar? ¿De que te vale dudar?  En medio de esta zozobra interior, y para mas inri, consulto el pronóstico de tiempo en Valencia: temperatura de 16º y sol,  bien,  pero hay un dato que me descompone: se espera fuerte viento, de 25 Km/h de velocidad de media,  con rachas de casi 53 Km/h.

Cojo a mi familia, a mi equipaje y a mis dudas y  si sin darme cuenta, me planto en la capital del Turia el viernes 14 de Noviembre. Pero menos mal que este año tampoco he corrido solo:  dos galdurienses hemos corrido la Maraton de Valencia. Me acompaña en esta ocasión  un paisano de Jódar, Jose Maria Diaz Piñar,  que junto con su mujer, hace el viaje en su vehiculo; los dos coches vamos juntos a Valencia, y asi regresaríamos.  No había tenido contacto con Jose Maria antes, pero creo que he descubierto un buen amigo en él: muchacho noble, joven,  sano de espiritu,  fuerte y con ganas, y creo que esta Maratón ha sido el comienzo de una buena amistad.  Su compañía y la de su mujer ha sido muy agradable.

Lo dicho: hacemos el viaje juntos, y nos hospedamos en el mismo hotel en el que me hospedé hace dos años: el Holiday Inn, en la Avda. Ausias March de Valencia.   Cenamos en el Centro Comercial Carrefour, entrente de la Ciudad de las Artes y de las Ciencias.  A la mañana siguiente volvemos a la Ciudad de las Artes y de las Ciencias, donde recogemos los dorsales y nos hacemos la foto que veis.  La tarde pasa tranquila, en el hotel, como los toreros antes de la corrida, Jose Maria en su habitación, yo en la mia, pensando en lo que se nos venia encima,  y las mujeres  y los niños se van al Centro Comercial a pasear.  Por la noche, cena en un bar cercano “Casa Mari”, donde nos hacen la foto que también podeis apreciar. Y ahora, a acostarse, que mañana hay que correr. ¿Cómo irá todo…? Me acuesto preocupado por el viento, creo que jamas he mirado tanto las copas de los arboles como en este viaje. Me llaman Oscar y Rafa, para darme animos (ay, mis jodeños, Dios los bendiga), y cobro algo de moral. "Tu no le hagas caso al viento", me dice Rafa. Dormimos mal. Apenas tres o cuatro horas.

Amanece el dia D. ¡Benditos sean todos los dioses, no hay viento! Cojo moral; desayunamos bien, y nos plantamos en la salida. Hago un trotecillo flojo, pero tengo malas sensaciones en el estómago (seran los nervios), afortunadamente, al poco tiempo desparecen los malos rollos, y me centro.  Nos hacen a Jose Maria y a mi la foto que veis. El, joven y fuerte (34 años) busca las tres horas; y yo, con casi 50, las cuatro horas. Cajón de salida. Quedan 10 minutos para salir a correr, son las 8,50 de la mañana. Ajusto el GPS, repaso mentalmente mi plan de carrera, estrategia planificada kilometro a kilometro, y, afortundamente, se despejan mis dudas cuando el pistoletazo de salida suena en el aire. 13.000 corredores comienzan a correr la maraton valenciana. Y por supuesto, me acuerdo de mis amigos, de mis jodeños, Oscar, Rafa, Parra y cia, que quedan en Jódar. Ellos corren conmigo. A mi lado.
Me siento mas fuerte de lo que yo pensaba, de modo que los cinco primeros kilometros me marco un ritmo prudente, 5,48/Km, para no cometer fallos de otras ocasiones. Voy sobrado, con sensación de calentar, sin dejarme dominar por la carrera: soy yo quien la domina a ella. Y lo consigo, es la primera vez que he sentido tener el dominio completo de una maraton. Busqué hacer 4 horas: no me equivocaria mucho. He apretado cuando he querido y el cuerpo me ha respondido estupendamente. Del Km. 5 al 15, intensifico un poco el ritmo, a 5,43; y lo consigo. En el Km. 15, intensifico un poquito, a 5,39, y llego asi al km. 25, donde mi mujer y mis hijos me dan animos, junto con un platano, que me viene de perlas. El objetivo lo estoy cumpliendo, y me siento fuerte, poderoso. Al principio voy conservador, sin dejarme arrastrar por el ambiente; solo estoy concentrado en cumplir el objetivo de ritmo, y algo preocupado porque no queria que la sensación de cansancio apareciera antes de tiempo.  En esto que llega el kilometro 30, el famoso "muro", pero yo nunca me he encontrado con el muro, porque he tenido la precaución de guardar fuerzas y beber en cada avituallameinto, huyendo de la deshidratación, hasta tal punto que tuve que detenerme dos veces a orinar. El unico inconveniente es el repechoncillo del Km. 30 al 34. Valencia es muy llana, pero esos kilometros eran subiendo, un falso llano, que suele decirse, y el ritmo se resintió; 5,48. No obstante, llego al kilometro 35 cansado, aunque mas fuerte que en otras ocasiones, y vuelvo a intensificar el ritmo.
.
Sopla un poquitin de viento lateral, pero menos de lo que yo pensaba.  ¡Animo Cornelivs, tu puedes...! Me duelen horrores mis malditos pies, pero no les hago caso; a correr, y, poco a poco, mi corazón va palpitando de alegria y mis ojos se llenan de lagrimas: ya van cinco maratones, bendito sea Dios. Cruzo la linea de meta francamente cansado, machacado, fisicamente molido aunque menos que en otras ocasiones, y  contento y orgulloso. Y como siempre he tenido muy presente de donde vengo,  me emociono de nuevo al volver la vista atrás, y recordar al fumador empedernido  de 115 Kg de peso que yo era hace casi cinco años, que un buen dia se atrevió a dejar el tabaco, y a adelgazar, andando primero, trotando luego y corriendo despues.  Y esta es la maraton mas dulce de todas las que he corrido, pues fisicamente es la vez que menos fastidiado he terminado; de hecho, hoy, cuando estoy escribiendo estas lineas, y apenas han pasado 24 horas desde la carrera, fisicamente estoy mucho mejor que cuando hice la Maraton de Madrid, y mentalmente llegué en muy buenas condiciones, muy feliz. Llegamos a la Linea de meta, me llaman Oscar y Rafa, como te ha ido, 4,01, ole los tios, lo celebraremos en Jódar. 
 Jose Maria ha hecho un carreron, este chico llegará lejos; en Granada, hace un mes, (media maraton) hizo 1,21, era su primera media; y en la Maraton de Valencia que ha sido su primera Maraton,  ha bajado de las tres horas, concretamente 2,56. Tiene 34 años, y toda la vida por delante. Enhorabuena Jose Maria.  Tienes un gran futuro deportivo por delante,  te auguro muchos y buenos momentos. Ya en la meta, nos hacen la foto que veis, contentos y orgullosos con nuestras medallas. El con su tiempo de 2,56,24; y en cuanto a mi,  yo pensaba que habia hecho 4,01,32, segun mi reloj, no obstante al salir la lista oficial compruebo que tengo un tiempo real de 4,02,15, cuarenta y cinco segundillos de variación. Yo busqué las 4 horas y solo me he equivocado 2 minutillos. Bueno, con el tiempo todo se va aprendiendo. Se aprende a correr maratones...corriendolos.  En definitiva: sensacion muy positiva, pero que muy positiva,  la de este maraton de Valencia. Es el que mas he temido...y sin embargo es el maraton en el que mas he disfrutado.  ¡He bajado el tiempo de Madrid  en 8 minutos...!¡Me he reencontrado con la alegria de correr sin presion...! Si Dios quiere, no sera el último maraton que corra; moralmente estoy feliz, alegre, contento, con sensación de poder dar más de mi. Y sobre todo con una lección: quien domina la mente, lo domina todo. Dicen que para aprender una cosa, primero has de experimentarla: y asi es.
 
Recapitulamos:  Más de 13.000 corredores corren la Maratón. Jose Maria entra en el puesto 425 de la Clasificación General, con un tiempo real de 2,56,24, y este humilde corredor que os escribe consigue llegar a meta en el puesto 7379, con un tiempo de 4,02,15.
 
Y esta cronica toca a su fin. Jose Maria, os mando a ti y a tu mujer un cordial saludo, ha sido un placer vuestra compañia y correr juntos esta maraton, que espero que no sea la última...! Y recuerda: tenemos unas cervecillas pendientes. Nos vemos.
 
Saludos.
 
 

jueves, 12 de junio de 2014

Monumento a la coherencia

La clase politica, y me refiero ahora a los representantes del pueblo en las altas instituciones del Estado, han de estar siempre atentos a lo que sucede en la sociedad, a los cambios que se van produciendo en ésta, y a los nuevos deseos y anhelos que se manifiestan cen el pueblo con el devenir de los tiempos, asi como, fundamental, han saber adaptarse a las nuevas circunstancias, proponiendo soluciones nuevas para problemas y situaciones nuevas. Asi las cosas, la aprobación ayer a toda prisa  en el Congreso de los Diputados de la Ley Organica que consagra y legitima a la Monarquia (abdicacion de Juan Carlos I y entronización del futuro Felipe VI), me muestra varias cosas: de un lado, la  grave miopia politica de los principales partidos (gobierno  popular y oposición socialista),  que no saben , o lo que es peor, no quieren oir lo que sucede en la sociedad, al tiempo que me muestra, muy al vivo, el miedo, o acaso pánico de nuestros principales partidos politicos a oir el clamor popular que se ha desatado en España, reclamando un debate sobre la forma politica del Estado; pues sigo insistiendo en que si la soberania emana del pueblo, el pueblo debe de decidir. Entiendo que el consenso que se logró en 1.978, y que trajo afortunadamente la democracia a este país, ha sido superado por las nuevas circunstancias, tal y como dije en mi anterior entrada.  Por eso, lo que sucedió ayer, en el Parlamento, no me sorprende; y he de añadir que como ciudadano me siento traicionado, pues el proceso se ha llevado a efecto con unas prisas inconcebibles y de espaldas a la ciudadania: el gobierno ya conocia la decisión de Juan Carlos de abdicar, y lo han efectuado todo de espaldas al pueblo,  con miedo al pueblo,  usurpando la soberania que emana del pueblo, y desoyendo las voces y necesidades del pueblo; anunciándolo en el momento justo, en el último momento; hay que reconocer que lo han planificado exhaustivamente.
.
La actitud de Rajoy ya me la esperaba ("la forma politica del estado no forma parte del orden del dia", dijo ayer), actitud que era más que predecible, y que por supuesto, no comparto. Entiendo que hemos perdido una magnifica oportunidad para devolverle al pueblo su soberania mediante un debate serio, honesto y abierto sobre tal cuestión, como reclamé en mi anterior entrada. Una reflexión serena, sin prisas y sin miedos.
Monarquia y Republica son dos formas de gobierno opuestas e incompatibles, por definición.  O se es monarquico, o se es republicano.  Por ello me ha sorprendido enormemente, lo confieso, la actitud de Rubalcaba:
"Los socialistas seguimos sin ocultar nuestra preferencia republicana, pero nos seguimos sintiendo compatibles con la monarquía parlamentaria".

Todo un ejemplo de coherencia...incalificable; eso si que no me lo esperaba.  ¿como puede ser? O eres una cosa o eres otra.   Porque coherencia es la concordancia entre lo que se piensa y lo que se hace, es decir, concordancia entre tus principios y tu actuar, cosa que no ha demostrado Rubalcaba precisamente.  Si siendo republicano eres compatible con la monarquia...una de dos: o eres mas monarquico de lo que dices, o no eres tan republicano como te proclamas.
En fin,  el pueblo es sabio, y yo  creo que se merece otros dirigentes distintos a estos.





martes, 3 de junio de 2014

Monarquía y Constitución

Voy a reflexionar en voz alta a la luz de los últimos acontecimientos que se han desencadenado como consecuencia de la abdicación del Rey Juan Carlos I, y  el debate que se ha suscitado por enésima vez sobre el mantenimiento de la Monarquía como forma de gobierno en una Europa en la que la Monarquía es una institución minoritaria: la mayoría de los países que conforman la Unión Europea son Repúblicas.  Veo los periódicos y los telediarios, y contemplo manifestaciones en muchas calles de nuestro país, pidiendo república,  y/o  solicitando un referéndum sobre tal cuestión;  y también escenas más esperpénticas, como la de  algún dirigente político despistado pidiendo que elijamos entre “democracia o Monarquía”,  ú otros  pidiendo que determinados partidos apoyen o dejen de apoyar la sucesión (sin dar motivos ni explicaciones para ello), y otros dislates semejantes.
.
Y yo creo que se impone hacer una reflexión serena.
La Monarquía prestó en su día un gran servicio a este país, liderando la transición, y colaborando de modo muy principal al establecimiento de la democracia y de la libertad en nuestro país. España salía de una dictadura, y la reconciliación de las dos Españas, bajo la batuta de Juan Carlos I y Adolfo Suarez, y la magnífica energía, fortaleza y determinación del Rey frente a los golpistas el 23 F, fue el logro que, definitivamente en mi opinión, consagró la Monarquía en España, y la hizo venerable y respetada dentro y fuera de nuestras fronteras, y se gano el aprecio y el cariño de mucha gente.   Y  hay que ser agradecido, pues de ser bien nacido es ser agradecido, como suele decirse; de modo que a Dios lo que es de Dios, y al César lo que es del César.
No obstante, el tiempo no se detiene, todo evoluciona, la sociedad ha cambiado muchísimo, la España de la transición queda ya muy atrás, y afortunadamente este país se ha acostumbrado a vivir en libertad, y quieran los dioses que siga siempre así.  Pero la juventud del siglo XXI no comprende muy bien el ius sanguinis y todo lo que ello representa. Los jóvenes viven en democracia porque han nacido en democracia,   y así  desean seguir, lo cual me parece lógico y natural. La generación que vivió su juventud bajo el “Rey que trajo la democracia” ha dado paso a otra generación distinta, de una España muy distinta: la generación que siempre ha vivido en democracia porque no ha conocido otra forma de gobierno, la generación  que vive bajo una crisis terrible, en una España que parece disgregarse territorialmente, y en la cual no parece estar muy claro el papel de la Monarquía, ni la posible modificación o reforma de nuestra Carta Magna.
Yo creo que no se puede vivir de las rentas, el papel  (importantísimo, encomiable y digno de alabanza, insisto) que el Rey protagonizó en nuestra transición, su valor y determinación cuando se enfrentó al golpe del 23 F, siendo un magnifico activo para la Monarquía, no puede convertirse en caudal  inagotable que legitime dicha institución en el tiempo: las cosas han cambiado, España es otra sociedad distinta, la sociedad evoluciona, y sociedades diferentes reclaman respuestas y soluciones también diferentes. Y con el paso de los años, la Monarquía, en mi opinión, se ha ido desinflando, como la rueda de una bicicleta que pierde aire, poquito a poco. 
Y en cuanto al prestigio social,   la mujer de Cesar deber de ser buena, y parecerlo”, dicen que dijo Cesar; de modo que resulta obvio que la Monarquía, en consecuencia,  que se dice tuteladora de los altos  valores,  tenia que haber tenido una honorabilidad fuera de toda duda, y liderar la nobleza y altura de miras que la institución dice representar.  Pero, humano al fin y al cabo, el Rey ha cometido varios errores (elefantes en Botswana y otros) al tiempo que miembros de su familia han sido salpicados por problemas con la Justicia. Cierto que pidió perdón, y eso le honra; pero ahí están esos errores,  la sociedad los detecta y no olvida,  y no han ayudado a la Institucion precisamente, antes al contrario:  han contribuido, en mi opinión a azuzar el debate sobre Monarquia si o no.  En todo caso, tales defectos NO se pueden consentir, y la Institucion Monarquica, si desea prolongarse en el tiempo, ha de ser buena, y parecerlo tambien, ha de dar ejemplo a todos los españoles, ha de ser mejor que todos y dar ejemplo de integridad moral, insisto.   Y estos escándalos, intolerables, han dañado muy seriamente la imagen de la Corona.
Al mismo tiempo, la Monarquía  no es un elemento o requisito sine qua non para vivir en democracia,  es manifiestamente prescindible y sustituible; véase caso de Estados Unidos, Francia, Italia, Alemania, Portugal, Irlanda,  y la inmensa mayoría de los países democráticos de la Union Europea: todos son repúblicas y son estados democráticos avanzados.
Pero si es asi, ¿Que opción tenemos? Decía antes que la sociedad evoluciona, y que sociedades diferentes reclaman respuestas diferentes. La Constitución de 1.978 yo la llamo la Constitución de la transición y del consenso, por lo que antes he expuesto: había que apaciguar a las dos Españas, y acostumbrarnos a vivir en libertad. Cumplió su papel, un gran papel, por supuesto; pero no olvidemos que la Constitución no es inmutable.  Recordemos todos que la Constitución fue redactada por seres humanos, no dioses; por la misma razón, hemos de tener la flexibilidad mental de poder y saber reformarla cuando sea necesario. Y sentirnos capaces para ello. Y no pasaría nada. Absolutamente nada. En España la palabra “reformista” causa temor, pánico irracional y no puedo comprenderlo: si los legisladores de 1.978 fueron inteligentes y sabios para solucionar los problemas de la España de la época, ¿Por qué no vamos a ser capaces nosotros, bueno, nuestros políticos, de reformar la Constitución para intentar solucionar los problemas de hoy, a saber, una posible redefinición de los papeles de la Monarquia, y la organización territorial del Estado, entre otros?
A enfermedad vieja, medicina vieja; pero  a enfermedad nueva, medicina nueva. En definitiva: soluciones nuevas para problemas nuevos. Lo que no es admisible es lo que parecen hacer los políticos actuales, salvese el que pueda, insisto;  intentar solucionar un problema actual con recetas que funcionaron hace 40 años, o con un texto que es hijo de una época pretérita,  eso demuestra una miopía política más que preocupante: Estados Unidos, Inglaterra y otros países, han  sido inteligentes y han sabido reformar y modificar sus Constituciones, adaptándolas a los tiempos, a medida que pasaban las décadas, y ahí están.
Si se modifica la Constitución no pasa nada. La Constitución no es algo divino ni inmutable: fue redactada por personas, no por dioses. De modo que, de miedo nada. Aunque, país de contradicciones al fin y al cabo, en España por el contrario no las modificamos: las tiramos a la basura y hacemos una nueva.  Vease el historial constitucional de España en el siglo XIX.
En consecuencia, reclamo un debate, serio, abierto y honesto, y repito las tres palabras, serio, abierto y honesto, sobre el papel de la Monarquía en el Siglo XXI, hacia una posible redefinición de sus funciones a la vista de la sociedad actual,  y sobre la (en mi opinión) necesaria modificación de la Constitución,  pues me parece llegado el momento para ello y son problemas que están, en mi opinión, íntimamente entrelazados, porque no debemos de olvidar que la Constitución  regula la organización territorial del Estado, esto es,  el Estado de las Autonomias, y las reivindicaciones territoriales de alguna que otra Comunidad Autónoma  constituyen un  nuevo dilema que merece una solución nueva; al mismo tiempo, la Constitución proclama a la Monarquía como forma de gobierno, en un momento histórico (1978) determinado, y es preciso ver si esa institución ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos, y si es o no es necesario, que yo creo que si, promover un debate sobre su mantenimiento, y en caso afirmativo, indagar si seria preciso una posible redefinición de sus funciones.
Si la soberanía emana del pueblo, el pueblo debe de decidir como solucionar un problema de hoy, que no estaba en 1978.  Ahora bien, ¿tienen nuestros políticos la altura de miras, sagacidad, inteligencia y valentía  suficiente para ello, como la que  tuvo el legislador de 1978?
 

jueves, 29 de mayo de 2014

Se tu mismo


El mundo siempre ha sido igual,  ya es antigua  la lucha entre la singularidad y la universalidad,  entre el individuo y la sociedad,  esa eterna dicotomía entre ser tu mismo o…ser como los demás, al menos como la mayoría;  esa sempiterna contradicción que existe entre no destacar sumergiéndose en la medianía uniforme e insípida, o bien ser tu mismo, cuidar tu individualidad, y ser feliz contigo mismo, y mucho se ha escrito sobre ello.

La sociedad no nos  lo pone fácil, precisamente, pues todo lo que se aparta de la regla general, es criticado, muchas veces menospreciado, y en la mayoría de las ocasiones, apartado. Pero creo que merece la pena ser tu mismo. Quizás alguien pregunte:  ¿De que te vale ser tu mismo, si la mayoría de las ocasiones, como decía Nietzsche, estarás solo, apartado, o acaso con miedo? Sigue la regla del “Alli donde fueres, haz lo que vieres”, y te irá bien. Sin embargo, yo creo que dicha actitud es un suicidio moral, pues ¿de que te vale hacer a regañadientes todo lo que todo el mundo hace, o bien fingir que compartes los miedos colectivos, cuando no son los tuyos, ú ocultar tu tedio con la máscara de la falsa diversión? ¿De que te vale luchar contra lo que tú consideras correcto? ¿De veras vas a ser mas feliz siguiendo las orientaciones ajenas antes que las tuyas propias?

Muchas personas hacen lo que creen conveniente; quizás sea bueno que empezaran, algún dia, por fin a hacer lo correcto. ¿Qué quien decide lo que es conveniente y lo que es correcto?  Ellos mismos, por supuesto; pero que tengan las agallas de seguir su propio criterio y no el de la mayoría, que quizás por eso mismo, sea  más erróneo.

Parece fácil, pero os aseguro que no lo es. El individuo se siente cómodo al abrigo de la mayoría, y me da mucha pena el ver a tanta mente tibia que, a pesar de sus años, aun no se ha enterado de nada, y que, a pesar de sus años, insisto, sigue prefiriendo dejarse seducir por el camino que ya ha seguido la mayoría, en vez de seguir nuevos senderos, renunciando asi a recompensas extraordinarias.  Hay que ser fuerte para ser uno mismo, y para sobrellevar la incomprensión que ello genera en  los demás, acaso incluso de los que quieres.  Afortunadamente, con el tiempo aprende uno a serlo, y a superar sus miedos.  

martes, 6 de mayo de 2014

Mi cuarta Maraton. Madrid, 27/04/2014 (2ª Parte).


El dia 25 de Abril a última hora de la tarde desembarco en Madrid con mi familia al completo. Oscar, el Nieves, Rafa y Antonio Parra lo harian a la mañana siguiente. Juntos ya en el Hotel, toman posesión de sus habitaciones y nos vamos todos en metro al Pabellon de Cristal, Casa de Campo, donde recogeríamos los dorsales y nos hacemos las fotos que podeis apreciar. Estamos los cinco: de derecha a izquierda, podeis apreciar a Oscar, el Nieves, Rafa, yo mismo, y a mi lado... Antonio Parra. Veamos.
.
Oscar Cuevas de la Torre. El más joven del grupo, tiene 38 años (12 menos que yo), y toda la “vida deportiva” por delante. Es su primera maratón, destaca `por su coraje, rabia, ganas y fuerza. Ha seguido puntualmente el programa de entrenamiento diseñado por Antonio Lopez. Es inteligente, sufridor, y no solo  tiene piernas, sino también cabeza,  lo cual le augura, estoy seguro, muchos éxitos deportivos futuros. Recuerdo con cariño la anécdota de  aquella mañana que, recién llegado de la vendimia, trabajo duro donde los haya, y tras casi dos meses sin correr,  nos hicimos 10 kilómetros suaves, y lo que más me impactó fue la cara de satisfacción, yo diría que casi de placer, que tenía cuando estaba corriendo conmigo. ¿Recuerdas amigo Oscar?  Joven,  noble y fuerte, dice las cosas como las siente, lo cual es algo estupendo: buen compañero y amigo. Esta era su primera maratón. Le pronostiqué que haría unas 3,00 horas aproximadas.  Hizo ¡…2,58….!
 
El “Nieves” (Francisco Hidalgo Pastrana) con chaqueta roja en la foto. Nuestro querido nieves. Es la alegría del grupo. Tiene mi edad, 49 años, y a pesar de las dificultades, jamás le he visto perder la compostura, ni su sonrisa;  es un poco “pillo” en las carreras, sabe correr, quiere tener estrategia de corredor, y de hecho la tiene; es un buen corredor,  tienes muchas cualidades, como persona y amigo,  pero sobre todo, su sonrisa y siempre su buen humor y amabilidad es una garantía de buena convivencia para todos.  Fijaros que buen humor tiene (ojala lo conserve siempre), que en el metro de Madrid, lugar habitual de guitarristas y artistas variopintos, se puso a bailar, como veis en la fotografía adjunta, al son de una guitarra. Mis hijos quedaron encantados con él. Esta era su primera maratón.  Queria hacer unas tres horas, pero cometió un error de planificación. No obstante, le sobró casta, pundonor y agallas suficientes como para rehacerse y terminar muy dignamente su primera maratón en 3,40.
 
Rafa (Rafael Crespo Moral). También de mi edad, junto con el anterior. Todo corazón, rabia y fuerza. Cuando se le presenta una carrera por delante, sale a por todas; es fuerte y lo único que sabe es correr, sale a darlo todo, es un campeón. En muchas carreras se ha picado con el Nieves y su exceso de ímpetu luego le ha pasado factura, pero es bravo y fuerte y hace siempre lo que puede. Es muy competitivo y,  al igual que sucede con el Nieves, tiene muchas cualidades,  ambos me inspiran un  enorme aprecio y simpatía. En Madrid 2012 hizo la friolera de  3,07, y  tenia ganas de rebajar su marca. Rafa le echó todas las agallas que pudo, no mejoro su marca, pero logró un meritorio 3,10, apenas 3 minutos mas que hace dos años. Ya lleva dos maratones.
 
 
Antonio Parra Blanco. Nuestro campeón. Este hombre se merece un capitulo aparte, porque lo suyo no tiene nombre, ni aparente explicación. ¡Es admirable! Tiene 52 años, empezó a correr hace tres o cuatro años, y no hay carrera del circuito provincial que no gane en su categoría: esta acostumbrado a subirse al pódium, y de hecho tiene tantos trofeos medallas y copas en su casa que creo que un dia va a tener que salirse por falta de espacio. Es la bandera y buque insignia del Club Atletismo Jódar. Al igual que los anteriores hizo el plan de entrenamiento confeccionado por Antonio Lopez, buscando las 3 horas.  Antonio corre porque le gusta correr y además por orgullo, casta y coraje: no sabe correr lento, es un sufridor nato, sale a darlo todo. No he visto nunca hombre alguno con la capacidad de esfuerzo que tiene él.  Lo he visto acostarse a las 5 de la mañana, contento,  y levantarse a las 8  de la mañana (doy fe de ello) a hacerse una tirada larga de 25 Kilometros (¿recuerdas Antonio?). Y como esta anecdota, muchas. Fuerte, tiene química, chispa y genes de corredor: agil de miembros y de mente, tiene infinitas cualidades, pero sobre todo yo destacaría dos: su inteligencia y su capacidad de sacrificio.
.
Y por cierto, fijaros: en Madrid 2012 hizo 3,05  (¡que ya está bien...!), pero no probó liquido alguno en todo el camino, lo cual le ocasionó una deshidratación que nos dio un susto enorme a todos. Terminó rematado, jurando que no volvería a correr nunca una maratón. Dos años después, tiene las agallas de volver al sitio donde juró que no volvería por haberlo pasado tan mal (lo pasó verdaderamente mal, fatal, la deshidratacion es algo terrible), aprende la lección (no me he cansado de decirle que esta vez beba, aunque sea sin sed), y se saca la espina, rebajando el tiempo,  logrando 2,55…¡diez minutos menos que hace dos años…! ¡Increible...! Chapó, maestro. Le dije que lo haría, me aposté con el una buena ronda de cervezas a que lo conseguiría, y de hecho he ganado la apuesta. Lo de este hombre es fantástico, como corredor, pero sobre todo como persona y como amigo, porque en el terreno personal, Antonio Parra tiene otra enorme cualidad: es noble, y es amigo de sus amigos. A lo largo del entrenameinto no ha cesado de darme ánimos, a mi y a todos: tiene la grandeza de los campeones.
. 
Estos son los que me acompañaron. Tambien corrieron la maratón Cipriano Ruiz y Fran Velasco, que se alojaron en otro lugar.  Juanjo corrió la media maratón. Me hubiera gustado hacerme una foto con todos ellos. Un abrazo para todos, desde estas líneas.
Por la tarde del sábado, nos vamos a la Puerta del sol,  y nos damos un garbeo por allí, pasamos por Casa Labra pero empieza a llover, aquello esta lleno de gente y nos vamos a otro sitio, donde pedimos calamares y…una tapita de callos ¡faltaba mas…!. Nos acostamos temprano y al dia siguiente, a las 6,00 de la mañana, quien suscribe se toma su desayuno “estilo Jaén” (el que tomo todos los dias), a saber: dos tostadas con aceite de oliva virgen extra, leche con colacao (templada), y de postre un buen café solo. No había terminado cuando aparecen Antonio Parra y los otros: venga, que nos vamos. Metro y…a la Cibeles.
No hace mucho frio en Cibeles, pero yo tengo frio, de modo que me pongo las bragas para que la garganta no padezca mas de lo normal; nervios, visita a las letrinas (infructuosamente) y luego a la salida. Nervioso perdido, no logro la concentración necesaria hasta que faltan 5 minutos, son las 8,55, ajusto el GPS del relojito, todo correcto, bebo un poco y…¡pum! A correr.
Menos mal, Cornelivs empieza su cuarta maratón. Bien, buenas sensaciones cuando llego al Bernabéu, me siento fuerte, pero no me animo en exceso; en esto que me encuentron con Juanjo, que sorpresa mas agradable, corro con el unos kilometros, desde el 4 hasta el 12 aproximadamente, donde nos separamos: el terminaría en el retiro, su media maratón, y nosotros la maraton completa, giramos buscando la Puerta del Sol.  Como siempre, la música me acompaña, y voy bien de fuerza, la motivación extra de la carrera hace que me vengan fuerzas no se de donde. Paso la media maratón con buen tiempo, y me dirijo hacia la temida Casa de Campo. Kilometro 29: Ahí me siento fatal, cansado y con ganas de parar, agobiado, además la rodilla izquierda empieza a fastidiarme un poco, lo cual me obliga a reducir un poquito el ritmo y aguantar.
El maratón seria perfecto si tuviera 30 kilometros; de hecho, toda persona que medio haya entrenado algo puede llegar bien hasta allí. Pero no son 30, son 42, de modo que ¡que te creías Cornelivs! ¿Qué habías venido a Madrid a disfrutar? No, hijo, se viene a sufrir, y a correr, de modo que apriétate y a correr se ha dicho. Pues asi fue; kilometro a kilometro, voy dejando atras la Casa de Campo, y me dirijo hacia la zona de Atocha, girando para arriba hacia al Puerta de Alcala, y buscando la meta del Retiro. Llego al kilometro 40 francamente cansado, me veis en la foto de arriba con mi gorra negra,  pero ya solo quedan dos, venga hijo…un poquito mas…y al final de los finales, la salvadora meta. Cuando llegue a mis dos primeras maratones me emocioné, ahora no: llegue tranquilo, y con la satisfacción del deber cumplido. Veo a Oscar y a los demás y le pego un abrazo. Ahora el que me emocionó fue él, Oscar,  con sus 2,58. ¡Que alegría mas grande! Me alegré por el. Olé.  Abrazo igualmente para Rafa y para el grandísimo Antonio Parra; olé por él. Me debes una ronda, Antonio.
Todos terminamos bien la Maratón. Cito al Cipri (Cipriano Ruiz, joven de 34 años, amigo y compañero del Club, con un meritorio 4,07 en su primera maratón, a quien encontramos en la meta del Retiro, a la izquierda nuestra, en la foto), y a Fran Velasco  de igual edad, con 3,58.
Como fiel cronista y narrador  de esta batalla deportiva para su constancia en los anales de nuestra pequeña historia (o como diria Cervantes, como "puntualisimo escudriñador de los atomos desta verdadera historia"),  y feliz de estar rodeado de buenos amigos y corredores,   también entró en la Meta del Retiro este casi cincuentón que os escribe, que logró terminar vivito y coleando su cuarta maratón.  De los que salimos, solo 11.370 corredores logramos terminar la Maratón de Madrid, y yo entré en el puesto 7044 de la general, con el ya anunciado tiempo de 4,10, un minutito menos que el año pasado; entré cansado, pero feliz y orgulloso de haber logrado terminar una odisea, "mi" odisea: mi cuarta (¡quien me lo iba a decir!) maratón.  Mision cumplida.

Me fundo en besos y abrazos con mi mujer e hijos, foto de la izquierda, que han estado conmigo siempre, desde el primer momento, y que han sido mi principal apoyo.
Para mi ha sido una bendicion su compañia, junto con la de Antonio Parra y resto de amigos: correr solo "no mola", por eso este año he gozado enormemente al lado de todos ellos.  Además,  no solo somos compañeros del Club Atletismo: somos amigos, existe entre nosotros una buena hermandad, y cuando nuestras ocupaciones nos lo permiten, nos gusta juntarnos algunos ratos en el Paseo o donde sea, y no solo para entrenar, sino para estar juntos tomarnos unas cervezas viendo un buen partido de futbol, y compartir esta sana afición del running. Yo los admiro a todos, porque ademas de ser grandes corredores, son (y esto es lo mas importente)  buenos amigos, y estoy orgulloso de haber corrido con ellos la maratón.  Me siento arropado por ellos. En fin, lo bueno es que la vida está hecha de buenos ratos como estos.
Va por todos mis amigos, y compañeros y compañeras del Club Atletismo Jódar.
  

lunes, 5 de mayo de 2014

Mi cuarta Maratón. Madrid, 27/04/2014 (1ª Parte)


Corrí las medias maratones de Puertollano, Granada y Jaén, a ritmo tranquilón por muchas razones, pero la fundamental fue para asegurarme de que la fractura del 3ª metatarso del pie derecho estaba consolidada y quedaba atrás, y en el aspecto  deportivo entraba en un horizonte que no divisaba caminos: no sabia si seguir corriendo medias maratones, carreras mas cortas, o simplemente correr para mantener mi estado de forma. Al fin y al cabo ya había corrido tres maratones y diez medias maratones y me había demostrado a mi mismo lo que yo quería demostrarme, pero desde luego, no tenia pensado hacer más maratones. De eso nada. Con tres basta. Decisión definitiva.

¿Y ahora que? ¿Se puede vivir sin maratones? Naturalmente que si, que tontería.  Hablando una tarde con nuestro amigo Antonio Lopez, me sugiere la idea de que variar, de meterle al cuerpo un poco de fuerza, en carreras más cortas a ritmo más rápido. La idea me gustó, al fin y al cabo se trataba de cambiar y no hacer siempre lo mismo, que al igual que  un comensal de un buen restaurante ha de tener variedad en la mesa, también el corredor ha de tener variedad en los entrenos.  Tres dias después de correr el 27 de Octubre de 2013 la media maratón de Jaén,  me embarco en un programa de entrenamiento de 6 semanas para correr carreras de 10 Km. Los ritmos son: lento, a 5,40 min/Km; medio, a 5,20; y fuertes, a 5,00. Cumplo sin  problemas el programa de 6 semanas  a primeros de Diciembre, y si, me siento algo más rápido y mas fuerte; la lesión, afortunadamente, queda atrás definitivamente. Incluso participo en tres carreras del circuito provincial, cros de invierno. No obstante, interiormente es como si tuviera algo de apatía, o acaso no me siento lo fuerte que yo quería o esperaba… ¿falta de objetivos, quizás? No sé… es como si me faltara algo, o tuviera que poner algo en orden en mi mente. Además, me planteo una pregunta; el cuerpo ya esta entrenado, pero, ¿y la mente? ¿Lo está también?  Hum…ya veremos.  Mientras me lo pienso, entre juicio y juicio (en el Despacho voy a tope de trabajo), le doy una segunda vuelta al programa de 6 semanas, pero ahora intensificando los ritmos: 5,20 min/Km el ritmo lento;  4;50, ritmo medio y 4,30  ritmo fuerte, y lo cumplo sin problemas. Como es invierno y hace frio,  entreno una vez cerrado el bufete a la hora de comer, normalmente entre las 13,45 y las 15,00 o 15,15, a veces llego a casa a las 15,30 o mas, y por supuesto, a partir de las 17,00 a trabajar de nuevo.  Sigo haciendo gala de mi humildad y voy pasito a pasito, sin grandes pretensiones, pero intentando disfrutar al máximo del running.  ¿Disfrutar?

En esto que llega Navidad, Nochebuena, Nochevieja y Reyes… y esa sensación extraña sigue estando ahí … el fantasma del maratón vuelve a perseguirme… no es lo mismo decir por ahora no quiero mas maratones que lo que yo dije: no habrá mas maratones. Demasiado pronto lo dije. No se puede decir de esta agua no beberé. Comento con  Antonio Lopez lo que bulle en mi mente y Antonio, que me conoce muy bien, y siempre sagaz y observador con todo y con todos los miembros del Club Atletismo Jódar,   no se sorprendió en absoluto.   También se lo digo a mis amigos Oscar y el Nieves;  para mi sorpresa y alegría, veo que también tienen ganas de probar en la maratón, para ellos sería su primera vez. No contento con esto, lo hablo también con Antonio Parra y con Rafa (ambos ya con una maratón, esta sería su segunda),  y se muestran dispuestos a repetir experiencia, lo cual me sorprende muy agradablemente. Pero están en plena campaña de recolección de aceituna, sin tiempo para entrenar, además para Abril queda mucho tiempo…ya veremos lo que pasa…todo son hipótesis y meras conjeturas.

Carrera de San Antón, Jaén, 16 de Enero. Nos vamos a correr allí mis amigos y compañeros del Club Atletismo Jódar, y me siento bien, hace un frio terrible, corro sin novedad, y mientras tanto, los dioses del Olimpo -siempre misericordiosos- disipan mis dudas, y mi mente se aclara: tener un objetivo hace que mi ansiedad desaparezca. Y ya se cual es ese objetivo.  En realidad ha estado ahí dentro…siempre, aunque he intentado negarlo. Y  se presenta la inevitable lucha entre sentimiento y sentido lógico, entre cabeza y corazón:  ¡Tranquilo, Cornelius, que ya tienes 49 recién cumplidos, que no necesitas demostrarle nada a nadie, que no te ganas la vida con esto del running, que esto  es solo para disfrutar…! Que si, hombre, que si.  Pero poco después de la Carrera de S. Antón tomo la decisión definitiva: habrá otra maratón, que será  mi cuarta maratón, si los dioses no lo impiden.  Ya tengo el objetivo que buscaba, y una vez claro en mi mente, como una luz que brilla en la oscuridad, me relajo un poco. Comprendo, por fin,  que me falta ese desafío, esa chispa de épica, de hazaña, de locura, de sufrimiento, de sangre, sudor y lagrimas que es el Maratón.  Nunca he podido comprenderlo, pero siempre me ha pasado: lo difícil me atrae, pero lo casi imposible me atrae aún más.

Inconvenientes: mis 49 años. Ventajas: que el cuerpo aguanta  aún, y mi ilusión y mi alegría por correr de nuevo y protagonizar otra odisea maratoniana no tienen límites.  Y en esto que me llevo una sorpresa muy, pero que muy grata: en el 2013 mis amigos me dejaron “solo” en Madrid, y se acordaron de mi; pero esta vez no me iria a Madrid solo, puesto que Antonio Parra, Rafa, Oscar y el Nieves, ahora ya es definitivo, finalmente están dispuestos a venirse conmigo y a diseñar el viaje juntos a Madrid. ¡Perfecto! 

Como el hierro se dobla en caliente, dicho y hecho: hago la reserva en el mismo hotel que el año pasado (Abba Castilla), y allí nos iremos todos, pero esta vez reservo cuatro habitaciones; dos para mi y para mi familia, y otras dos para ellos.  A todo esto, llega mi cumpleaños, el 23 F; cumplo 49. Me voy de cervezas y vinos con Antonio Lopez, Antonio Parra, Oscar, Rafa y el Nieves y nos acostamos…a las 5,00 de la mañana, y muy contentos todos, por cierto. Ja, ja, ja, ¡Menudos corredores!

Finales de Enero: comienzo la preparación de mi cuarta maratón, alegre y optimista porque esta vez…no correría solo.  Cuatro semanas después, terminada la aceituna, Oscar, Rafa, el Nieves y Antonio Parra comienzan también su preparación; ellos buscan las 3,00 horas en maratón; yo busco las 4,00 horas, diez minutos arriba o diez minutos abajo. En las maratones de Madrid 2012 y Valencia 2012  hice 3,53 y 3,56; el año pasado, en Madrid,   hice 4,11. ¿Cómo seria este año? Pronto saldríamos de dudas. Entreno bien,  y poco a poco nos plantamos en el mes de Abril, media maratón de Málaga, perfecto termómetro y aviso de lo que luego podría suceder en la Maratón de la capital de España. (Parentesis: la foto que os adjunto es de mi primera maraton, madrid 2012,  Paseo de la Castellana y ...¡ oh milagro, salgo en ella! a ver si me localizais, una pista: estoy en cuadrante inferior derecho, segunda pista: tengo los brazos en alto).

Me siento flojo (¿o es mi cabeza?), y por si fuera poco,  la planificación  de la Media de Malaga no fue la mas correcta, apenas dormí los dias anteriores, salí a correr sin desayunar…en fin, un desastre,  Antonio Lopez (y con razón) nos regañó a todos. Hago en Málaga un tiempo de 1,56, esto es, dos minutos más que el año pasado y casi seis minutos mas sobre el peor de mis pronósticos.  Me siento fatal. Malos presagios  Cornelius … tristeza, dudas y  zozobras me invaden. A tres semanas de la maratón, mi autoestima sufre un durísimo revés: si en 21 Km me he hundido, y apenas he podido acabar ¿Cómo voy a ser capaz de correr el doble, esto es,  42K dentro de tres semanas, y encima en Madrid, la maratón mas dura de España?  No sabiendo ya que pensar, decido hacerme  un análisis de sangre a los tres dias y me dicen que tengo un poquito de falta de hierro,  lo cual no me sorprende en absoluto. 

No obstante, los ánimos de Antonio Lopez y del resto de compañeros,  junto con mi  mi férrea voluntad,  hacen  que continúe  con el programa, y poco a poco voy cobrando animo de nuevo, puede que se haya perdido una batalla, pero no la guerra: ¡animo Cornelivs…! Además,  el domingo siguiente nos vamos los cinco (Oscar, Parra, Rafa, el Nieves y yo)  de tirada larga, 21 Km,  y regreso entusiasmado; me he visto fuerte y contento,  hacia muchos dias que no me sentía asi, y los entrenamientos entres semana van bien. ¿Me he recuperado ya?  No se, es demasiado pronto para sacar conclusiones, pero intento animarme como puedo y, asi, entre unas cosas y otras, llega el viernes, dia 25 de Abril. Solo faltan dos dias para que treinta mil corredores salgamos de la Plaza de la Cibeles, en Madrid…rumbo a la gloria que supone culminar un maratón. En mi caso…por cuarta vez.
Bueno, al menos se intentará.